Cádiz

'Chapuzas sin fronteras' sigue colaborando con vecinos de Lorca

  • Varios voluntarios han vuelto a realizar pequeñas reparaciones en domicilios

Comentarios 2

Han pasado ya tres meses desde que Lorca fue sacudida por varios terremotos que ocasionaron múltiples destrozos en la localidad. Y desde entonces, muchas son las acciones que se han llevado a cabo en todo el país y muchos los voluntarios que se han dirigido a Lorca a prestar su colaboración con las personas y familias damnificadas. En este último bloque se sitúan los miembros de la iniciativa Chapuzas sin fronteras que el grupo Gea y la asociación de cargadores del Cristo de la Vera-Cruz pusieron en marcha hace unos años con la intención de realizar pequeñas reparaciones en domicilios de personas mayores que sirven además de excusa para prestarles compañía durante un tiempo.

Tras la tragedia de Lorca, estos voluntarios decidieron extender la iniciativa a los afectados por los terremotos. Y ahora, aprovechando las vacaciones estivales, han vuelto a desplazarse hasta la localidad murciana para realizar nuevas tareas de rehabilitación de viviendas dañadas. La iniciativa se ha desarrollado a nivel nacional desde el 8 hasta el 12 de agosto. Y en este tiempo, los voluntarios gaditanos (siete, concretamente, de los 40 a nivel nacional que han estado en Lorca) han realizado diferentes trabajos en una quincena de viviendas pertenecientes a familias desfavorecidas y a personas mayores dependientes, con la intención de que éstas puedan restablecer la normalidad en sus vidas lo antes posible.

La acción se ha llevado a cabo con la colaboración del Ayuntamiento de Lorca, que puso a disposición de estos voluntarios una relación de las viviendas de mayores más afectadas que no habían recibido (o no iban a recibir) indemnización alguna por los sucesos del pasado 11 de mayo. Con este listado, y tras analizar unas cuarenta casas, se pusieron a trabajar en la rehabilitación de un total de quince.

La portavoz de Chapuzas sin fronteras, Helena Correas, explica que algunas de estas viviendas solo requerían pequeñas reparaciones, pero en otros casos ha sido necesario que hasta diez personas trabajen a destajo durante tres días para arreglar los destrozos ocasionados por los terremotos. "Es una experiencia muy positiva", afirma Helena Correas, quien destaca especialmente el comportamiento de los afectados. "La gente de Lorca es maravillosa, supergenerosa. Se han volcado con nosotros desde que se enteraron de la labor que estábamos realizando. Incluso ha habido familiares de estas personas mayores que han trabajado con nosotros", comenta.

Y es que según la portavoz de esta iniciativa solidaria, Lorca sigue presentando un aspecto bastante preocupante. "Aquello es como pasear por una ciudad en guerra. Yo creía que la gente estaba exagerando, pero es que es muy gordo lo que hay allí", explica Helena, que señala que la zona de la Viña es la que se encuentra en peor estado.

Durante su estancia en las viviendas de estas personas mayores, los voluntarios intentan también hacerles compañía y hablar con ellos. "La gente está muy asustada, nos han contado sus experiencias de aquella noche y lo han pasado muy mal", comenta esta voluntaria perteneciente al grupo Gea Cádiz.

En el mes de julio ya estuvieron estos voluntarios realizando varias reparaciones en Lorca, lo que supuso una experiencia piloto. Ahora, después de estos días, la previsión de Chapuzas sin fronteras es volver en septiembre porque la demanda está aumentando progresivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios