Andalucía

"No podemos crear guetos con la libre elección de centros"

  • La enseñanza pública es su gran empeño: elevar su prestigio y eficacia y conseguir que todos los actores se sientan protagonistas

Comentarios 2

-Andalucía ha realizado una apuesta muy importante por la introducción de las tecnologías en las aulas, aunque todavía hay ciertas reticencias con el  programa.

-Comprendo que todavía hay gente que piense que se tira el dinero dando un ordenador a un niño, pero es que el ordenador es el lápiz del siglo pasado. Para los niños es una herramienta extraordinaria.

-Aún así, da la sensación de que la escuela va muy retrasada respecto a los avances de la sociedad.

-Es que la educación es algo que está siempre por terminar. Por hacer. El cambio es permanente. ¡Quién nos iba a decir que íbamos a ver a chavales de diez y once años caminar al colegio con un ordenador bajo el brazo!  El primer espacio en el que el termómetro de los cambios y avances sociales debe llegar es al sistema educativo. Y en demasiadas ocasiones es donde llega más tarde. Hay que prepararse para todos esos cambios. Procurar que quienes más dificultades tienen no se queden atrás y, al mismo tiempo, que quienes más capacidad tienen no queden frenados esperando a los rezagados.

-¿Cuál sería el siguiente paso en la Escuela TIC 2.0?

-Queremos que el ordenador sea también un instrumento al servicio de la familia. Ya estamos haciendo cursos para que los padres que voluntariamente quieran puedan formarse en el uso de las nuevas tecnologías. Hemos conseguido que 200.000 hogares en Andalucía tengan un ordenador. Nunca nadie ha hecho antes en Europa una iniciativa de esta naturaleza.

-Los inmigrantes son los que están sufriendo la cara más dura de la crisis.  ¿No precisa esta nueva situación una nueva estrategia que no provoque guetos?

-De lo que se trata es de equilibrar el sistema educativo sostenido con fondos públicos y que no provoquemos guetos en ningún sentido. Tenemos que huir del apartheid. Y es verdad que tenemos que estar muy vigilantes para que los centros sean lo más parecidos a la sociedad en su pluralidad. Porque se puede pensar que son alumnos que estorban o que molestan.

-¿Qué piensa de quienes defienden que la Junta debe ampliar los conciertos en función de la demanda?

-La obligación de la Administración es ser eficiente: gastar el dinero de los ciudadanos bien. Nosotros no podemos, en función de la demanda, garantizar sin límite unas plazas y tener otras disponibles. No hay sociedad que lo pueda sostener. Los poderes públicos tienen que garantizar el derecho de acceso al sistema educativo en condiciones de igualdad y a una educación de calidad. Del mismo modo que se tiene que garantizar el derecho a una vivienda digna y asequible. Pero que eso lleve a decir la quiero en tal calle parece poco aceptable desde un punto de vista social.

-¿No sería más operativo y justo potenciar una buena enseñanza de idiomas en todos los centros que cuidar unos centros bilingües a los que sólo accede una minoría?

-Extender la iniciativa, sí; generalizarlo es complicado. Es una cuestión que necesita presupuestos pero no únicamente. También requerimos condiciones. Estamos haciendo un gran esfuerzo para que haya profesores que se puedan formar. Pero hacen falta más profesores bilingües, no sólo profesores que hablen dos lenguas sino que puedan enseñar otras materias en inglés. Y eso no es sencillo.

-¿Qué planes concretos tiene la Junta para la FP que se vincula expresamente a la Estrategia para una Economía sostenible?

-Estamos trabajando ya en el segundo plan. Ha pasado de ser el refugio de los malos estudiantes a convertirse en el espacio de oportunidad para generar un empleo. Esta ha sido la gran conquista del sistema educativo. Ya hemos conseguido que la sociedad no vea a los estudiantes de FP como de segunda fila. Tenemos que mejorar en aquellas titulaciones que más demanda y más oportunidades van a tener y tenemos que flexibilizar el sistema antes de llegar a la FP para que haya elementos de intersección si un alumno quiere replantearse su carrera. 

-El experimento de cobertura de bajas docentes que se está llevando a cabo en 200 centros de toda Andalucía está resultando un éxito. ¿Se puede extender?

-Nuestra voluntad, primero, es evaluar cómo está funcionando. Pero, sin dejar de evaluar, vamos a seguir incrementándolo. Es verdad que nos está dando unos rendimientos muy positivos y creo que es un tema muy importante, especialmente en el ámbito de la educación pública. Yo tengo el empeño determinando de elevar el prestigio de la educación pública. Elevar su prestigio, su eficacia y que todos los actores se sientan protagonistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios