Málaga

Investigan el supuesto acoso a una niña que estuvo en coma por la ingesta de pastillas

  • El instituto abre un protocolo “por seguridad”

  • La denuncia policial refleja que sufrió “vejaciones, agresiones y amenazas”

Vista general de Marbella. Vista general de Marbella.

Vista general de Marbella. / M. H.

La Policía Nacional tiene abierta una investigación por un presunto caso de acoso escolar a una menor de 13 años que cursa 1º de ESO en un instituto de Marbella. La madre de la menor denunció los hechos el domingo, dos días después de que la niña ingresara en coma por una intoxicación tras una ingesta masiva de psicotrópicos y antidepresivos cuando se encontraba sola en su vivienda. Fue al recuperar la conciencia cuando, según explicó un familiar a este periódico, relató que desde que comenzó el curso viene sufriendo “vejaciones y acoso” por parte de unos compañeros, a los que ha denunciado. Asimismo, reconoció que había provocado que la expulsaran del centro porque no quería volver.

En la denuncia presentada ante la Policía Nacional, la madre asegura que desde el principio de curso “es habitual” que la menor “llegue a casa llorando ya que muchos compañeros se ríen de ella, la insultan y amenazan e incluso la agreden”. En palabras de un portavoz familiar, se le comunicó a la dirección y a la tutora “en repetidas ocasiones”, pero le respondieron “que eran cosas de niños”. La madre llegó a pedir "un cambio de clase". La denuncia recoge además supuestas amenazas de muerte por parte de uno de los alumnos si no accedía a determinadas prácticas sexuales.

La madre denuncia que es "habitual" que llegue a casa llorando porque muchos compañeros "se ríen de ella, la insultan y amenazan"

En palabras de un portavoz de la familia, tiene “pánico a salir sola a la calle”, por lo que comenzará a recibir “ayuda psicológica”. Asegura que no volverá a estudiar en ese instituto, “aunque pierda el trimestre”. Fue esta persona quien trató de reanimarla cuando la hallaron inconsciente en el inmueble. Tras una primera atención en el Hospital Costa del Sol de Marbella, hubo que derivarla al Materno. Había consumido, dijo el familiar, “más de 60 pastillas”. “La tuve muerta en mis brazos, no me vale el perdón”, denuncia.

Aunque la investigación se encuentra todavía en una fase incipiente, las primeras pesquisas apuntan a que los supuestos agresores son menores de 14 años, por lo que no se les podría exigir ninguna responsabilidad penal, según fuentes policiales.

La directora del centro educativo en el que está escolarizada la alumna explicó ayer que, tras conocer lo ocurrido, se abrió un protocolo por “seguridad” para detectar si se trata de un caso de bullying. Asimismo, lamenta las “acusaciones que se están vertiendo por parte de la familia” contra el instituto, al que acusan a través de las redes sociales de no tomar medidas al respecto. “La Policía está investigando y llegará hasta el final de la cuestión”, apostilló la responsable, quien aseguró que hasta ahora no había tenido sospecha de que la menor fuera víctima de un caso de estas características.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios