la crisis asfixia a los ayuntamientos Las empresas municipales sí dan beneficios

El Ayuntamiento de Cádiz ha pagado ya 66 millones este año

  • José Blas Fernández, concejal de Hacienda, reconoce la deuda de 96 millones con los bancos pero afirma que la Tesorería va abonando los créditos de forma puntual

La crisis económica está asfixiando a los ayuntamientos, muchos de los cuales tienen graves problemas para poder afrontar sus pagos. El de Cádiz, de momento, capea el temporal con una política de recortes que le ha hecho ahorrar ocho millones de euros en 2010 y que quiere elevar esa cifra hasta los 12 millones en el presente ejercicio. Su concejal de Hacienda, José Blas Fernández, reconoció ayer la deuda de 96 millones de euros con las entidades bancarias hecha pública por el Ministerio de Economía y Hacienda pero aseguró que están pagando los préstamos puntualmente, "y si los pagamos es porque tenemos créditos, ya que la Junta de Andalucía nos ha permitido endeudarnos, siempre por debajo de los parámetros legales que marca la ley".

Una de las claves de la deuda municipal es el préstamo para la construcción de la Tribuna del Carranza, que asciende a 39 millones de euros. Una vez que los locales comerciales resultantes se vendan se saldará lo que José Blas llama "deuda ficticia" y se podrán afrontar otros créditos.

Al contrario que otros ayuntamientos, el de Cádiz debe esos 96 millones a los bancos y otros 90 aproximadamente a proveedores, aunque no tiene deudas con la Seguridad Social o la Agencia Tributaria. "Esto es muy importante", dice Fernández, que comenta que a 31 de mayo de 2011 han pagado, "en euros tangibles" 65.766.269,31. "Con lo cual, podemos decir que la Tesorería va pagando puntualmente, con los retrasos propios por razones obvias, como por ejemplo que el Gobierno nos ha quitado 40 millones de euros, y tenemos que seguir dando los mismos servicios, que son indispensables".

El Ayuntamiento de Cádiz sólo tiene dos ingresos directos: el IBI y el IAE que cobra de las empresas grandes, aunque este último concepto lo cobra directamente Hacienda y entrega el 30% a la Diputación.

José Blas Fernández destaca que en el informe del Banco de España no están incluidas las deudas de las empresas públicas, que en algunos casos triplican las de los propios ayuntamientos. "En nuestro caso por ejemplo -dice José Blas-, Emasa, que es autosuficiente y nos permite pagarnos nuestras nóminas y nuestros proyectos, aún está abonando el aparcamiento de San Antonio que lo vendió el PSOE por menos de lo que costó hacerlo. Y hasta 2012 abonaremos el préstamo de la construcción de ese aparcamiento. Eléctrica de Cádiz está pagando aún un préstamo del año 85 de 8.000 millones de pesetas de cuando se segregó de SMAES. Y encima estamos haciendo una inversión para duplicar el consumo eléctrico de la ciudad de 10 millones de euros".

El edil popular relató que todas las empresas municipales, salvo Onda Cádiz, obtienen beneficios, tanto Procasa, como Emasa, Eléctrica de Cádiz, Aguas de Cádiz, Cemabasa (al 50% con el Ayuntamiento de Chiclana) o el Palacio de Congresos.

El riguroso Plan de Saneamiento municipal ya dio sus primeros frutos en 2010 con el ahorro de esos 8 millones de euros anteriormente citados y ahora quiere más. José Blas explica algunas de las medidas que han tomado, como, por ejemplo un plan de ahorro energético en los edificios municipales, que tienen todas las bombillas de bajo consumo; se han sustituido todos los teléfonos por sistemas corporativos, de hecho a las tres de la tarde se cortan todos los municipales a excepción del del despacho de la alcaldesa o algunos concejales. No todos los funcionarios tienen acceso a internet y sólo desde el teléfono de cada jefe de departamento se puede hablar con el exterior. "Nuestro mobiliario lo estamos elaborando con personal propio del Ayuntamiento, reciclamos muebles para no adquirir nuevos, hemos suprimido los catering, salvo la excepción por ejemplo de la visita de Lula; las horas extras están drásticamente recortadas, vamos ya por el 85%, no hay horas más que aquellas que sean urgentes e intentamos que el personal las cambie por días libres; tenemos la plantilla completamente congelada; hemos prorrogado por seis meses con las mismas condiciones el convenio colectivo, gracias a un acuerdo al que hemos llegado hace dos semanas; en el gasto corriente estamos ahorrando agua, luz, folios, bolígrafos...". El Consistorio ha creado una comisión de gastos que está mirando por cada euro que se gasta, hasta el punto que está intentando bajar los contratos que tienen 20, 25 y 30%. Incluso está cambiando la vigilancia privada por cámaras de seguridad, "porque entendemos que no podemos pagarla".

José Blas recuerda que están invirtiendo 16,5 millones de euros en servicios sociales y que la crisis está haciendo que paguen más entierros que nunca.

Algo llamativo de esta crisis económica, y que un concejal veterano como José Blas Fernández no ha visto nunca, es que se están produciendo cortes de luz por impagos en lugares como la avenida Ana de Viya o Andalucía. "Hablamos de familia de clase media, acomodadas, cuyos miembros se han quedado todos en paro y a los que les da vergüenza recurrir a los servicios sociales. Hay gente que no se da cuenta pero la crisis que estamos padeciendo es peor de lo que muchos se creen".

También destaca José Blas que no han echado a ningún trabajador municipal y que incluso "estamos notando que gente que pidió excedencia con el gobierno socialista para irse a trabajar a otra dependencia están queriendo volver otra vez aquí. Esto será porque no lo ven muy claro". Y apunta que sólo la paga extra de julio del personal directo municipal asciende a 33.377.930,46 euros.

El Consistorio asegura que va pagando bimensualmente a proveedores a los que adeuda menos de 1.000 euros. "A nosotros no nos agrada retrasarnos en el pago a proveedores, que a veces pagamos a 13, 14 o 15 meses, pero es que la Unión Europea está tardando hasta 800 días en pagar. También es verdad que la ley ampara a los proveedores, que tienen un recargo por mora".

Fernández explica que algunas áreas, como cultura o deportes, son autosuficientes con sus proveedores, ya que van pagando conforme van recibiendo dinero de tasas y otros conceptos.

Se pregunta José Blas cómo es posible que el Ayuntamiento tenga que estar pagando reparaciones en colegios que dependen de la Junta de Andalucía y se pregunta qué se hace con el dinero para servicios sociales de Diputación.

Además, el Ayuntamiento está preparando una auditoría laboral para ver el personal que está en cada dependencia. También se va a intentar aminorar el consumo de luz de madrugada. "Habrá zonas de seguridad, y momentos y eventos determinados, pero en otros no se podrá tener las calles a plena potencia y habrá que reducir esa luminosidad. Nosotros estamos pagando más de 300 millones de las antiguas pesetas sólo de alumbrado público".

Teniendo en cuenta el plan de recortes emprendido por los dirigentes municipales, le preguntamos a José Blas Fernández qué ocurrirá con eventos como los conciertos gratuitos en la playa, que suponen un fuerte desembolso. Su respuesta fue la siguiente: "Una comisión va a controlar cualquier gasto que se haga por mínimo que sea. Estudiaremos este caso particular de los conciertos y tendremos que tomar una decisión cuanto antes".

Pero para José Blas hay un claro culpable en esta situación tan dramática que viven los ayuntamientos: el gobierno central. En palabras textuales, "el engaño gordo de este gobierno socialista ha sido el obligarnos a liquidar todos los préstamos el 31 de diciembre, que lo pagamos todo quitándolo hasta de los proveedores, y resulta que de la promesa de 30 ó 40 millones que nos iban a dar en nuevos préstamos nos han dado 13. Lo más grave es que el parlamento aprobó abrir una línea de créditos ICO, que son préstamos para proveedores a largo plazo, y Zapatero en la ley de presupuestos se la ha cargado. Esa es la causa de la deuda. La propia ministra de Hacienda nos ha asfixiado, defendiendo a los bancos en vez de a los ayuntamientos o las comunidades autónomas. Sus amigos han sido los banqueros". También relató el concejal de Hacienda que el 5% que se rebajó a las nóminas de los trabajadores ha ido a parar a gastos corrientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios