PRIMERA CRISIS DEL EQUIPO DE GOBIERNO

Adiós a Bauza

  • El alcalde comunicó ayer al edil "la conveniencia de que deje el puesto", tras la polémica de la limpieza y sus declaraciones en el pleno del jueves.

El ya exconcejal Manuel González Bauza, señalándose a sí mismo durante el pleno extraordinario que lo reprobó el pasado jueves. El ya exconcejal Manuel González Bauza, señalándose a sí mismo durante el pleno extraordinario que lo reprobó el pasado jueves.

El ya exconcejal Manuel González Bauza, señalándose a sí mismo durante el pleno extraordinario que lo reprobó el pasado jueves. / LOURDES DE VICENTE

El gobierno de Podemos en Cádiz se cobró ayer su primera víctima. El concejal de Medio Ambiente, Manuel González Bauza, causaba baja de la Corporación municipal después de que el alcalde le comunicara "la conveniencia de que deje su puesto". La noticia se producía a las cinco menos diez de la tarde, un día después de que el Pleno municipal aprobara con los votos de la oposición la reprobación pública de González Bauza y solicitara su inmediata dimisión por su gestión en relación al servicio de limpieza de la ciudad.

La noticia no era esperada, ya que al finalizar ese pleno extraordinario el propio concejal manifestó su voluntad de seguir, asegurando que contaba con el apoyo de sus compañeros. No obstante, 24 horas después informaba el Ayuntamiento que tras poner Bauza el cargo a disposición del alcalde el jueves y darse ambos un "plazo para analizar la situación" en la mañana de ayer volvieron a hablar, trasladándole el alcalde esa "conveniencia" de que se marchara.

Y es que aunque González Bauza presumiera al término del pleno de contar con el apoyo del resto del equipo de gobierno, en la sesión del jueves llamó la atención la soledad con la que se enfrentó a la oposición que pedía su reprobación, como de hecho fue advertido por los propios grupos de la oposición. Ni una intervención compartida, ni siquiera unas palabras del alcalde en apoyo a su concejal durante la sesión ni tampoco un comunicado posterior a favor, como suele ser habitual en este tipo de casos.

Es más, en la mañana de ayer se pidió una valoración a los representantes del equipo de gobierno que comparecieron en la rueda de prensa habitual de los viernes. Y el primer teniente de alcalde, Martín Vila, optó por ceder la palabra a la portavoz de Podemos, Ana Fernández, que se limitó a decir que "no tenemos más que añadir a lo que él dijo ayer". "Él ayer (por el jueves) mantuvo que iba a seguir, y no tenemos más que manifestar ahora mismo", añadió la concejal. De nuevo, llamaba la atención ese silencio del equipo de gobierno en torno a uno de sus concejales, que estaba siendo el foco de las críticas de la oposición en las últimas semanas.

De hecho, el propio González Bauza achacaba en el pleno del jueves los ataques de la oposición a la campaña de acoso y derribo que Podemos y Ganar Cádiz denuncian del resto de partidos de la Corporación y se escudaba en que anteriormente ya se había pedido la dimisión de otros concejales. Pero obviaba González Bauza que lo que ocurrió el jueves iba más allá de solicitar la dimisión de un concejal (algo que quizá se realiza con cierta ligereza en los últimos tiempos); el Pleno municipal aprobó reprobar públicamente al edil, algo que no ocurría en el Ayuntamiento desde que el PP en 2004 sacó adelante con su mayoría absoluta la reprobación al entonces portavoz socialista Rafael Román. Reprobación, para más inri, que cinco años después dejara sin efecto el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Y anterior a Román no se recuerda otro caso similar, lo que da una muestra de lo particular de la situación.

Para colmo, el pleno del jueves solo sirvió para avivar aún más las llamas de las críticas al que era concejal responsable de la limpieza. Y es que a la no respuesta a los interrogantes que se plantearon en el debate, se le unieron unas desafortunadas declaraciones de González Bauza al final de su intervención que posiblemente no hayan hecho sino acelerar su marcha del Ayuntamiento. "¿Que seguramente le dieron trabajo porque era mi hijo? Puede que se lo dieran. ¿Que luego lo hicieron fijo? Puede, no voy a decir que no. Cabe esa posibilidad", dijo el que era número 4 del grupo municipal de Podemos, que en la carta con la que ayer se despedía como concejal admitía no haber sido capaz en todo este tiempo "de transmitir con total rigor las explicaciones pertinentes que me libren de toda sombra de duda".

Esas dudas habían dado lugar a diferentes noticias que habían saltado a medios nacionales a raíz de unas grabaciones en las que presuntamente González Bauza reconocía un posible trato de favor a la empresa o hablaba de falsificaciones de partes de trabajo y otras incidencias.

Todo ello con una investigación detrás que está llevando a cabo Fiscalía después de que cinco trabajadores de Sufi Cointer denunciaran una serie de irregularidades en el cumplimiento de pliego de condiciones que la empresa firmó en su día (2006) con el Ayuntamiento; investigación que está todavía por ver en qué resolución o posible actuación judicial deriva. Coincidiendo, además, con la finalización del actual contrato de limpieza (en prórroga hasta el 31 de julio de 2017) y la necesidad de sacar a concurso el nuevo.

Numerosas aristas de una pelota que ha ido creciendo en las últimas semanas y que ha acabado poniendo fin a una corta carrera política que González Bauza inició hace poco más de año y medio, avalado por su trayectoria sindical.

Ahora, tras la marcha del ya ex concejal, queda despejar la incógnita de quién ocupa la Concejalía de Medio Ambiente, donde se incluye la gestión del servicio de limpieza que se ha cobrado la primera víctima del gobierno de Podemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios