Andalucía

Las trampas que esconde el cañón de Wandrass

El cañón de Wandrass, donde se accidentaron los tres espeleólogos españoles, es "uno de los más difíciles y peligrosos de Marruecos", sostiene el Sindicato de Guías de Montaña de Marruecos. Según Driss Hemmi, uno de los fundadores de la organización -no oficial, pero reconocido por el Ministerio de Turismo-, el barranco "no entra dentro de los circuitos clásicos de montaña debido a su extrema dificultad". Los tres espeleólogos habían emprendido la escalada del Wandrass la pasada semana sin ir acompañados de un guía, un detalle que ha sido resaltado por el director del Consejo Provincial de Turismo de Ouarzazate (donde se encuentra el cañón), Zubeir Bouhout.

También el Sindicato de Guías, en su página de Facebook, muestra su extrañeza por el hecho de que los españoles hubieran emprendido "la aventura" sin un guía. Wandrass es uno de los extremos de la cadena del Mgoun, una de las más altas del Atlas central marroquí, mientras que el otro extremo lo forma el cañón del Mgoun, este último más practicable por senderistas sin gran experiencia.

En esta época del año, además, en la que comienza el deshielo, el cañón de Wandrass está cubierto por placas de nieve y hielo de consistencia diversa según la hora del día o la noche. Por todas estas razones, Hemmi recomienda "absolutamente" que los alpinistas que quieran escalar el cañón que vayan acompañados de guías especializados en escalada: el sindicato dispone de listas de guías y recomienda a personas concretas para itinerarios concretos.

Los guías de montaña -recuerda Hemmi- conocen la región "porque vivimos en la montaña siempre, y no una semana o un mes al año", saben comunicarse en la lengua local (el bereber) en caso de una emergencia y saben cómo las rutas y los caminos pueden sufrir modificaciones en cada estación por la nieve o las lluvias.

Aunque haya europeos con una gran experiencia en montaña alpina y con una equipación profesional, su conocimiento del terreno nunca podrá igualar al de los guías bereberes, subraya Hemmi. El precio de un guía en la alta montaña marroquí oscila entre los 350 y los 500 dirhams diarios (34-46 euros), y cada guía puede acompañar a un máximo de ocho turistas, o diez en caso de que puedan acreditar una gran experiencia en montaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios