JUICIO DE LOS ERE

Manos Limpias: “De Administración a Administración no hay malversación”

  • Retira la acusación contra Chaves y Griñán “por prudencia”

  • El sistema penal “no debe ser ajeno a la misericordia”

El abogado de Manos Limpias llega al juicio de los ERE El abogado de Manos Limpias llega al juicio de los ERE

El abogado de Manos Limpias llega al juicio de los ERE

Comentarios 1

El abogado del sindicato Manos Limpias, Rafael Prieto, justificó este miércoles en el juicio de los ERE su retirada de la acusación contra los ex presidentes Chaves y Griñán y otros imputados “por prudencia” y porque “buscaron dar solución a un problema ciudadano que nadie niega que creaba alarma”. 

“Buscaron solucionar un problema pero lo hicieron al margen de ley y dejando agujeros para el futuro”, afirmó ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla.

Rafael Prieto hizo una intervención plagada de citas clásicas y de dichos populares. El abogado recordó los orígenes profesionales de los acusados para afirmar que “vienen de profesiones hiper éticas y no me puedo creer que no se enteraran de nada”. "Se despistan casi mil millones pero aquí nadie se percata de nada. Un saqueo que era vox pópuli".

Explicó lo ocurrido con un refrán: “tanta culpa tiene el que mata la cabra como el que la tiene por la pata”, y añadió que en el caso que nos ocupa "tenemos los que la matan, los que la agarran, los que miran y los que no quieren mirar".

Manos Limpias justificó su retirada de la acusación contra el ex presidente de la Junta Manuel Chaves, el que fuera jefe del gabinete jurídico Francisco del Río, el ex interventor general Manuel Gómez y el ex secretario general de Hacienda Antonio Estepa. También retiró los cargos por el delito de malversación contra otros tantos acusados, entre ellos el ex presidente de la Junta José Antonio Griñán, para el que inicialmente solicitaba seis años de prisión.

Prieto empezó su intervención citando a Mar Moreno, ex consejera de la Junta que llegó a estar imputada en el caso de los ERE. Cuando declaró como testigo en este juicio, Moreno afirmó que “el cien por cien de la actividad de cualquier gobierno es intentar solucionar los problemas”.

Por eso, Prieto aseguró que todos los acusados en este juicio “se enfrentaban a conflictos sociales y situaciones de emergencia y de alarma que nadie duda”. El problema: que el sistema que pusieron en marcha se situó al margen de la ley. “Dejaron de lado el Derecho y se movieron por el sentido común de la calle”, según el letrado.

Al buscar esa solución al margen de la ley “no obtuvieron beneficios concretos para ellos” y, por el contrario, “pusieron en riesgo su seguridad personal y sus trayectorias profesionales impecables”. Es cierto que en las ayudas se eludieron los controles, pero se hizo “en un mal entendido beneficio colectivo”. 

“Prefiero equivocarme por defecto”, dijo Rafael Prieto para explicar que retira su acusación “por un principio de prudencia”. En especial se refirió al ex interventor general de la Junta Manuel Gómez Martínez, del que retiró la acusación "no porque haga las cosas bien, que consideramos que no las hizo nada bien, sino porque en la medida en que su Institución lo respalda (evidenciando que cualquiera en su situación habría actuado exactamente igual)", ha dicho.

Basó  parte de su argumentación en una reciente sentencia de la Audiencia de Jaén que absolvió a un alcalde acusado de desviar dinero para una guardería a otros gastos públicos. “De Administración a Administración no hay malversación”, resumió el abogado en una rima que provocó la risas de otros letrados y le obligó a precisar que “el pareado es mío”.

Aseguró que las modernas doctrinas “han venido a dar cierta manga ancha a estos caprichos de los regidores” porque “la Administración siempre se presupone solvente y solo hay un desenfocado modo de ver las necesidades públicas”.

El abogado de Manos Limpias introdujo una cierta contradicción al decir que “la sociedad que cuente con buenos políticos será mejor” y que “el ciudadano de a pie necesita una respuesta frente a este saqueo de miles de millones, como si fuera una forma de terapia”. Pero a continuación afirmó que “mal nos irá  si solo usamos el sistema judicial para expresar un rechazo mediante condenas largas y severas”. El Derecho “no debe ser ajeno a la misericordia”, dijo dirigiéndose al tribunal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios