SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

Ocio

La Caleta reina en la noche de San Juan en Cádiz

  • La playa del casco histórico se convierte en el epicentro del botellón para un día marcado en rojo por la juventud y con ausencia, por segundo año consecutivo, de los tradicionales juanillos

Los jóvenes fueron concentrándose de manera paulatina en La Caleta.

Los jóvenes fueron concentrándose de manera paulatina en La Caleta. / Jesús Marín

Arde La Caleta y no con juanillos precisamente. La playa gaditana se ha convertido en la reina del botellón donde los jóvenes, algunos de ellos demasiado, utilizan este lugar para quedar. La noche de San Juan es uno de los momentos marcados en rojo en el calendario por la juventud. En otros lados hay hogueras. Aquí juanillos y botellones. Los primeros se han ido con la pandemia y los segundos están prohibidos desde hace años pero siguen a la orden del día.

El año pasado la Policía Local tuvo que proceder al desalojo de la playa de Santa María del Mar antes de que se convirtiera en un macrobotellón. Eran tiempos en los que había límite horario para poder bajar a la arena.Este año no lo hay y, pese a las llamadas del alcalde para que no hubiera concentraciones, pasadas las diez de la noche iba llegando una riada de jóvenes hacia La Caleta que iban ocupando poco a poco los bajos del balneario por un lado y la parte colindante al Paseo Fernando Quiñones por otro. Junto a las escaleras del balneario había un grupo enorme con muchos menores que se habían llevado sus sillas y un altavoz en el que retumbaba la música.

Los miembros de Protección Civil estuvieron informando a la ciudadanía. Los miembros de Protección Civil estuvieron informando a la ciudadanía.

Los miembros de Protección Civil estuvieron informando a la ciudadanía. / Jesús Marín

Los miembros de Protección Civil y de la Policía Local iban y venían para que la cosa no se descontrolara, aunque conforme iba avanzando la hora, llegaban cada vez más personas para hacer el botellón, bien a andando a través del Campo del Sur o con el transporte público.

Que el botellón se concentrara ayer en La Caleta no fue fruto de la casualidad, ya que el pasado fin de semana la Policía Local tuvo que intervenir para disolver varios botellones ante la cantidad de personas que había y en un momento en el que todavía hay restricciones.

Mientras que en la playa de La Caleta se concentraba toda la fiesta, que se produce en un momento en el que ya no hay clases, en la de Santa María del Mar la presencia de jóvenes estaba reducida a pequeños grupúsculos que se extendían por distintos puntos y también cerca del espigón que lo separa de la playa de La Victoria.

En esta, sin embargo, no había prácticamente nadie.La parte del módulo central estaba absolutamente vacía porque posiblemente la migración se había producido hacia La Caleta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios