Andalucía

El peligro acecha en la aglomeración

  • La Navidad y las rebajas son un momento idóneo para los carteristas, que aprovechan la afluencia de personas para realizar hurtos en los bolsos y mochilas de los viandantes

El pasado miércoles, con el reparto de los regalos de Reyes, acabaron las fiestas navideñas. Pero la partida de los magos de Oriente no acabó con las aglomeraciones, sino todo lo contrario. Los que necesitan cambiar alguna talla -o no están del todo satisfechos- y los buscadores de gangas tomaron el relevo a los compradores de regalos para aprovechar las rebajas. El resultado es que las zonas comerciales y turísticas de las grandes ciudades andaluzas llevan más de un mes siendo un hervidero y eso las convierte en el perfecto caldo de cultivo para los carteristas.

Junto con las vacaciones de verano, la Navidad es el momento álgido para estos delincuentes, que aprovechan los descuidos para hacerse con bolsos, carteras y teléfonos móviles. Según el grupo CCP, Andalucía se sitúa en el podio nacional de este tipo de delitos, con el 15,6%, sólo por detrás de Cataluña y la Comunidad de Madrid. La compañía aseguradora realiza el estudio en base al balance de criminalidad de los nueve primeros meses del año publicado por el Ministerio del Interior.

Aunque están alejados de los centros urbanos, los aeropuertos se han convertido en uno de esos lugares donde hay que extremar la precaución. En la comunidad hay dos grandes aeródromos, el de Málaga -que es la gran puerta de entrada para los turistas que buscan sol y playa- y el de Sevilla. Casi 15 millones de personas pasaron por estas dos infraestructuras en los nueve primeros meses de 2015 y la recomendación para ellos es que vigilen su equipaje. Los carteristas aprovechan los espacios cercanos a las puertas de salida para poder huir con el botín rápidamente.

Para llegar al centro de las ciudades o moverse entre una y otra, muchos turistas se sirven del transporte público y los intercambiadores como estaciones de tren o autobús. Una vez en la ciudad hay varios puntos calientes. Las mencionadas calles comerciales, saturadas en momento de rebajas, permiten al viandante despistarse fácilmente. La actuación de una agrupación carnavalesca en la sevillana calle Sierpes o un músico en plena calle Larios pueden ser una distracción que pone al acecho al ladrón, que puede aprovechar el momento para acercarse sigilosamente e intentar meter la mano en un bolso desprotegido o una mochila mal cerrada.

En una situación similar se encuentran las zonas de interés turístico -como puede ser el entorno de la Catedral y los Reales Alcázares de Sevilla- y lugares donde se formen colas, como la entrada a museos como el Thyssen malagueño, la Alhambra de Granada o la Mezquita de Córdoba. En estas mismas localizaciones suele haber negocios de restauración, la mayoría con terrazas instaladas, y es otra de las zonas más complicadas. La costumbre de colocar el teléfono móvil sobre la mesa ha creado un reclamo para algunos carteristas que se acercan a las mesas con la excusa de pedir un donativo.

Sevilla, como ciudad más poblada de Andalucía y receptora de un importante número de turistas nacionales e internacionales, se coloca a la cabeza en número de delitos en los primeros nueve meses de 2015, pues copa el 15,2% de las denuncias por hurtos en la región. A nivel nacional, la cifra se traduce en el 2,5%, sólo por detrás de Madrid (13,3%), Barcelona (11,7%) y casi empatada con Valencia (2,6%). En la clasificación andaluza, Málaga es la segunda ciudad con mayor incidencia de este delito, con el 9,9% de las denuncias a nivel andaluz, seguida muy de cerca por Granada, que copa el 9,2%. Aunque Córdoba es la tercera ciudad con más habitantes de la región, la capital nazarí la duplica en número de querellas por carterismo al albergar el monumento con mayor número de visitas de España, la Alhambra de Granada. La quinta en discordia es la muy turística Marbella, que registra el 3,8% de los hurtos aunque es lan novena ciudad más poblada de la comunidad. Dos décimas por debajo está Jerez, que supera al resto de capitales: Huelva, con el 2,7% de las denuncias; Almería, con el 2,6%; Cádiz, que tiene el 2,1%; y Jaén, que cierra la clasificación con el 1,2% de los delitos y está por debajo de ciudades como Dos Hermanas (1,5%) y Algeciras (1,3%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios