Cádiz

Un año por delante

  • La cuenta atrás de la Semana Santa de 2019 marcó ayer 365 días, un año natural

  • El Consejo apuesta por la carrera oficial de este año, pese a las distintas propuestas planteadas

Comentarios 2

Sin duda va a ser el tema estrella en los próximos meses, hasta que las hermandades tomen una decisión. El asunto merece desde luego el más sereno y amplio de los debates, porque está en juego aspirar a una Semana Santa distinta, mejor configurada y en la que las salidas procesionales ganen, o por el contrario volver a la Semana Santa que existía hasta 2017. La permanente parece hormigonada al planteamiento de repetir la carrera de este año, que salvo contados detalles no parece haber agradado a la mayoría de la gente; y muchas voces apuestan por volver a la carrera 'tradicional' de Catedral a Ancha. Queda en el aire saber si las cofradías plantean en las reuniones que se desarrollarán en los próximos días explorar las propuestas de invertir la carrera habitual (de Ancha a Catedral) o de San Agustín a Catedral, plantear los pros y los contras, hacer un estudio lo más real posible de horarios, itinerarios y acoplamientos y poner todos los resultados sobre la mesa para tomar la mejor decisión posible. Mucho está en juego. Confiemos en la amplitud de miras y el inconformismo de los responsables actuales de la Semana Santa.

Al hilo de este asunto, y como cada cofrade prácticamente tiene su carrera oficial ideal, resaltamos algunas propuestas que se han lanzado estas últimas semanas. Como la de establecer como carrera oficial toda la calle San Francisco (pudiendo acceder las cofradías por Isabel La Católica, Rafael de la Viesca, Tinte, Rosario o Sagasta, un muy amplio abanico), Nueva, San Juan de Dios, Pelota y Catedral. Curiosa, al menos. O como la de habilitar palcos en Candelaria (en el que sería lado izquierdo de los cortejos, la actual fila de sillas que colinda con el interior de la plaza) para evitar la 'invasión infantil' que con permiso de los padres usuarios de esas sillas sufren cada año los cortejos. O por supuesto la instalación de palcos, incluso en dos alturas, en San Agustín (si fuera carrera oficial), Nueva o San Juan de Dios; además de ampliar el número de palcos en Catedral.

La que en torno a esto de la carrera oficial parece que el Consejo ha promovido entre los capataces. Los capataces se están movilizando para una reunión que el Consejo niega que vaya a existir. Desde luego, no parece muy lógico que el Consejo se reúna con los capataces para definir el trazado de la carrera oficial; los capataces tienen cada uno a sus juntas de gobierno para plantear los beneficios y los reparos que haya tenido la carrera oficial de este año o la propuesta de carrera que cada cofradía quiera plantear o estudiar. Y las reuniones con el Consejo las mantienen los hermanos mayores, que para eso son los representantes de las cofradías ante este organismo. O no...

Cambiando de tercio, lo ocurrido hasta ahora pone de manifiesto que el asunto de las Glorias en el Consejo es un quiero y no puedo. Un pregón en la tarde del viernes, en una iglesia, sin apenas presencia de hermanos mayores y cofrades, y con apenas dos meses de preparación del pregonero (con una Cuaresma y Semana Santa de por medio, con el tiempo que eso le resta a un cofrade) evidencian un acto un tanto descafeinado que debe hacer al Consejo -entendiendo por el Consejo a todas las hermandades, no a la permanente en exclusiva ni siquiera al bloque de hermandades de Gloria- reflexionar sobre su continuidad. Al menos en la línea que lleva hasta ahora. El pregonero de este año, José Manuel Romo, insiste en plantear un pregón de las Glorias en la Catedral, presidido por alguna imagen que fuera trasladada allí en procesión y que pudiera celebrarse un domingo por la mañana; o bien un pregón en algún teatro de la ciudad "que no tiene por qué ser el Falla". Cuestión de plantearlo.

Las que se han producido en el mundo de las hermandades en las últimas semanas. En plena Semana Santa conocimos la de Rafael Corbacho, que tanto hizo por las hermandades y por la suya de Las Aguas en particular; la pasada semana se marchó también Sebastián Llanes, que durante muchos años fue delegado episcopal de Hermandades; y hace unos días fallecía también José Fonseca, un baluarte de la hermandad de la Sentencia que además era número 3 de la Macarena de su Sevilla natal. En tan solo tres semanas se ha marchado parte de la historia reciente de las hermandades gaditanas. Descansen todos ellos en paz, y que su recuerdo sirva para las futuras generaciones.

El que ya anuncia, para la primera quincena de mayo, Línea 6 Comunicación, que va a editar un nuevo número de A Paso Horquilla en el que se hará un repaso a todo lo ocurrido en la Semana Santa de este 2018. Carlos Medina mantiene así su apuesta por las cofradías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios