Cádiz

Calor en la Noche comienza a servir desayunos a personas sin hogar

  • En su primera jornada, la asociación atiende a 17 usuarios a primera hora de la mañana

La asociación Calor en la Noche inauguró ayer su servicio de desayunos para personas sin hogar, ofreciendo alimentos a 17 usuarios en su nuevo local, situado en la avenida Campo del Sur, 22 (con entrada por la calle Regimiento de Infantería de Cádiz, s/n) y cedido por el Ayuntamiento.

Manuel Mení, presidente de Calor en la Noche, se mostraba satisfecho por la buena respuesta que ha tenido este servicio en su primer día. Comentaba que antes de que abrieran las puertas, ya había personas esperando para entrar. "Todos han valorado las instalaciones y las han hecho suyas. Nos han dicho que ya era hora de que se diera un servicio así porque algunos no tomaban café hasta el mediodía que iban al comedor de María Arteaga. Estamos cubriendo una necesidad que ellos tenían", señalaba Mení, quien confiaba en que el número de usuarios vaya aumentando día a día.

De hecho, indicaba que están preparados para servir desayunos a 24 personas en tres turnos de media hora, ya que el local estará abierto cada día (de lunes a domingo) de 9:00 a 10:30 horas. Los propios voluntarios de la asociación, de forma altruista, son los encargados de atender a las personas sin hogar.

Según Manuel Mení, la apertura de este nuevo local era "una ilusión grande para Calor en la Noche" y constituye uno de los grandes proyectos en los que esta asociación ha venido trabajando en los últimos años.

En este local, las personas sin hogar podrán encontrar no sólo el primer bocado del día, sino un lugar al que dirigirse en un periodo en el que apenas disponen de recursos para encontrar un refugio en el que cobijarse. La sede cuenta con cuartos de baño con ducha, un anexo para almacenaje de ropa y enseres, y un despacho en el que un facultativo pasará consulta médica a quienes lo precisen dos veces por semana.

La asociación adquiere los alimentos para poder ofrecer los desayunos gracias a donaciones, además de las cuotas de los socios y aportaciones de los propios voluntarios. También cuenta con el Banco de Alimentos para poder continuar con esta labor que "ha comenzado y no va a morir", concluía Manuel Mení.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios