Cádiz

Amigas del Sur lucha por reabrir una cocina que da de comer a 132 personas diarias

  • Hoy tramita en el Ayuntamiento una ayuda vital para seguir prestando este servicio solidario

Hace cinco días, Amigas del Sur, el colectivo solidario que da desayunos, comidas y meriendas diarias a 132 personas, entre ellas una treintena de niños sin beca de comedor, anunciaba que cerraba su cocina en agosto por falta de recursos económicos. Llegaron a julio a lo justo, gracias a donaciones particulares. Pero la paralización o la demora de las subvenciones públicas les obligó a tomar esa dolorosa decisión.

"No hay recursos para agosto", lamentaba entonces su presidenta, Pepa Fernández, en declaraciones a este periódico. "Son trámites con sus procesos y hay que esperar, pero sin dinero para comprar lo básico no podemos seguir cocinando. Estamos hartas de mendigar, de pedir a las instituciones", añadía. La Asociación está "al límite", como "todos los veranos".

Cinco días después no ha habido ningún avance, reconoce Pepa Fernández. "Hoy tengo que hacer unos trámites en el Ayuntamiento, que entregar una documentación, y espero encontrar alguna solución", agregó la portavoz del colectivo.

Además de gracias a donaciones -recibieron una del excedente de salario que se ha autoimpuesto el alcalde de Cádiz y otra de la televisión municipal- el colectivo sobrevive fundamentalmente de una subvención de 15.000 euros cada cuatro meses. "Ahora mismo, con el 20% de esa cantidad, podríamos seguir con nuestra labor", reconoce Pepa Fernández. Porque los gastos no se reducen a lo que cuestan los alimentos, sino que sumando limpieza, local, seguros, gas, teléfono y otros conceptos, el presupuesto se dispara a nada menos que 83.000 euros anuales. Eso, gracias al trabajo altruista de sus socias. Recuerden que dan tres comidas al día a 132 personas durante todo el año a un más que módico coste de 1,2 euros por la comida principal.

"Hay gente de La Corrala con niños pequeños e inmigrantes, pero no podemos hacer nada sin dinero. Nos apañaremos en nuestras casas para cocinar algo y atender lo más urgente. Intentaremos en la medida de nuestras posibilidades acudir a estas personas que son las más vulnerables de todas las que atendemos, pero estamos atadas de pies y manos ante esta situación", señalaba Fernández hace cinco días a este periódico.

En este momento solo pueden asegurar el reparto de alimentos de los viernes con las donaciones de Mercadona. La entidad también distribuye cada viernes productos de desayuno para toda una semana, destinados a más de 20 menores.

No es la primera vez que Amigas al Sur se encuentra ante una situación crítica hasta el punto de obligarlas a cerrar su cocina. En diciembre del año pasado, el colectivo solidario del Cerro del Moro realizaba un llamamiento a la ciudadanía en una época en la que también estaba esperando el pago de subvenciones concedidas tanto por el Ayuntamiento como por la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios