Ana Gómez | médica residente "Nadie se esperaba que avanzara así de rápido"

  • Especializada en Neurología, aún convaleciente por coronavirus, anima a todos a escribir a los enfermos cartas como la suya

  • "Tenemos que ser tenaces, aún nos queda mucho por delante"

La gaditana Ana Gómez es residente de segundo año de Neurología.

La gaditana Ana Gómez es residente de segundo año de Neurología. / D.C.

Como a tantos sanitarios, a Ana también le tocó salir de turno con un positivo por coronavirus: "Yo soy residente de segundo año en Neurología, así que mis guardias son en esa especialidad: no estaba tratando con coronavirus como tal, pero igualmente estás expuesto porque estás con los demás, así que al principio sí que estuve, y el día de la manifestación del 8M". En ella, la enfermedad ha pasado "como un resfriado" y, ahora mismo, se encuentra bien. 

"Lo primero que pensé cuando salió el positivo fue que menos mal que me había hecho el test -afirma-. No tuve muchos síntomas, no me encontraba mal, lo que sentía era un catarro normal, y me lo hice por precaución. Ante el ser una persona en exposición alta, tenía dos opciones: o seguía trabajando y no le daba importancia, o me lo hacía. Estas pruebas son parte de lo que se debería haber hecho de entrada con cualquier mínimo síntoma: ahora no sabemos cuántos contagiados habrá".

La gaditana Ana Gómez es la autora de una carta de ánimo a los pacientes afectados que se ha hecho viral: un gesto que sigue la iniciativa de Cristina Marín, médico del Hospital La Princesa de Madrid que, viendo el aislamiento en el que se encontraban muchos enfermos, animó a familiares y conocidos a escribirles cartas de ánimo a estos pacientes desconocidos. La iniciativa se desbordó y saltó a otros hospitales; en sólo 24 horas, ya habían recibido 35.000 cartas

Esta total soledad era una realidad que Ana y sus compañeros ya habían comentado. "Los familiares de los enfermos no pueden entrar en el hospital y muchos son mayores, apenas saben manejarse con el móvil -explica-. Me entró mucha pena y me sentía además impotente en casa, sin poder hacer nada, así que espero que a alguno le haya servido para levantar el ánimo". 

Con el nivel de saturación que tienen los hospitales, sobre todo de la comunidad madrileña, ¿es viable algo como esto? ¿Les llegan las cartas a los enfermos en mitad de todo el delirio logístico? "Sí, les llegan -confirma Ana-. Lo sé por muchos compañeros que están hospitalizados, que les hace mucha ilusión. Ten en cuenta que no hay contacto alguno con el exterior, sólo el médico que entra, al que muchas veces no le da tiempo ni a informarles de lo de fuera. Muchos, además, están sin televisión. Sirve para darles ánimos, para darles información, para entretenerles..."

Una de las cosas que llama la atención de su mensaje, es la mención a Cádiz como consuelo: "Será porque yo estoy todo el día pensando en Cádiz -dice-. Toda mi familia está ahí, y no es lo mismo pasar un encierro en tu casa, con tus referencias, que en un piso de 50 metros en Madrid en el que no te da el sol. Aunque bueno... cada cual tiene una historia: mi hermana está ahora mismo pasando el confinamiento a punto de dar a luz, con tres niños y otra en camino". 

Piensa que la próxima llegada de tests rápidos para repartir a criterio sanitario contribuirá mucho a disminuir el nivel de contagio: "Ahora mismo, aún estamos en escala ascendente. Una de las principales fuentes de contagio somos los sanitarios, que no tenemos síntomas y seguimos trabajando. Pero nadie se esperaba que avanzara así de rápido, no se se puede culpar a nadie", señala. Así, anima a "mantener la esperanza en que esto pasará, pero tenemos que ser tenaces porque nos queda mucho por delante. No hay que desesperarse: en ese sentido, me gustaría que mi carta os hiciera poneros en la situación de lo que puede pasarle a un familiar o a alguien a quien queremos. Para evitar que siga ocurriendo, hay que quedarse dentro y aguantar todo lo que se nos diga. Al menos, en nuestro encierro, estamos sanos en principio y tenemos distracciones. No es tan difícil luchar para que no haya más casos".  Asegura que lo primero que hará en cuanto dé negativo será "volver a trabajar"  y, "cuando sea del todo libre, irme a la playa a dar un paseo y respirar el aire".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios