Cultura

"Esta ópera de Falla retrata como pocas el sentir y la cultura del sur"

  • Aclamada como la sucesora de Teresa Berganza, actúa por primera vez en Sevilla en el rol de la sufrida gitana Salud

Por fin debuta en Sevilla una de las voces más aplaudidas del panorama internacional. Tras encarnar a Salud en La vida breve, la mezzosoprano canaria Nancy Fabiola Herrera volverá en 2009 al Teatro de la Maestranza para protagonizar La bruja, de Chapí, un trabajo por el que acaba de obtener el premio a la mejor intérprete de zarzuela que otorga la Fundación Teatro Campoamor. En abril se estrena en Manaos (Brasil) como Dalila en la ópera de Saint-Saëns.

-¿Qué dificultades vocales presenta el rol de Salud, al que se enfrenta hoy por primera vez?

-La vida breve es una obra emblemática de Falla que retrata como pocas el sentir y la cultura del sur. Por eso me ha sorprendido que no se haya montado antes en Sevilla. Creo que el papel de Salud fue escrito para soprano pero debido a su tesitura lo abordan también las mezzo. Es un rol que exige un registro muy amplio, que pide muchísimo tanto de la zona aguda y media como baja. Es un tipo de voz muy de zarzuela. Uno de los grandes alicientes de este montaje es que incorpora un flamenco muy puro y da libertad al cantaor, en este caso, Mercé.

-De nuevo da vida a una mujer del sur, como en su papel fetiche, Carmen, con el que debutó en el Metropolitan de Nueva York en la producción de Franco Zeffirelli. Parece un hecho que pondrá voz a la célebre cigarrera sevillana en la ópera 'Carmen' que producirá el Maestranza.

-Interpretar a Carmen en Sevilla es uno de esos sueños que siempre he deseado ver cumplido. La propuesta está cursada pero debe ser el Teatro el que lo confirme oficialmente. En ese caso, será un verdadero placer.

-¿Le ayudó su trabajo en Carmen a preparar el papel de Salud?

-Son dos mujeres gitanas pero muy distintas entre sí. Salud es sufrida e introvertida, aunque al comienzo de La vida breve su abuela, a la que encarna aquí Marina Pardo, resalte su salerillo. Su carácter cambia cuando conoce el amor. Carmen siempre es igual, segura y temperamental. Salud, por el contrario, vive el amor con angustia y dolor. Esa pasión que hace que la persona sienta que no es nadie si le falta el ser amado.

-En julio del año que viene volverá a Sevilla para cantar junto a José Bros en la zarzuela La bruja. ¿Qué puede adelantarnos de este montaje?

-La producción de La bruja que verán en el Teatro Maestranza cuenta con la dirección escénica de Luis Olmos y es muy hermosa porque aborda el libreto desde su parte mágica, de cuento. Hace hincapié en el poder transformador del amor. Otras producciones, como la de Emilio Sagi que interpreté en el Baluarte de Pamplona, enfocan la historia desde la política. Mi papel es muy difícil, de una gran exigencia vocal y dramática, porque tengo que hacer de vieja y luego, de joven.

-Su dedicación a la zarzuela le ha reportado numerosos éxitos profesionales en todo el mundo. ¿Considera que la oferta de este género es insuficiente en los teatros españoles?

-La zarzuela en general engancha muchísimo porque es una música rica y colorista. La respuesta de las audiencias fuera de España es increíble. Nuestro género es maravilloso, no desmerece de la opereta o la ópera, por eso hay que apoyarlo y hacer buenas producciones que le quiten esa aureola de mediocridad que le ha rodeado. La labor del Teatro de la Zarzuela ha sido muy importante, atrayendo a cantantes cuya carrera es operística.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios