Sevilla

El trasplantado de cara recuperará la total movilidad en seis meses

  • Los labios y los pómulos, primeras zonas en las que Rafael ha recuperado la sensibilidad. El equipo médico destaca la rápida recuperación del paciente, ya con el alta médica.

Comentarios 48

Acompañado de su madre, Juana, y su hermana, Belén, Rafael, el paciente que el pasado 26 de enero se sometió en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla al primer trasplante de cara en Andalucía, segundo de España, ha recibido este martes el alta médica y ha comparecido ante los medios en el centro hospitalario acompañado del equipo médico que le atendió en la intervención y le ha hecho el seguimiento en la recuperación.

El paciente agredeció públicamente su labor al equipo médico dirigido por el doctor Gómez Cía. "Estoy muy contento", apenas acertó a decir Rafael, todavía limitado en la dicción. Rafael celebró poder volver a ver al Betis y pidió en su comparecencia –la única que va a realizar y en la que estuvo acompañado por su familia– que, "dejen en paz" a su familia y sus amigos y "se respete su derecho a la intimidad y vida privada". Al tiempo, recordó al donante dando las gracias a la familia de éste.

Los doctores Tomás Gómez Cía, director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados, y Juan David González Padilla, director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Maxilofacial, ambos del citado hospital, acompañados del resto del equipo de profesionales que ha participado en este trasplante, han informado sobre la evolución del paciente durante sus catorce semanas de hospitalización. "Me cuesta pensar en cómo era antes la cara de Rafael", decía el doctor Gómez Cía.

Los médicos aseguraron en la comparecencia conjunta que la recuperación ha sido "todo un éxito" y que poco a poco Rafael va recuperando la sensibilidad, empezando por los labios y la mejillas. El doctor González Padilla relató cómo le tocó los labios al paciente y éste sintió la presión de los dedos del médico hasta gritar de dolor. Aunque Rafael ha recibido este marte el alta, tendrá que continuar con su rehabilitación diaria en el hospital y no será hasta dentro de seis meses cuando el paciente recupere la total movilidad. "Nuestro objetivo es que recupere tanto la funcionalidad de la cara como su vida normal", un hecho que el transplantado hará realidad debido a "la fuerza que muestra en todo momento".

A pesar de que el paciente no pronuncia correctamente su evolución se ha notado a pasos agigantados. Por primera vez se ha podido afeitar, algo que anteriormente escapaba de sus posibilidades pues la enfermedad que tenía le impedía el crecimiento de la barba. De la misma manera, el paciente ha comenzado a tomar alimentos por vía oral y se ha deshecho de la sonda que hasta ahora le alimentaba.

La fuerza de este hincha acérrimo del Betis y devoto de la Esperanza de Triana ha sido esencial para su postoperatorio. "Sus familiares y amigos les ha acompañado en todo momento aunque prácticamente no ha necesitado de su ayuda debido a su fuerza", relataba Esperanza, una de las enfermeras que ha estado durante estos tres meses.

Neurofibromatosis congénita tipo I

El trasplante de tejido compuesto (piel, músculos, hueso y vasos) era la única alternativa terapéutica posible para Rafael, que sufre una grave enfermedad congénita denominada neurofibromatosis tipo uno. Esta patología genera tumores benignos y grandes deformidades principalmente en la cara, así como la pérdida de visión del ojo derecho. Antes de la operación, Rafael sufría enormes problemas para realizar funciones vitales, una situación que lo colocó como candidato idóneo para someterse al primer trasplante de cara en Andalucía, una intervención muy complicada que ha requerido el trabajo de 26 especialistas en el quirófano.

El equipo médico detalló que dos tercios de la parte inferior de la cara han sido reconstruidos debido a los tumores benignos que le desestrcuturaban la estructura facial a Rafael y que le provocó la pérdida de visión del ojo derecho. Asimismo han querido resaltar la complejidad que resultó la operación, debido a la cantidad de vasos sanguíneos de la cara con el principal defecto que conlleva (sangrado), de más de 30 horas  así como el proceso previo de preparación, coordinación y planificación.

Ahora le queda un proceso de rehabilitación así como de logopedia, pues la lengua es fundamental tanto para la pronunciación como la masticación,  y la recueporación de la musculatura facial que influirá tanto en la mímica como en el sellado labial, que le produce la cotinencia de los alimentos, para que pueda masticar, y la pronunciación de las sílabas labiales.

Los médicos han querido detallar que, a pesar de la operación, el paciente se reconoce a sí mismo, así como sus familiares y amigos. Con el éxito de esta operación que cuenta con sólo ocho precedentes en el mundo, el Hospital Virgen del Rocío ya estudia a posibles enfermos que pueden beneficiarse de esta técnica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios