Andalucía

El nuevo gobierno de la Diputación de Málaga dice que está "en quiebra"

  • El PP cifra el endeudamiento en 291 millones y el PSOE niega que eso sea cierto

Diez días han pasado desde que el nuevo equipo de gobierno del PP tomó las riendas de la Diputación Provincial de Málaga, y parece claro que han dedicado este tiempo a hacer cuentas. Aunque aseguran que será necesario un período más largo para realizar una auditoría a fondo, por el momento, el vicepresidente del PP, Francisco Oblaré, el portavoz de los populares, Francisco Salado, y la diputada de Economía y Hacienda, Francisca Caracuel, comparecieron ayer para anunciar la situación económica que han heredado del anterior equipo de gobierno, liderado por el socialista Salvador Pendón. "Lamento decir que la situación es de quiebra técnica real", aseguró en varias ocasiones Salado, a lo que añadió: "El deficit presupuestario es alarmante, y el ahorro neto y la liquidez están por los suelos".

El portavoz cifró la deuda total de la Diputación en 291millones de euros, entre la deuda con bancos (217.000.000), la contraída con proveedores (13.300.000) y la devolución que se debe hacer al Estado (61.000.000), por lo que el nivel de endeudamiento de la institución estaría, según el PP, por encima del 143%. Los populares se mostraron muy severos en sus críticas hacia la gestión del anterior gobierno. "Cuando yo decía que eran unos inútiles, es porque han demostrado ser unos inútiles, políticamente hablando", llegó a decir Salado.

"La política que se ha hecho durante estos meses es de tierra quemada, de arrasar todo lo que se pueda y despilfarrar sin control presupuestario", criticó el portavoz del PP, quien además señaló que en cinco meses se han realizado subvenciones por valor de 13 millones de euros, y que el interventor municipal realizó 2.000 reparos de legalidad.

Por otro lado, Salado precisó que el déficit actual de la Diputación es de 18 millones, y declaró que estiman que se pueda llegar a menos 35,9 millones antes de que acabe el año. "Si esto no es quiebra técnica que venga Pendón y lo vea", criticó. Asimismo, informó de que los datos de ahorro bruto habían caído "en picado" de los 36 millones a 3,7 millones negativos, por lo que dijo que la capacidad para acometer obras y pagar deudas "está al límite".

Con este panorama, el PP augura una legislatura "muy difícil", porque según dicen cuentan con "poco margen de maniobra". El grupo popular presentará un plan de austeridad a finales de julio, pero Oblaré ha anunciado recortes inmediatos en materia de salarios y coches oficiales. En cuanto a los sueldos se prevé una bajada media del 13% para los miembros de la corporación, mientras que el del Presidente, Elías Bendodo, se recortaría un 17%. Los coches oficiales pasan de veinte a seis. En conjunto, se estima un ahorro de cuatro millones en cargos de confianza y equipo de gobierno.

Por su parte, el portavoz del Partido Socialista en la Diputación, Francisco Conejo, defendió en un comunicado que el funcionamiento de la institución "está garantizado con los 54 millones de euros" dejados en las arcas provinciales, y que la deuda no se aproxima "ni de lejos" a los datos lanzados por el PP. Así, Conejo lamentó que el grupo popular haya entrado en el ente supramunicipal "atacando con insultos y falsedades", por lo que pidió una rectificación pública, a la vez que acusó al PP de falsear la realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios