Andalucía

Un químico impresionista en la corte de San Vicente

  • Juan Manuel Marqués Perales presenta su libro El cambio andaluz, que repasa las razones del éxito del PSOE en la comunidad y su fracaso en las pasadas elecciones

  • Entrevista con el autor

Juan Manuel Marqués, Elías Bendodo, José Antonio Carrizosa, José Rodríguez de la Borbolla y Rosa García Perea. Juan Manuel Marqués, Elías Bendodo, José Antonio Carrizosa, José Rodríguez de la Borbolla y Rosa García Perea.

Juan Manuel Marqués, Elías Bendodo, José Antonio Carrizosa, José Rodríguez de la Borbolla y Rosa García Perea. / José Ángel García

Juan Manuel Marqués Perales ha repasado en El cambio andaluz (Almuzara) los motivos por los cuales el PSOE ya no Gobierna en Andalucía “con grandes brochazos y pequeños detalles”. La frase es de José Rodríguez de la Borbolla, que definió el libro recién publicado por el subdirector del Grupo Joly, como una “crónica política impresionista”.

El impresionismo requiere subjetividad y Marqués Perales tiene la propia de alguien que conoce al PSOE desde muy cerca y ha visto cómo se ha movido en las últimas décadas. Pero también es un análisis realizado con la lupa de un químico capaz de “descomponer en elementos simples realidades complejas”, como recordó José Antonio Carrizosa, moderador del acto y director de este periódico y de Publicaciones del Grupo Joly.

En primera fila estaba sentado uno de los protagonistas del libro, el ex presidente de la Junta Manuel Chaves. De los 37 años de gobiernos socialistas glosados en las algo más de 170 páginas de la publicación, en 19 era él quien ocupaba el sillón principal del Gobierno andaluz. Bajo sus mandatos se produjeron los momentos de mayor éxito –si se obvia el proceso que desembocó en la autonomía–, pero también fue él quien organizó una sucesión que, según Marqués Perales, ha resultado fallida.

El éxito de un "nacionalismo inverso"

Esa primera historia de éxito es lo que el autor denomina “nacionalismo inverso”. “Con técnicas propias del nacionalismo –explicó– el PSOE no buscó la distinción, sino la integración de Andalucía en España”. El problema para los intereses del partido fue que “una vez que se le acabó ese motor, perdió atractivo”.

El resultado se podía ver, en vivo, en la mesa del coloquio que albergó ayer la sede de la Fundación Cajasol. Junto a Marqués Perales, además de Rodríguez de la Borbolla, Carrizosa y la editora de Almuzara, Rosa García Perea, se sentó Elías Bendodo el consejero de Presidencia y portavoz del primer Gobierno no socialista de la Junta. Su presencia se debe a una serie de circunstancias muy concretas. “Nada fue decisivo, pero todo en su conjunto”, dijo sobre el resultado final de la noche del 2 de diciembre

“Fue un cambio histórico, pero un tanto extraño. Llegó sin avisar”, recordó el periodista, rememorando la noche del 2 de diciembre. En la sorpresa por el resultado electoral, como reconoció Bendodo, tuvo mucho que ver un incidente en un colegio de Sanlúcar de Barrameda, que provocó un retraso en la publicación de los datos. El primer reparto de escaños que apareció en televisión fue casi el definitivo. 59 para las derechas y 50 para las izquierdas.

La tormenta perfecta cayó sobre San Vicente, sede histórica de los socialistas andaluces. Pero la primera ola impactó en el hotel sevillano donde Susana Díaz pretendía celebrar su victoria. A escasos 900 metros, en la sede del PP andaluz, el jefe de la campaña de Juanma Moreno tenía mucho que celebrar.

“Teníamos una oportunidad”, reconoció ayer Bendodo. Y la aprovecharon. Cuando su jefe le pidió dirigir el camino hacia el 2 de diciembre era consciente de la dificultad. “Vaya el muerto que me había caído encima’, pensé”. Pero, como querían los populares, el PSOE se hundió, ellos aguantaron, Ciudadanos subió y Vox cumplió con las expectativas. Y a todo ello hay que sumar que, según Bendodo, la decepción “no era con el PSOE, sino con la candidata”, Susana Díaz.

Una campaña "demasiado personalista"

Eso también lo supo ver José Rodríguez de la Borbolla, quien reconoció que la campaña socialista del 2 de diciembre fue “excesivamente personalista”. Sin embargo, el veterano ex dirigente del PSOE afirmó que la ex presidenta de la Junta “no se merecía” la “criminalización y demonización” que, en su opinión, sufrió desde el Comité Federal que el PSOE celebró el 1 de octubre de 2016.

Entonces, los barones socialistas defenestraron a un Pedro Sánchez que resucitó para llegar hoy a ser presidente del Gobierno. “Todos los cadáveres políticos resucitan a la mínima. Lo aprendí de Mitterrand”, bromeó el ex presidente.

Esa lección la debe haber aprendido también Susana Díaz, quien, según Rodríguez de la Borbolla, “no tiene un problema de liderazgo” al frente del PSOE andaluz. Si fue un problema –detectado por Marqués Perales, pero que no supo ver la ex presidenta de la Junta– que tanto ella como su equipo más cercano vivieran “ajenos a la realidad”.

“Su primer resultado, en 2015, no fue bueno. Salió deteriorada tras las primarias. Y después adelantó unas elecciones para distanciarse de Pedro Sánchez sin que se lo pidiera nadie”, profundizó el periodista, quien considera que Díaz perdió dos en dos primarias: en las elecciones fratricidas del PSOE en 2017 y las que se dirimen en “los centros de atención primaria”. Se refiere así al descontento provocado por el deterioro de los servicios públicos y que tuvo mucho que ver en la abstención de los votantes tradicionalmente socialistas que se quedaron en casa el 2 de diciembre.

Ese mismo síntoma, según opinó ayer Bendodo en la presentación de El cambio andaluz puede, puede estar incubándose entre los ciudadanos que en abril votaron a los partidos de izquierdas. “Puede haber cierta similitud con lo que ocurra el próximo 10 de noviembre”, sugirió el portavoz del Gobierno poco antes de cerrar un evento al que también asistieron el presidente del Grupo Joly, José Joly, acompañado por tres miembros del Consejo Editorial de Diario de Sevilla: Francisco Ferraro, José Luis Ballester y Mariló Montero.

Acudieron también otros cuatro miembros del Ejecutivo de PP y Ciudadanos: Rogelio Velasco, consejero de Economía, Marifrán Carazo, consejera de Fomento, Carmen Crespo, consejera de Agricultura y Patricia del Pozo, consejera de Cultura. En la representación socialista destacó, además de Chaves, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, y Amparo Rubiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios