Cádiz

Ataques con el sello de Ben Laden

  • Ninguna organización ha asumido por el momento la matanza de 'Charlie Hebdo', que ha sido alabada por el Estado Islámico y recuerda a los actos terroristas de Al Qaeda

Por el momento nadie se ha responsabilizado de la autoría de la matanza cometida el pasado día 7 en la sede del semanario satírico francés Charlie Hebdo, que ha sido alabada por el grupo yihadista Estado Islámico, aunque su modus operandi parece corresponderse más bien con el de Al Qaeda. El atentado en la revista satírica recibió las bendiciones del EI, que calificó de "héroes" a sus autores en una alocución difundida en su emisora de radio por internet Al Bayán. El pasado junio, el EI (hasta entonces conocido como Estado Islámico de Iraq y el Levante, ISIS, y anteriormente como Al Qaeda en Iraq) rompe las amarras con la matriz y surge como un grupo nuevo, con un concepto mucho más claro en el ámbito político que también lo hace distinto: el del califato como realidad geopolítica concreta y fines expansivos.

El Estado Islámico, liderado por Abu Bakr Al Bagdadi, surge como el elemento más fuerte en medio de la confusión que genera la guerra civil siria, donde la miríada de grupos opositores al régimen del presidente Bachar Al Asad es incapaz de presentar un plan de acción común, circunstancia de la que se aprovechan los yihadistas, tanto en el ámbito militar como en el político.

El EI difunde su idea en las redes sociales mediante un aparato de propaganda bien organizado, con unos medios técnicos sofisticados, en el que las citas coránicas y las metáforas de complejo contenido teológico, propias de Al Qaeda, dan paso a mensajes concretos, basados en la idea del califato como un fin y la yihad como un medio para obtenerlo. No obstante, el Estado Islámico no exhorta (ni tampoco prohíbe) a sus seguidores a cometer atentados en Occidente, sino que prefiere extenderse paulatinamente mediante una acción de conquista, que debe empezar por las zonas donde actualmente está librando una guerra de la que puede sacar amplios réditos.

Por el contrario, Al Qaeda comete atentados allí donde puede, pero con especial predilección por los países occidentales. A diferencia de otras organizaciones terroristas, casi nunca hay directrices ni órdenes directas o verticales para cometer un atentado, sino que éste, por definición, tendrá las "bendiciones" de la cúpula de la organización siempre y cuando cumpla con los requisitos preestablecidos. La red fundada por Osama ben Laden no aspira a implantar el califato, ni ningún sistema político concreto, sino que busca que los occidentales se sientan atemorizados y cohibidos sus aliados en el mundo árabe y musulmán.

El modus operandi de Al Qaeda se revela en la actuación de los hermanos Kouachi. Dan un golpe contra un medio de comunicación que había publicado varias viñetas satíricas en las que se mencionaba al profeta Mahoma y con ello creen "haber vengado" la ofensa inferida. En realidad, nadie probablemente ordenó a los hermanos Kouachi cometer ese atentado. Lo hicieron en solitario, pero sabiendo que contaban con el beneplácito de Al Qaeda y con las bendiciones del EI.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios