Bicentenario

La Pepa se echa un cantecito

  • El director de la Agencia para el Desarrollo del Flamenco, Paco Perujo, vincula la libertad con los cantes de ida y vuelta, y anuncia un amplio programa de conciertos y publicaciones para el Doce

"Flamenco soy". El director de la Agencia para el Desarrollo del Flamenco, Paco Perujo, saca una chapita del bolsillo. Embarcado en plena campaña de promoción, convencido de que esta vez la Unesco no hará oídos sordos y declarará al cante flamenco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, Perujo apela a la razón de ser y de sentir de esta tierra, a la Pepa de la libertad y a los rasgos culturales que diferencian a Andalucía, y a Cádiz en particular, del loco mundo mundial. Bicentenario de Las Cortes de Cádiz, dos siglos de flamenco y, en el mismísimo Doce, veinte años de la muerte de Camarón. "Será para siempre", señala, amén de anunciar el acuerdo alcanzado con el Consorcio del Bicentenario que propiciará la edición de material bibliográfico y discográfico específico. Flamenco, libertad universal. Habrá sorpresas, recitales morrocotudos aún por cerrar y puertas abiertas al conocimiento. Armas contra la amnesia, como los cilindros de cera, hallados por un particular, que muestran grabaciones flamencas del siglo XIX.

De primeras, la Agencia dirigida por Perujo va a llevar el flamenco a uno de los eventos escénicos más importantes del mundo, el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, Colombia. "Por primera vez, el flamenco no será convidado de piedra en América". Se trata de generar nuevos espacios, "ganar sin perder", ampliar horizontes y sumar aliados a los ya existentes: Nueva York, Londres, Pekín, Tokyo, París y tantos otros. Y Salzburgo, templo de la música clásica. "El flamenco va más allá de la música en sí; enraizado en el tuétano de la cultura andaluza, el elemento más singular de nuestro patrimonio, pero también embajador en el mundo". El pasado 27 de febrero, sonó flamenco en los cinco continentes, en sendos institutos Cervantes repartidos por el planeta. El Junco actuó en Marraquesh y Rosario Toledo en Chicago, por ejemplo, y otras figuras pasaron por París, Sydney y Tokyo. Un pañuelo.

Aprendiendo de los errores tal vez cometidos hace cinco años, a la segunda se espera la vencida en la Unesco. El flamenco no es una obra maestra en peligro de extinción, todo lo contrario. Hay gente en este país que tiene mucho arte en peligro de extinción, salvo la poca vergüenza, pero el flamenco aspira a lo inmaterial. Cádiz, mismamente, vive de lo inmaterial desde hace tres mil años y pico y no pasa ná. Ya en serio, Perujo remarca que el flamenco posee "enjundia, fuerza, categoría y calidad suficiente, así como "jechuras" y legitimidad de sobra. "Los datos inducen a pensar que hay partido, el balón está en el tejado de la Unesco, hemos hecho los deberes por obligación, responsabilidad y convicción, y trabajamos con otros rincones de España, Extremadura y Murcia. Permanecemos a la espera activa, con la campaña Flamenco Soy en marcha. El flamenco recorrerá los grandes puntos de peregrinación de los aficionados flamencos, y fortaleceremos la candidatura con el mayor número de adhesiones, queremos aunar a doscientos ayuntamientos, ya tenemos a Jerez, Chiclana y San Fernando en la provincia gaditana. Para votar, entrar en la página flamencopatrimoniodelahumanidad.es, ya han rubricado su apoyo desde Estados Unidos, Canadá, Japón, Chile, Italia, Alemania o Francia. "Lo que da idea de la internacionalización del flamenco", enfatiza Perujo. "Andalucía carece de fronteras geográficas; donde haya una persona que se sienta cautivada por el flamenco, ahí está también Andalucía". Andalucía es un estado de ánimo. Y el flamenco tiene casi la misma edad que La Pepa, mira tú qué coincidencia.

Abunda Perujo en los tres procesos experimentados por el flamenco: urbanización, profesionalización y socialización. Igualito que el blues americano, por citar un ejemplo. Del entorno rural a la urbe, de los cafés cantantes a los escenarios de medio mundo.

Si la Unesco hace justicia, La Pepa se irá a los Puertos en el emblemático Doce, doble bicentenario feliz. "El flamenco siempre ha cantado a la libertad", recuerda el director de la Agencia dependiente de la Consejería de Cultura. Y establece una analogía entre ambos universos, el constitucional y el popular. "La libertad fue el principal leitmotiv de las letras del flamenco, coplas de resistencia a las tropas francesas, sucesos de la época relatados al compás de los cantes de la tierra". Cádiz, cuna de la libertad y de los cantes de ida y vuelta. Conviene leer el libro de Javier Osuna en torno al flamenco con denominación de origen. Y dejarse mecer por la nostalgia de futuro.

"Es necesario que Cádiz se convierta en el Doce en la Capital Iberoamericana del Flamenco, como rasgo cultural que podemos exhibir ante el mundo. Y no olvidemos que el flamenco siempre se ha retroalimentado de culturas musicales procedentes del otro lado del océano. Ida y vuelta, puentes culturales, simbiosis total, importación y exportación de cultura".

La Agencia mantiene contactos con el Consorcio para que el flamenco obtenga protagonismo en la agenda cultural de 2012. "Perfilaremos un amplio programa de actividades que perduren más allá del Doce y dejen poso, más allá de la sucinta temporalidad de recitales o eventos públicos. Vamos a editar material bibliográfico y discográfico específico, para mostrar los lazos de unión entre el flamenco y el Doce". Ojo a los Recitales para la Libertad. Serán históricos. A propósito de historia, el gran Manolo Sanlúcar continúa trabajando en la Enciclopedia del Flamenco, una inmensa obra de diez volúmenes carácter audiovisual. Pronto recibirá la visita de Paco de Lucía para preparar unas grabaciones exclusivas.

La contribución del Cádiz flamenco a la historia del género se antoja fundamental, certifica Perujo, que cita a Enrique el Mellizo, Ignacio Espeleta, Aurelio Sellés, Manolo Vargas, Chano Lobato, La Perla y Pericón entre "las estrellas de Cádiz que pueden configurar más de una constelación". Cádiz, cuna de cantiñas, tangos, soleares, libertades condicionales ... "Y sigue aportando nombres: en los años 70 iluminó al mundo con Pansequito o Juanito Villar, sin olvidar la nueva generación", y menciona a Encarna Anillo, David Palomar, Queco Baldomero, Rosario Toledo, María José Franco Juan y PIlar Ogalla o El Junco. "Los valores del flamenco de Cádiz van más allá de las Puertas de Tierra".

ealcina.blogspot.com

03153017

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios