Sevilla

La juez manda a prisión sin fianza al ex policía que retuvo a sus hijos

  • Le retira de manera cautelar la patria potestad sobre los menores y le prohíbe comunicarse y acercarse a ellos.

El furgón policial con el padre que no entregó a sus hijos llega a los juzgados. El furgón policial con el padre que no entregó a sus hijos llega a los juzgados.

El furgón policial con el padre que no entregó a sus hijos llega a los juzgados. / Antonio Pizarro

Comentarios 4

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Dos Hermanas decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para Manuel Lebrón, el ex policía local de Alcalá de Guadaíra detenido el pasado martes por retener a sus hijos de 9 y 10 años y no entregárselos a su ex mujer el día 30 en un punto de encuentro de Granada acordado previamente. La juez le prohíbe comunicarse y acercarse a sus hijos a menos de 300 metros y suspende de manera cautelar la patria potestad del detenido sobre los menores.

Lebrón llegó sobre las diez de la mañana a los juzgados de la plaza Escultora Carmen Jiménez del municipio nazareno dentro de un furgón policial y bajo fuertes medidas de seguridad. El vehículo iba escoltado por un coche y tres motos de la Policía Nacional. Además, delante del edificio de los juzgados había varios agentes, algunos de ellos con metralleta.

La magistrada envió al ex policía local a prisión por un delito de atentado a agentes de la autoridad, como solicitó durante la comparecencia de el Ministerio Fiscal, por el riesgo de fuga y la gravedad de los hechos, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Lebrón agredió el martes con un cuchillo de grandes dimensiones a tres agentes en el momento del arresto. Estos fueron atendidos en el Hospital Virgen del Rocío de varias lesiones y cortes. Para la magistrada, existen indicios "suficientes" de que el detenido es el autor de este delito, para el que la ley prevé una pena de cárcel de hasta cuatro años y seis meses.

Con su envío a prisión sin fianza, la juez quiere evitar además la reiteración delictiva, ya que Lebrón fue detenido en 2017 en otras dos ocasiones por delitos contra agentes de la autoridad.

El delito de la sustracción de menores del que también se le acusa será investigado por el Juzgado de Violencia de Género más adelante, según fuentes cercanas al caso. La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Dos Hermanas, sin embargo, sí dictó un segundo auto en el que acuerda, como solicitó el Ministerio Fiscal y el abogado de la acusación, medidas de protección para los menores y prohíbe a Manuel Lebrón acercarse a sus hijos a una distancia inferior a 300 metros, así como a su domicilio y centro de estudios, y comunicarse con ellos, directa o indirectamente a través de terceras personas. También acordó la suspensión cautelar de la patria potestad del detenido sobre los menores. Esta causa será remitida a los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de Granada para que se tramite en este partido judicial, ya que en esta ciudad se encuentra actualmente el domicilio de la madre, Sonia Barea.

Según relata la progenitora de los menores en su declaración, recogida en el acta de comparecencia, los niños "han sido víctimas de hechos que serían constitutivos de delitos de violencia de género" cuando convivían con su padre, ya que éste les prohibía acercarse a la ventana y contestar si alguien llamaba a la puerta, les decía que no iban a volver más con su madre e intentaba hacerles fotografías tumbados en el suelo manchados de sangre simulando que estaban muertos.

A Lebrón se le notificó también durante la comparecencia la ejecución de la condena de dos años y 10 meses de prisión que pesa sobre él y que fue dictada hace un año por el Juzgado de lo Penal 6 de Sevilla por un delito de malos tratos contra su ex mujer. El ex policía había recurrido el auto de ingreso en prisión, que ha sido finalmente rechazado, como le comunicó la juez.

Durante su intervención, Lebrón calificó la medida solicitada por la Fiscalía de "desproporcionada". Para el detenido, la postura del Ministerio Fiscal es "indignante", dado que, "por muy promiscuo que sea en materia conflictiva con la sociedad, en cinco años se ha caracterizado por ser un padre excelente, realizando mil kilómetros para poder ver a sus hijos" - ya que él vive en Sevilla y su ex mujer en un centro de acogida de Granada, donde solicitó ayuda para alejarse de su antigua pareja-, por lo que "tanto la pérdida de la patria potestad como la pérdida del régimen de visitas rompe de plano el derecho de familia".

El padre de los menores, en su declaración, alegó también que no llevó a los niños al punto de encuentro en Granada porque éstos "se encontraban indispuestos", según informaron fuentes del caso, y que no avisó a la madre porque "no tiene móvil".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios