Bicentenario

Felipe González: "Toda nuestra institucionalidad, toda, está en crisis"

  • El ex presidente español y el de Colombia, Ernesto Samper, coinciden en el agotamiento de los modelos políticos en los dos hemisferios · Alertan de un cambio de dirección en los flujos económicos

Comentarios 1

El Foro Eurolatinoamericano de Comunicación, que organiza la Asociación de Periodistas Europeos como aperitivo de cada Cumbre Iberoamericana, contaba ayer en el Centro Cultural Reina Sofía de Cádiz con dos espadas de lujo para abrir el melón del tema de esta edición, Las instituciones el fortalecimiento de la democracia. Dos viejos amigos, el ex presidente español Felipe González, y el ex presidente colombiano, Ernesto Samper, se sentaron en la misma mesa para decir que en la decadente España y en la emergente América Latina las instituciones carecen de la credibilidad que necesitarían para acometer con fortaleza los cambios democráticos que se necesitan a ambos lados del Atlántico.

"Toda la institucionalidad española, toda, está en crisis", dijo Felipe González. La teoría de González parte de la pérdida de control del Estado-Nación de su capacidad de decisión, "la crisis de gobernanza", por abajo, es decir, por la descentralización -"en algunos casos, centrifugación", redefinió-, y por arriba, es decir, por la europeización. Si a esto añadimos, "la desaparición del tiempo y el espacio en la información, que no es otra cosa que internet, nos encontramos con una sociedad que se informa y demanda cambios frente a parlamentos que actúan muy despacio ante elementos que viajan a la velocidad de la luz". El análisis de González incluía la peculiaridad español, los cuatro escalones: local, provincial, autonómico y nacional. Él se decanta por eliminar el segundo, el provincial, las diputaciones, con orígenes muy antiguos, y que resumió con porcentajes: "80% de capítulo 1 (personal) y 20% de inversión".

La crisis institucional que dibujó Samper se hunde, precisamente, en los años que siguieron al asedio de Cádiz y a la Constitución del Doce. "Cuando se habla de las primeras independencias americanas, en realidad se habla de autonomías. Ahí es donde se inicia un tipo de política sin políticos, que ha marcado a América Latina y que hoy está aún vigente. La política la hacen los jueces, los medios, las ONG's... Igual que el café sin cafeína, política sin políticos. Esto se debe a unos sistemas presidencialistas que se miraron en el presidencialismo de Estados Unidos, pero sin coger sus métodos de control, y en la herencia de la monarquía. Así, no existe una oposición parlamentaria propiamente. Tendríamos que avanzar a sistemas semiparlamentarios".

Sobre la situación económica, González no dio mucho tiempo a América Latina para que empiece a notar la crisis. "En este mundo toda epidemia se convierte en pandemia", si bien reconoció que estos países están "en el barrio nuevo" y deben saber aprovecharlo.

Ese 'saber aprovecharlo' se traduce, según Samper, en un mensaje muy keynesiano, en trabajar duro con las infraestructuras. De hecho, recordó la famosa frase de Keynes: "Mil trabajadores haciendo un agujero por la noche y otros mil tapándolo por la mañana". Para ello, los españoles siempre, dijo, son bienvenidos, al tiempo que reseñaba el cambio en los flujos económicos: "Ahora son muchos los americanos que viven en España que antes enviaban dinero a sus familias y ahora son ellos los que reciben el dinero desde América para subsistir".

03153017

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios