Andalucía

La memoria de Órgiva

  • Homenaje a fusilados por los franquistas en el pueblo granadino.

Comentarios 2

José García Porras (30 años); Miguel Ergueta Morillas (27); Antonio Bueno Terrón (55); Federico González Alonso (35); Antonio Gálvez Álvarez (32); Manuel Yáñez Bolaños (21); José Arenas López (40) y Manuel Tello Serrano (45) fueron las primeras víctimas que cayeron en Órgiva (Granada) tras el golpe de Estado del general Franco, nada más iniciarse la Guerra Civil, concretamente el 25 de julio de 1936. Esas víctimas permanecieron enterradas en una fosa común en el antiguo cementerio de Tablate, cerca de Lanjarón, hasta que en el año 1984 se produjo el traslado de los restos a una tumba común en el antiguo cementerio de Órgiva, localidad de la que eran naturales. Un traslado que se realizó en presencia de los familiares y en la más estricta intimidad. 28 años después, el Ayuntamiento de Órgiva ha querido realizar un acto de homenaje a estas víctimas "con todos los honores". Un acto muy emotivo en el que estuvieron presentes medio centenar de vecinos, los propios familiares de los fallecidos y que consistió en el traslado de los restos de las víctimas desde el antiguo camposanto hasta el actual cementerio de la localidad.

José García Díaz, nieto de José García Porras señalaba que "para mí hoy ha sido un día muy emotivo porque mi padre siempre luchó porque se hiciera este reconocimiento hacia su padre, y hacia sus compañeros por defender sus ideales. Estamos muy agradecidos con todas las instituciones que han hecho posible este homenaje que creemos que es justo y necesario".

En el acto, la alcaldesa de la localidad, María Ángeles Blanco, señaló que "hemos querido rendir un merecido homenaje a todos aquellos fallecidos durante el régimen franquista y que yacen quién sabe dónde, en fosas de muchos rincones de la geografía española. En el caso que hoy nos trae, afortunadamente, si sabemos donde están gracias a las aportaciones testimoniales de personas que, con miedo a represalias, consiguieron hablar para localizar las fosas. Ocho vidas que fueron robadas, algunas de ellas por el simple hecho de pertenecer a una determinada afiliación política". Asimismo señaló que "gracias a la lucha incansable de los propios familiares y de la presencia de un testigo mientras se cometían los fusilamientos, los restos de estas ocho víctimas finalmente fueron localizados, exhumados y trasladados hasta el antiguo cementerio de Órgiva".

Por su parte, la vicepresidenta tercera del Parlamento andaluz, Teresa Jiménez, destacó que "mi presencia aquí es la de mostrar el compromiso de devolver la voz a quienes no la tuvieron, de devolver esa memoria que nos arrebataron y, sobre todo, de dignificar a todas las víctimas de la guerra civil que aun yacen en tantas cunetas y en tantos barrancos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios