Coronavirus | Cádiz

El Puerta del Mar enciende la ilusión en agradecimiento a todos los Alfredos

  • El hospital rinde un discreto pero cariñoso homenaje navideño a los profesionales de la Sanidad ante los familiares del queridísimo auxiliar de Farmacia de Guillén Moreno fallecido de Covid-19

Los familiares del auxiliar de Farmacia Alfredo Díaz pulsan el encendido del alumbrado navideño del Puerta del Mar Los familiares del auxiliar de Farmacia Alfredo Díaz pulsan el encendido del alumbrado navideño del Puerta del Mar

Los familiares del auxiliar de Farmacia Alfredo Díaz pulsan el encendido del alumbrado navideño del Puerta del Mar / Lourdes de Vicente

Con un acto sencillo y discreto, el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, rindió esta tarde de martes homenaje y trasladó su agradecimiento a todos los profesionales sanitarios que se están dejando la piel y, a veces, incluso la vida, en la lucha contra la pandemia. Fue con el encendido del alumbrado navideño, que corrió a cargo de los familiares de Alfredo Díaz, el queridísimo auxiliar de farmacia de Guillén Moreno fallecido a causa de la Covid-19. Su viuda, Marián Gómez, superviviente después de una grave neumonía; su hijo, Alfredo Díaz, médico internista y afectado y recuperado también, y su hija María Gómez, pulsaron el interruptor de unas luces que pretenden transmitir ilusión en unas fechas tan especiales. Incluso cuando toca, como a ellos, vivir las peores Navidades de sus vidas.

“Esto es un homenaje del hospital hacia los profesionales que habéis estado en primera línea –algunos, como en tu caso, que habéis pasado la enfermedad– y a todos los de fuera que la han sufrido, y algunos que, como tu padre, desgraciadamente, fallecieron”, dijo Sebastián Quintero, gerente del Puerta del Mar y de San Carlos. “Es un homenaje en un momento en el que tenemos que tener ilusión. Vienen las Navidades, unas fiestas muy especiales en las que van a tener recuerdos duros, seguro, pero en las que no podemos perder la ilusión. Porque es la que nos mueve a estar aquí. Queremos que todo el mundo se sienta empapado de ilusión, de cariño y, sobre todo, de agradecimiento por lo que su marido ha hecho, por lo que su hijo ha hecho y está haciendo y por lo que están haciendo todos los profesionales de la Sanidad, dentro y fuera del hospital”, dijo Quintero.

Alfredo Díaz respondió con un fuerte abrazo verbal a la gerencia del hospital “por acordarse de nosotros y elegirnos como una representación más de todos los sufridores de esta pandemia”. “Animamos a todo el mundo a que no caiga en la desilusión por las circunstancias; a los que están dentro y fuera del hospital luchando contra la enfermedad, ánimo, que se sale, aunque no siempre como uno quisiera. Lo importante es estar hay, el optimismo, y arroparse de la familia. Esperamos que este encendido simbólico sea un granito más para iluminar el camino de las Navidades”.

Pero ¿cuál es la situación ahora en los hospitales?. Alfredo, que trabaja en la planta de Medicina Interna y en la de pacientes con covid de San Carlos, esboza una foto una vez terminado el breve acto: "Estamos pasando un bache de relativa tranquilidad en cuanto al covid, porque de otras patologías tenemos bastantes pacientes. Dentro de lo que cabe tenemos un respiro. Parece que el confinamiento que estamos viviendo se está materializando en una bajada del número de casos, como demuestran las estadísticas. Pero seguimos en alerta con lo que va sucediendo y estamos muy vigilantes de lo que venga de ahora en adelante".

Alfredo sufrió el covid-19, "pero tuve la suerte de pasarlo como una gripe, con un poco de tos, con algo más de cansancio respecto a un cuadro gripal, que da más snítoma en un periodo corto de tiempo; pero esto te deja como más quebrado mucho más tiempo. Mi madre sí que estuvo con una neumonía en condiciones, con disnea, refractaria a tratamiento y requirió ingreso. Y mi padre, mucho peor".

Como profesional, ¿se siente suficientemente respaldado por la administración sanitaria? "No tengo quejas de la administración sanitaria. Siempre que he necesitado algo se me ha facilitado. Me he visto en todo momento arropado por el hospital. Para trabajar en esto tenemos que ir todos en la misma dirección. Habrá quien no lo vea así, pero esa es mi percepción. He vivido esto en dos hospitales bajo la misma gerencia y no puedo quejarme de nada".

Y ¿cree eficaces las actuales medidas preventivas o le parecen insuficientes? "Lo que se intenta hacer es siempre pensando en el bien común. Hay veces que son más dolorosas para ciertos sectores económicos, como el turístico o la hostelería, pero se piensa siempre en priorizar frente a lo peor que nos podría pasar, que es llegar a una situación de colapso hospitalario, en la que ningún gestor sanitario quiere verse. Hemos vivido momentos en la provincia en los que ha habido hospitales con un alto número de pacientes en UCI y en planta, pero han trabajado de una forma muy rápida, cooperando unos con otros y los 30 o 40 que no podían asumir unos los han asumido otros. Se trata de racionalizar lo mejor posible los recursos que tenemos para ponerlos al servicio de la población y no volver a vivir situaciones peores".

Para su hermana María, el sencillo acto de esta tarde ha sido "un reconocimiento muy especial. Son muchos los que llevamos y la verdad es que remueven mucho, pero en el fondo sabes que es lo a mi padre le hubiese gustado, porque le gustaba que contasen con él para estas cosas. Aunque es duro, no te queda otra que pensar en él".

Por su parte, Marián Gómez trasladó un mensaje: “Cuídense mucho, que esto no sabemos dónde está y nos puede tocar a cualquiera y todos podemos pasar por lo mismo... Van a ser las peores Navidades de nuestra vida, pero no nos queda otra... Tenemos a mi nieto, que es todavía chiquitito, y por él tendremos que estar medianamente contentos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios