Cádiz

"Me lancé al mar sin dudarlo"

  • Un policía local salva la vida a un bañista en la Victoria

Comentarios 15

Una patrulla policial por la playa, un día gris, ventoso, una llamada de socorro, una víctima y un héroe. Con estos ingredientes se cocina una historia que tuvo final feliz gracias al arrojo de Antonio Dueñas, un policía local de Cádiz que salvó el pasado sábado a un bañista de perder la vida en la que debía de ser una excursión inolvidable que le trajo a la ciudad desde su Sevilla natal. Inolvidable lo será, desde luego, pero estuvo a punto de serlo por otro motivo. Antonio iba de patrulla junto a su compañera en uno de los vehículos de la Policía Local por el extenso arenal gaditano cuando una señora les alertó de que un joven con síndrome de Down tenía serias dificultades para alcanzar la orilla, el mar se lo tragaba literalmente. “Estaba en la orilla y de manera muy alterada nos dijo que no podía salir. El mar estaba bastante picado, había mucho oleaje y bueno, mi compañera hizo las funciones de coordinación desde tierra y yo, con el material que llevamos en el vehículo, pues me lancé al mar. Un ciudadano que también se encontraba por el lugar en ese momento colaboró con nosotros para poder sacar a esta persona. Por fortuna pudimos rescatar al chico”.

Antonio, que atendió a este medio ayer junto al módulo central de la playa Victoria, reconocía que el hombre, de unos 40 años, estuvo consciente en todo momento y que, de hecho, le llamó la atención “la calma que mantuvo a pesar de que la situación era difícil”. Además hay que tener en cuenta que el hombre había sido operado recientemente de corazón y que quizá esto también pudo influir negativamente en sus posibilidades de salir por sus propios medios de las aguas gaditanas.

Para este tipo de situaciones es muy útil el curso de salvamento que los policías locales de Cádiz han recibido hace escasas semanas. “Pues sí, hace una semana hicimos el curso que se da todos los años para estos temas de socorrismo acuático y la verdad es que lo teníamos fresquito”.

Antonio resaltó la buena coordinación que hubo con todos los servicios de playa y que “en dos minutos estaba el servicio médico de la playa atendiendo al chico”.

La persona salvada por el agente era integrante de una excursión que había acudido a Cádiz a pasar el día desde un pueblo de Sevilla. “El suceso causó una gran alarma pero al final, por fortuna, todos pudieron disfrutar al ver que se quedaba en un susto”.

El día de ayer, con poniente fuerte y muchas corrientes, también hacía que la ondea amarilla ondeara en las playas gaditanas. Para la Policía Local es fundamental que se sigan estas señales. “Hay que seguir tanto las indicaciones que se dan a través de las banderas como las advertencias que se hacen por megafonía. La playa de Cádiz es muy tranquila y segura, pero especialmente con grupos que vienen de fuera, con mucha gente que no conoce el medio marítimo, son con los que tenemos más dificultades, por eso se pueden dar con más frecuencia situaciones como esta. La gente de aquí conoce bastante bien la playa”.

Los socorristas estaban en sus puntos de observación, pero el hecho de que la patrulla llegara en el justo momento en que esta persona tenía los problemas para salir del agua hicieron que “prefiriera no esperar y lanzarme al agua para antes que nada coger a esta persona. Fue más rápida la intervención nuestra que la de los socorristas, que también habrían llegado hasta él seguro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios