Entrevista | Rocío Blanco. Consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía “Vamos a cambiar el SAE para dar un servicio moderno y eficaz”

  • La consejera de Empleo asegura que se diseñarán índices de empleabilidad de cada parado y se integrarán con los cursos de formación, que se recuperarán en 2020

Rocío Blanco posa momentos antes de la entrevista con este diario en el PTA en Málaga. Rocío Blanco posa momentos antes de la entrevista con este diario en el PTA en Málaga.

Rocío Blanco posa momentos antes de la entrevista con este diario en el PTA en Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

Rocío Blanco tiene uno de los retos más difíciles del gobierno andaluz: reducir el paro en una región con el desempleo estructural más alto de España. Lleva nueve meses como consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo y reconoce que aún no se ve como política ya que antes de su nombramiento por Ciudadanos ha sido inspectora de trabajo y ha dirigido la Tesorería General de la Seguridad Social en Málaga.

Habla rápido, mira a la cara y pone ideas sobre la mesa cuyo funcionamiento y éxito habrá que comprobar en los próximos meses.

–Andalucía lleva recibiendo miles de millones de euros, la mayoría de fondos europeos, desde hace más de 30 años y sigue siendo una de las regiones con más paro de España y Europa. ¿A qué se debe esta situación?

–Andalucía tiene un déficit estructural en muchas de las variables que intervienen en que haya un empleo estable. Tiene un paro estructural grande del 12,5% aunque la tasa de paro general sea del 21%; una tasa de fracaso escolar muy alta porque uno de cada cinco estudiantes andaluces no finaliza la educación secundaria, lo que les merma gravemente la posibilidad de cualificarse profesionalmente para un empleo de alto valor añadido; la mayoría de las empresas andaluzas son pymes y micropymes; y existe mucha rotación y una tasa de temporalidad muy alta. Por otra parte hay condicionantes nacionales e internacionales que impiden que Andalucía esté en posiciones más elevadas como el Brexit, la guerra comercial entre EEUU y China, unas cuentas públicas nacionales con un alto nivel de déficit o una población envejecida.

–¿Qué va a hacer la Junta para paliar este contexto?

–Tenemos que generar confianza en el empresariado porque son los que crean empleo. Tienen que tener garantías de que el dinero que inviertan va a tener productividad. Para que los empresarios confíen en Andalucía tenemos que facilitarles el campo. Tenemos una estrategia de simplificación administrativa en la que estamos viendo los 1.872 procedimientos administrativos que existen a nivel nacional de los que 872 son competencia autonómica y 80 en concreto de la Consejería de Empleo. Vamos a simplificar o a eliminar trámites para que las trabas administrativas sean menos importantes a la hora de generar empleo. Vamos a priorizar los proyectos estratégicos en cuanto al nivel de empleo de la región. Se ha creado la figura del project manager que va a estudiar 50 proyectos estratégicos que van a crear empleo en Andalucía para ver qué impedimentos tienen para su implantación. Vamos a crear sinergias con los empresarios para que les resulte atractivo pensar en Andalucía. Vamos a incidir mucho además en la formación, porque es lo que le va a dar el paso al trabajador a una mejor recualificación profesional.

Rocío Blanco posa en el PTA. Rocío Blanco posa en el PTA.

Rocío Blanco posa en el PTA. / Javier Albiñana (Málaga)

–¿Cómo van a recuperar los cursos de formación?

–Llevamos con la formación parada desde 2011, salvo algunos cursos excepcionales en 2016. Andalucía ha perdido el tren en la formación y el reciclaje de sus trabajadores. Ahora mismo nos lastran 1.700 expedientes y 386 millones de euros para empezar esa formación, pero queremos comenzarla a principios de 2020. Iniciaremos con una prueba piloto porque queremos cambiar el sistema de subvención, que se ha demostrado que es ineficiente. Lo vamos a cambiar por la licitación pública a través de la ley de contratos del Estado, por lo que va a haber más seguridad jurídica, más transparencia y va a ser más eficaz.

–¿Qué quieren hacer con el Servicio Andaluz de Empleo?

–Vamos a cambiarlo. Tiene que dar un servicio moderno y eficaz. Ahora el SAE tiene una serie de deficiencias y de lastres tanto en materia de personal como de la organización del trabajo y de los recursos. Necesitamos que los orientadores tengan realmente una serie de herramientas para emplear al trabajador que tiene delante o para mejorar la capacitación del ocupado.

–¿Qué herramientas son?

–Se las vamos a dar a través del perfilado estadístico, que es una herramienta de análisis tecnológico que va a poder determinar un índice de empleabilidad de la persona. También vamos a meter la formación en el SAE porque hasta ahora está ajena en la Consejería. El orientador que está sentado en una oficina del SAE no sabe qué tipo de formación va a hacer la Consejería. El orientador va a tener la capacidad de saber qué cursos se van a hacer y le podrá decir al desempleado qué tipo de empleos tiene posibilidad de conseguir en función de las competencias que les dan determinados cursos y de su índice de empleabilidad.

–La sensación en la calle es que es imposible conseguir un empleo en la oficina del SAE, que solo se va a sellar.

–Efectivamente, vamos a cambiar eso. Otra de las cosas que queremos hacer es evaluar las políticas activas de empleo. Nos hemos encontrado que no existen datos de su incidencia en la empleabilidad. No sabemos qué retorno tienen el bono empleo joven o incentivos a la contratación. Necesitamos evaluar para poder decidir. En el SAE no hay análisis de datos de los tipos de contrataciones ni de otras variables.Tenemos que conocer cómo es el mercado de trabajo andaluz para tomar decisiones de cara a determinadas políticas activas de empleo o de formación. Espero que con todas esas medidas obtengamos resultados, con esa ilusión voy.

–¿Está satisfecha con el presupuesto de la Consejería de Empleo para 2020?

–Sí. Tenemos 1.159,38 millones de euros, un 1,9% más, y si se tiene en cuenta la nueva convocatoria de formación y se suprimen expedientes atrasados, sube hasta el 8,6%. Y del 33,9% en FPE contando con la nueva formación. Ahora no podemos asumir más. La formación va a ser la clave del presupuesto. En 2017 se certificaron cero euros en formación, en 2018 fueron 8 millones de euros y en 2020 queremos que sean 80 millones de euros. Hemos apostado también por las líneas de trabajo autónomo como complemento a la tarifa plana estatal o por la economía social, que ha sido la hermana pobre todos estos años y le vamos a incrementar el presupuesto un 82,4%. Las cooperativas y las sociedades laborales generan 82.000 empleos en Andalucía y el 82% son fijos. Hay que apostar por esa fórmula porque es una garantía para conseguir empleos fijos, que es lo que nos interesa.

–La tasa de paro juvenil y de mayores de 45 años es alta. ¿Qué medidas concretas tiene para estos colectivos?

–Hay varias iniciativas que ya estaban antes como el bono joven, líneas de cooperación local para mayores de 45 años o incentivos a la contratación. Queremos promover una colaboración público-privada para estos colectivos. En 2020 vamos a hacer una prueba piloto con unos dos millones de euros con programas específicos para menores de 29 años y mayores de 45 con un alto y bajo índice de empleabilidad. Lo vamos a hacer en varias provincias andaluzas en colaboración con empresas especializadas en la inserción laboral de estos segmentos de población. Si la primera experiencia sale bien será una línea estratégica de la Consejería en el ejercicio.

La consejera de Empleo Rocío Blanco. La consejera de Empleo Rocío Blanco.

La consejera de Empleo Rocío Blanco. / Javier Albiñana (Málaga)

–Hay empresarios que lamentan que la formación universitaria o de otro tipo no se adapta a sus necesidades reales ¿Estarán los cursos de formación adaptados a la demanda de las empresas?

–Sí porque si no no sirven para nada. La formación tiene que estar íntimamente relacionada con las necesidades del tejido productivo. En todas las provincias estamos organizando una mesas en las que sentamos a empresarios, sindicatos y proveedores de formación para que nos digan qué necesidades formativas tienen en cada sector productivo. Ya se han hecho en todas las provincias y se plantearán las conclusiones en noviembre, de cara a que cuando se abran los cursos de formación en 2020 sepamos realmente cuáles son las necesidades del tejido productivo andaluz.

–¿Qué proyectos tienen con la FP Dual?

–Apostamos por la formación en alternancia, que es la FP para el empleo. Hay una ley de formación profesional que se está redactando liderada por Educación. Tenemos que ir más allá y hablar de centros integrados, en los que los alumnos se formen y tengan competencias.

–En esa línea entiendo que está la recuperación del CIO Mijas, que lleva varios años cerrado. ¿Cuándo se abrirá?

–Nuestra idea era reabrirlo en noviembre pero los tempos de la administración no son los que deseamos en muchas ocasiones. Ha habido que hacer una contratación administrativa para adecentar las instalaciones, si bien tengo que decir que estaban en muy buen estado gracias al trabajo de los cinco empleados que han prestado allí su servicio pese a estar tres años sin cobrar, algo que es encomiable. Vamos a utilizar el aulario y la parte de administración y en 2020 queremos implementar la residencia de estudiantes y el hotel en otras fases progresivas. La Universidad de Málaga estará presente porque vemos fundamental esa simbiosis. Se van a licitar las contrataciones de cursos y queremos que en los primeros 15 días de enero sean una realidad. Vamos a licitar cursos de sumillería, recepción de hotel, idiomas, turismo y docencia para la formación.

–¿Está ya plenamente garantizado el funcionamiento de la escuela de hostelería de La Cónsula?

–Sí, ahora abre además el restaurante y voy a proponer una visita del Consejo de Gobierno para ponerla más en valor.

–Usted es inspectora de Trabajo, ha sido directora de la Seguridad Social en Málaga y está especializada en la lucha contra la economía sumergida. ¿Cómo se podría acabar con ella?

–Este tipo de actividad va siempre por delante de la norma. Hace unos años, por ejemplo, estaban en boga las empresas ficticias y era muy complejo luchar contra ellas. Daban de alta a trabajadores, a cambio de dinero, sin que realizaran ninguna actividad, pero así esos falsos trabajadores tenían derecho a cobrar prestaciones. El Estado se dio cuenta cuando el agujero en el sistema ya era grande. Todas las administraciones tenemos que estar implicadas en la lucha contra la economía sumergida. Hay que aumentar las plantillas de las inspecciones de Trabajo porque hay poco efectivos para la cantidad de empresas que hay en Andalucía. Hay que concienciar a los empresarios y a los trabajadores de las ventajas que tiene estar en el sistema con todos los derechos. Vemos, por ejemplo, que el sistema de pensiones está en entredicho por como está el fondo de reserva de la Seguridad Social. Tenemos que tener la conciencia de que nuestra obligación es cotizar si luego queremos percibir prestaciones.

–A este paso ya se duda todo.

–La tasa de reposición de la pensión respecto al salario es la más alta del mundo, con un 75%, es decir, se percibe una pensión del 75% del salario. En otros países del entorno europeo no se llega ni al 50%. Pese a las críticas, para mí el español es el mejor sistema de pensiones que existe. En otros países que se han visto en situaciones similares han puesto una tasa de reposición del 50% y el resto a través de planes de pensiones privados para salvaguardar su sistema de pensiones. En España igual no sería viable por las circunstancias socioeconómicas que tenemos, pero es el momento de que en España el gobierno que salga de las elecciones del 10N y todos los agentes sociales implicados se sienten porque es un problema muy grave que nos afecta a todos. El Pacto de Toledo se tiene que sentar con voluntad de verdad de llegar a un acuerdo.

La consejera en un momento de la entrevista. La consejera en un momento de la entrevista.

La consejera en un momento de la entrevista. / Javier Albiñana (Málaga)

–El ‘Brexit’ no termina de aclararse. La Junta ha preparado medidas pero, ¿qué plan de empleo concreto hay, sobre todo, para el campo de Gibraltar?

–Somos conscientes del peligro del Brexit para el empleo en el campo de Gibraltar, donde hay 9.700 trabajadores afectados. Le hemos pedido al Gobierno central que adopte decisiones de calado. En nuestra competencia hemos hecho un plan con 112 medidas y en Empleo hemos pensado en incentivos a la contratación de trabajadores que se vean afectados por EREs por el Brexit, medidas de inserción laboral extraordinarias, incentivos al trabajo autónomo o incidir en la formación de los trabajadores, principalmente en hostelería.

–¿Qué piensa cuando ve tantos contratos de horas o días? ¿Cómo se puede combatir la temporalidad?

–Es una gran lacra en el mercado laboral nacional y, en especial, en el andaluz. Hay que enseñar al empresariado las bondades de un contrato indefinido. Más allá del número de días de despido, hay que ver que hay que tener trabajadores formados que controlen los procesos productivos de cada empresa. La precarización, además, da lugar a más accidentes laborales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios