SIP

La SIP cierra el encuentro de Cádiz alarmada por las 'leyes mordaza'

  • Las conclusiones de la asamblea de editores americanos denuncian el aumento de control sobre la prensa independiente en Venezuela, Argentina o Ecuador

La asamblea de la Sociedad Intermaericana de Prensa que ayer se clausuró en Cádiz elevó las conclusiones de cuatro días de reuniones a definitivas para observar lo que Gustavo Mohme, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa y editor del rotativo limeño La República, calificó como "un panorama sombrío. Cada vez más países se suman a normativas cuya pretensión es limitar la libertad de expresión. Esperemos que no se agrave".

Hacía referencia Mohme a los casos que más han alarmado en este encuentro. En primer lugar, Venezuela, donde una cláusula constitucional sobre información veraz se ha convertido en un vehículo de censura. Al ser el Estado el que determina lo que es una información veraz pueden multarse hasta con dos millones de euros a una cadena como Globovisión por informar sobre un motín carcelario.

Argentina, por su parte, se ve condicionada por distintas regulaciones y una 'no regulación', la de la publicidad oficial que en su día ordenó la Corte Suprema. El dinero público, según el informe de la SIP, llega a los medios dependiendo de su mayor o menor adscripción al gobierno de Cristina Fernández.

En Ecuador, su presidente, Rafael Correa, hace trabajar al legislativo en una Ley de la Comunicación que debe consagrar la información como servicio público y, por tanto, administrada por el Estado. Bolivia trabaja en una dirección parecida con la Ley de Imprenta que propugna. Guatemala da pasos atrás en su ley de transparencia con restricciones a la Ley de Acceso a la Información, que afecta a temas militares y diplomáticos. Porfirio Lobo, presidente de Honduras, enviará una ley de prensa al Congreso al considerar que "los medios defienden intereses particulares en vez del 'apostolado' de la información".

La SIP se ha conjurado para utilizar sus influencias contra estos procesos normativos que forman parte de lo que se considera una escalada en determinados países americanos en contra de la prensa independiente. "Mantenemos reuniones con poderes judiciales de toda América para mejorar el entrenamiento de jueces y fiscales en materia de libertad de prensa", anunció Ricardo Trotti, director de Libertad de Prensa de la SIP. Esto no es tan fácil en todos lugares porque, como recordó el presidente de la SIP, Milton Coleman, no en todos los países americanos existe una divisón de poderes real.

Otro aspecto que se ha destacado en el resumen de estas jornadas ha sido "los numerosos medios del estado realizan una campaña sistemática contra el periodismo independiente, la publicidad oficial es utilizada para premiar amigos, la prensa es acusada de desestabilizadora por responsables de la administración y los mandatarios están ensañados en sus discursos con aquellos que levantan voces críticas identificando y descalificando a los propios periodistas".

Milton Coleman cerró a golpe de martillo la asamblea en tono de humor: "Esto se acabó". Antes agradeció a Cádiz "su hospitalidad" y realizó una encendida defensa de la libertad de prensa existente en Estados Unidos: "200 años de libertad de prensa nos ha hecho perfeccionarnos, tener una jurisprudencia y aprender a convivir aunque no pensemos lo mismo". El informe de Estados Unidos ante la SIP empezaba así: "Pese a las promesas de promover una sociedad más abierta, el gobierno de Barack Obama sigue persiguiendo a informantes e impidiendo que documentos gubernamentales salgan a la luz pública".

Etiquetas

03153017

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios