Infraestructuras

El Ayuntamiento recuperará la obra de la valla protectora tras la muerte de un hombre

  • Ana Fernández dice que espera que esté lista para el año que viene, aunque en febrero de 2019 ya anunciaron que se iba a reanudar

  • Las obras se pararon al incrementarse el coste de las mismas por problemas a la hora de sujetar la estructura acristalada y la liquidación del contrato con la adjudicataria

Imagen de las obras en el que momento en el que estuvieron paralizadas. Imagen de las obras en el que momento en el que estuvieron paralizadas.

Imagen de las obras en el que momento en el que estuvieron paralizadas. / Lourdes de Vicente

El Ayuntamiento de Cádiz va a retomar el proyecto de la valla protectora para evitar caídas desde el Paseo Marítimo hasta la playa Santa María del Mar. La portavoz del equipo de Gobierno, Ana Fernández, ha señalado a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa tras la Junta de Gobierno Local, que la obra se reanudará con el objetivo de que a lo largo del próximo año pueda estar completamente lista.

Esto se produce sólo un día después de que un hombre de unos 40 años falleciera al precipitarse desde una altura de diez metros y caer a la playa de Santa María. Pese a que los servicios de emergencia sanitaria intentaron salvarle la vida durante un buen rato, los daños sufridos por la caída hicieron que falleciera algo más allá de las seis de la tarde.

En el sábado de Carnaval del año 2015, otro joven colombiano de 28 años cayó también la misma zona hasta golpear con la zapata de la muralla que se encuentra a ras de la playa. Entonces ya se anunció que se iba a proteger la zona, y más entonces que la zona del paseo era mucho más estrecha antes de que se hicieran las obras del carril bici.

Antes incluso de que se produjera el primer accidente mortal, el Grupo Municipal Socialista llevó a un pleno en abril de 2013 una propuesta relativa a la colocación e una barrera física que garantizara la seguridad de los peatones y de los ciclistas que utilizaban las avenida Amílcar Barca y Fernández Ladreda, impidiendo con ello cualquier posibilidad de caída accidental desde el paseo marítimo a la playa.

Hasta abril de 2017, el Consejo Rector del Instituto Municipal del Deporte (IMD) no se aprobó el proyecto básico y de ejecuciópn de la obra, para lo que se diseñó que fuera con una estructura de metacrilato para que no tuviera impacto visual y estropeara también las vistas hacia la playa. Entonces votaron a favor el equipo de gobierno y el PSOE, mientras que el PP se abstuvo y Ciudadanos no asistió.

La obra se metió dentro del IMD con la justificación de que pertenecía al circuito urbano de carrera desde El Chato hasta La Caleta.

Sin embargo, las obras dieron problemas desde el principio y llegaron a pararse. La primera fase comprendía 80 metros desde la altura de la calle Granja San Ildefonso para un total de 510 metros hasta llegar a Guillermo J. Chaminade.

El problema estribaba en que que la sujeción de las estructuras no eran tan fáciles como se preveía en un principio. Así, el proyecto se hizo partiendo de la premisa de que eran piedras de coronación completas pero en realidad son parte de piedra ostionera  y parte de mortero mezclado con este tipo de piedra, arena de playa, conchas y otros materiales constructivos tales como ladrillos, adoquines y rellenos varios. Por ello, era imposible rescatar y volver a colocar la aparente piedra de remate como estaba previsto en el proyecto.

Asimismo, en un informe que se realizó también se pudo comprobar que el anclaje de las estructuras de 30 centímetros podía ser insuficiente. 

Esto trajo un problema añadido y es que encarecía el proyecto, por lo que el porcentaje de incremento del contrato excedía lo que permite la normativa, por lo que había que hacer una nueva licitación. La empresa adjudicataria originaria Caminos, Canales y Puertos S.L. cifró el aumento del presupuesto en unos 90.000 euros.

Todo eso ocurrió en medio de un cambio normativo en la Ley de Contratación del Sector público y la anulación judicial de los presupuestos de 2016. De este modo, hubo que esperar a que hubiera nuevas cuentas municipales, en este caso las de 2018, para hacer otro contrato, eso sí, previa liquidación con la anterior empresa, tal y como informó el equipo de Gobierno hace año y medio.

En ese proceso, la adjudicataria le entregó una serie de materiales como hierros y láminas que se empezaron a galvanizar para reanudar la obra. De hecho, el equipo de Gobierno llegó a anunciar en febrero de 2019 que iba a reiniciar las obras ese mismo mes, pero desde entonces nunca más se supo.

Ahora Ana Fernández, que ha lamentado este viernes la muerte del hombre el día anterior, ha anunciado que en unos meses puedan estar ya colocadas pero achaca a que debido a los problemas surgidos "y la lentitud de la Administracion" cuando hay algún contratiempo como el que se ha producido.

La portavoz del PSOE, Mara Rodríguez, ha lamentado que "han pasado siete años y dos gobiernos de distinto color pero ninguno ha llevado a cabo ni el acuerdo plenario ni el del IMD, a pesar de que por desgracia, sabemos que es una decisión que no puede seguir esperando porque no es la primera vez que alguien pierde la vida en esta zona del paseo marítimo". Por ello, ha pedido "celeridad" en la ejecución de esta obra de seguridad para evitar futuros accidentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios