Cádiz

El Baratillo pide volver a la Plaza

  • Los vendedores del tradicional mercadillo dominical, que ahora se sitúa en Doctor Gómez Ulla, esperan desde 2009 el regreso a los alrededores del Mercado Central

Los 45 vendedores del tradicional mercadillo dominical conocido como El Baratillo están a punto de cumplir cinco años de emplazamiento en la avenida Doctor Gómez Ulla, frente al parque Genovés. El grupo estima que ya ha llegado el momento de regresar a los alrededores del Mercado Central, donde aseguran que les prometió el Ayuntamiento que volverían una vez terminada la remodelación del mismo.

Además, señalan que cuentan con más de 12.000 firmas de apoyo para volver a su primitivo emplazamiento, aparte de disponer del de los dueños de los establecimientos de hostelería de los alrededores de la Plaza de Abastos. Al respecto indican que estos consideran que la presencia de público en la zona durante las mañanas de los domingos beneficiará la actividad económica en sus locales, tan necesaria en los actuales momentos de crisis.

Igualmente recuerdan que cuando terminaron las obras en el Mercado Central, la Asociación de Consumidores Facua hizo público un comunicado en el que reclamaba la vuelta del mercadillo a su ubicación tradicional, teniendo en cuenta además la difícil situación económica en que se encuentran muchas personas.

Los vendedores entienden que el emplazamiento en Doctor Gómez Ulla es especialmente duro durante el invierno, por el frío, la lluvia y el viento, lo que se traduce en una menor afluencia de público y sobre todo en el descenso en las ventas.

Los 45 vendedores, cuyo número señalan que el Ayuntamiento no quiere ampliar, se comprometen a que el mercadillo funcione de nueve de la mañana a dos de la tarde, así como a mantener limpias sus parcelas, de unos dos metros cuadrados cada una, además de evitar ruidos innecesarios que puedan molestar a los vecinos de la Plaza, e incluso están dispuestos a abonar un canon reducido, todo para recuperar el tradicional Baratillo, que dicen que existe en otras muchas ciudades del mundo.

Por otro lado, rechazan que el Baratillo sirva para potenciar la venta ilegal, dado que dispone de la correspondiente vigilancia por parte de la Policía Local, que también acude a Doctor Gómez Ulla.

Además, reiteran que se les prometió que volverían a los alrededores de la Plaza de Abastos cuando concluyeran las obras en el Mercado Central, cuya reapertura se materializó el 15 de diciembre de 2009.

Fue en diciembre de 2007 cuando el Ayuntamiento decidió reubicar a los vendedores del Baratillo de la plaza de la Libertad frente al parque Genovés.

El teniente de alcaldesa José Blas Fernández, que celebró una reunión con los afectados, declaró entonces que era el mejor espacio para los vendedores en tanto se realizaban las obras de rehabilitación del Mercado de Abastos, que concluyó en diciembre del año 2009.

Los alrededores del Mercado Central son también más atractivos para el paseo y tienen mucha menor presencia de tráfico que la avenida Doctor Gómez Ulla, donde en caso de lluvia es difícil encontrar donde guarecerse.

El objetivo es mantener los habituales puestos de antigüedades y de artículos de segunda mano, desde radios a juguetes, pasando por libros, revistas o herramientas, así como artículos de coleccionismo y trabajos de artesanía.

Cuando se cumplen cien años de la muerte de Antonio Rodríguez Martínez, 'El Tío de la Tiza', vuelve a adquirir vigencia aquella letra del tango del coro 'Los Luceros' que dice "... y a los que ponen los baratillos los vestirán de carne membrillo", hasta a eso están dispuestos por volver a la que siempre fue su casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios