Cádiz

Cádiz se une para pedir por sus setenta misioneros

  • El Obispado inicia en el monasterio del Corpus Christi la preparación del Mes Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco para octubre de 2019

El misionero Manuel Ogalla, en una conferencia que impartió en verano a jóvenes cofrades El misionero Manuel Ogalla, en una conferencia que impartió en verano a jóvenes cofrades

El misionero Manuel Ogalla, en una conferencia que impartió en verano a jóvenes cofrades

Setenta de los miembros de la Iglesia gaditana se encuentran en la actualidad dispersos por el mundo. Y el Obispado pone en marcha este martes un acto mensual en el que pretende unir a toda la diócesis para pedir por ellos. Las principales localidades celebrarán una oración mensual por sus misioneros, localizándose en el caso de la capital el punto de encuentro en el monasterio del Corpus Christi, en la plaza de Argüelles (donde se han convocado estos actos el 6 de noviembre, el 4 de diciembre, el 5 de febrero, el 5 de marzo, el 7 de mayo y el 4 de junio a las seis de la tarde).

Con esta iniciativa inicia la diócesis los preparativos para la celebración del Mes Misionero Extraordinario que el Papa Francisco ha convocado para octubre de 2019. En esa fecha se cumplirá un siglo de la Carta Apostólica Maxima illud del papa Benedicto XV, que precisamente versaba sobre la labor misionera en el mundo. Pretende así el Vaticano poner de relieve el papel que desempeñan esos católicos en el mundo.

En el caso de la diócesis, son setenta los misioneros actualmente en acción. “Realmente son 18 sacerdotes, 25 religiosas y 10 laicos, que han ido con sus hijos”, aclara el delegado de Misiones, José Sánchez. A ellos va a ir especialmente dirigidos los actos extraordinarios que se convoquen en ese octubre del próximo año.

Entre otras iniciativas sobre las que ya está trabajando la delegación (incluyendo esas oraciones mensuales que empiezan hoy y carteles especiales para que cada parroquia o grupo encomiende especialmente sus oraciones a algunos de esos setenta misioneros), destaca el deseo de intentar reunir al mayor número de esos misioneros el próximo año en Cádiz “y hacer algo”, o reunir a las familias de esos misioneros. José Sánchez explica que normalmente los misioneros suelen venir a España uno o dos meses cada dos años –según los casos–, por lo que se está trabajando para que ese período fuera de la misión coincida en el mayor número de casos posible y organizar un acto en Cádiz que ponga de relieve esta realidad de la Iglesia.

La comunicación con estos misioneros es uno de los frentes que atiende la delegación diocesana de Misiones. Una labor que en ocasiones es bastante complicada. “Hay veces que les escribes un mail y responden a las tres semanas, porque es cuando disponen de las dos horas de luz que le permiten encender el ordenador”, explica José Sánchez, que se ha marcado como uno de sus objetivos que se conozca la labor que realizan los misioneros. “Hay casos formidables, como el de Rafael Delgado, un marianista que una vez cumplida su labor sacerdotal decidió, con 77 años, irse a las misiones; lleva ya nueve años en Guatemala”, destaca.

Cada misión, cada misionero, encierra una historia y un contexto bien distinto. Desde zonas africanas donde hay auténticos problemas de alimentación o abastecimiento a ciudades europeas donde hay misioneros porque prácticamente el Cristianismo se ha perdido. “Como le pasa a una chica, Ana Belén, que se ha ido a Bélgica a una zona donde la Iglesia no tenía presencia y tiene que ir casa por casa invitando a la gente a unirse”, explica el responsable de Misiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios