Cádiz

Los Círculos de Silencio reclaman un cambio en la política migratoria

  • La plaza de la Catedral acoge este miércoles una nueva convocatoria, que tuvo lugar simultáneamente en distintos puntos de la provincia

Un ramo de flores y una vela presiden una nueva convocatoria del Círculo de Silencio, en la plaza de la Catedral. Un ramo de flores y una vela presiden una nueva convocatoria del Círculo de Silencio, en la plaza de la Catedral.

Un ramo de flores y una vela presiden una nueva convocatoria del Círculo de Silencio, en la plaza de la Catedral. / Lourdes de Vicente

Comentarios 1

La plaza de la Catedral ha acogido este miércoles una nueva convocatoria de los Círculos de Silencio, en solidaridad con los inmigrantes fallecidos en las últimas semanas en las costas andaluzas.

Estos Círculos de Silencio se convocaron también en otras localidades de la provincia y en todas ellas, se leyó un manifiesto en el que se recordaba que el pasado 1 de noviembre, se cumplían 30 años de la primera muerte de un inmigrante cruzando el Estrecho: “El mar arrojó el cadáver del que se considera el primer migrante muerto en nuestras costas, un joven marroquí de 23 años” y “desde esa primera muerte, se estima que alrededor de 7.000 personas han perdido la vida en el Estrecho en el intento de llegar a nuestro país”.

Destacaba que según la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), dependiente de las Naciones Unidas, en este año 2018 han muerto en el mundo 3.180 migrantes; en el Mediterráneo, han perdido la vida 2.040 personas intentando llegar a Europa y, de ellas, 617 han muerto mientras intentaban alcanzar las costas españolas.

El texto llamaba la atención sobre las “terribles” noticias de la pasada semana: el rescate de los cadáveres de 19 migrantes en Caños de Meca, donde siguen buscando más cuerpos, ya que hay muchos desaparecidos; otros 13 migrantes muertos en las costas de Melilla y la llegada de una patera con dos personas fallecidas a las costas de Vélez–Málaga.

“En la Frontera Sur, una vez más, estamos de luto. Una y otra orilla lloramos a estos jóvenes fallecidos. Estas trágicas muertes nos llenan de dolor y de angustia, y nos sobrecogen el corazón”.

En el manifiesto se denunciaba “el fracaso más absoluto de las políticas migratorias de España y de la Unión Europea para abordar este fenómeno. Unas políticas que ni impiden que vengan, ni impiden que mueran. Es una vergüenza y clama al cielo que después de 30 años sigamos lamentando estas muertes en el Estrecho”.

Así, animaba a los ciudadanos a reclamar a los gobernantes otra política migratoria “que sea respetuosa con los derechos humanos y que facilite vías seguras y legales para ordenar de manera digna los flujos migratorios en esta Frontera Sur. Solamente si se articula una política que promueva vías seguras y vías legales se van a frenar las tragedias y las muertes en el mar y en las fronteras terrestres”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios