Lluvias

Esta vez el caos le tocó al Centro y a la zona este

  • Más de 200 incidencias en las dos zonas de la ciudad, que quedaron anegadas por los más de 150 litros por cuadrado caídos en varias horas

De nuevo la lluvia se ceba con Málaga capital. Una fuerte tormenta, que descargó en la madrugada de ayer una impresionante tromba de agua y granizo durante varias horas, volvió a dejar sumida en el caos a zonas como el centro histórico y el litoral este. Calles cortadas, viviendas y locales anegadas, desprendimientos que afectaron a vías enteras, arroyos desbordados y conductores atrapados en sus vehículos fueron sólo algunos de los graves efectos que dejó tras de sí la intensa precipitación caída y que superó los 152 litros por metros cuadrados en tan sólo varias horas en zonas como el puerto.

La lluvia comenzó a caer tímidamente en Málaga poco antes de la medianoche, pero fue pasadas las 2:00 cuando empezó a descargar una espectacular tormenta que mantuvo a la ciudad en vilo hasta primeras horas de la mañana, si bien fue entre las 3:00 y las 4:00 horas cuando se vivió el peor momento como prueba del hecho de que en ese intervalo se acumularon hasta 80 litros por metro cuadrado en el puerto malagueño. Las previsiones meteorológicas que se dieron el día anterior se quedaron muy cortas en proporción a lo que realmente ocurrió. Solamente se activó a medianoche la alerta amarilla en Málaga por el riesgo de que se acumularan 15 litros por metro cuadrado, pero la intensidad de la tromba de agua y el granizo caído obligaron a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a pasar primero a naranja la alerta por este fenómeno y a rojo poco después ante la desproporción de las consecuencias de la fuerte tormenta.

Una tromba de agua de tal magnitud que hizo que la red de alcantarillado de la cuidad no diera a basto a absorberla, lo que provocó la inundación de numerosas calles del centro histórico, La Malagueta, El Limonar, Pedregalejo y El Palo. El Centro Municipal de Emergencias recibió más de 200 avisos durante las horas críticas, y la Policía Local y los bomberos de la ciudad se vieron desbordados durante la madrugada para atender las decenas de incidencias que la lluvia fue causando, aunque no se llegó a activar el plan municipal de emergencias. Los mayores problemas se concentraron en el centro de la ciudad donde durante la madrugada hubo que cortar al tráfico importantes vías de comunicación como las calles Carretería y Ollerías, o el Paseo de los Curas o el Muelle de Heredia debido a que la acumulación de agua llegó a superar el metro de altura. Tanto es así que unos 25 vehículos se vieron seriamente afectados por la anegación del aparcamiento de la plaza de la Marina.

Con la primera luz del día, la dimensión de la catástrofe se hizo más palpable y, tras una noche horrible, la intensa lluvia empezó a remitir en Málaga dejando a su paso un reguero de desastre y situaciones de verdadero miedo entre numerosos malagueños, que se vieron afectados especialmente en el distrito Este y que tuvieron problemas en el suministro de luz y agua en algunos puntos.

En esa zona fue necesario efectuar evacuaciones preventivas en cinco viviendas por el desprendimiento de los muros de contención, mientras que en el antiguo balneario de los Baños del Carmen se vio una escena de autentico pánico cuando la Policía Local y Nacional tuvieron que desalojar sobre las 3:51 horas a 50 personas que habían asistido poco antes a un concierto de jazz celebrado allí y que se refugiaron en el restaurante ante la imposibilidad de salir. De hecho, el establecimiento sufrió importantes daños. Pero uno de los sucesos más graves tuvo lugar en la calle Flamencos al hundirse parcialmente la calzada y arrastrar a tres vehículos que se encontraban en la zona. En uno de ellos se encontraban dos jóvenes, que resultaron heridos leves y que fueron trasladados al Hospital Regional de Málaga.

El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, visitó ayer esta zona y aseguró que por el momento se desconocen los motivos que provocaron el hundimiento completo de esta calle y que afectó a la estructura del edificio ubicado en el número 41. "Lo estudiaremos técnicamente porque pudo deberse a que reventó una tubería", advirtió el regidor, que aprovechó para insistir en que lo ocurrido ayer "nos reafirma en la necesidad de tener más capacidad de defensa en la ciudad frente a las inundaciones".

Además, entre las incidencias más importantes destacan el desalojo de forma preventiva de una vivienda en la calle Andaluces tras la caída de un muro, el desprendimiento de una roca en la calle Marco de Obregón que afectó a tres vehículos sin causar daños personales y la entrada de agua en los bajos de una residencia de ancianos de la urbanización Cerrado Calderón que no afectó al funcionamiento de las instalaciones. También en la barriada de El Palo, una familia tuvo que ser evacuada por prevención en la calle Santa Gema, debido a la caída de un muro de contención que ha afectado a la casa mata donde residían.

En zonas como El Limonar, la tromba de agua también provocó momentos de angustia entre los vecinos del entorno del arroyo de La Caleta, que se desbordó en algunos puntos y que anegó a varias viviendas en su camino hacia el mar. Entre ellas, la propia sede de la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Además de en importantes vías de comunicación internas de la ciudad, hubo otros problemas relativos al tráfico en la A-7, donde hubo que cortar varios carriles en ambas direcciones a la altura del túnel del Cerrado de Calderón por desprendimientos, por lo que se habilitó un carril alternativo para continuar con los trabajos de reparación.

Ante la dimensión de lo ocurrido, el Ayuntamiento de Málaga habilitó una oficina para atender a los posibles afectados por el episodio de lluvias y granizo de la madrugada del domingo, y que se situó en el Centro de Servicios Sociales Comunitarios en calle Dávila y Collado, en la barriada de El Palo. Su función era la de atender a cualquier persona con necesidad de realojo, aseo u otros aspectos en esa situación de emergencia. Sin embargo, sólo hubo que realojar a una familia afectada de la zona de Mangas Verdes, a pesar de que la Unidad de Emergencia Social tenía previsto visitar diferentes zonas de la ciudad para informar a las posibles familias afectadas.

Aunque muchos de los avisos se repitieron también en Centro Municipal de Emergencias, el servicio de Emergencias 112 Andalucía gestionó 203 incidencias durante la madrugada, sobre todo en la capital y de forma muy puntual en otras localidades malagueñas como Mijas o Cártama. Algunas de ellas fueron la anegación de un museo ubicado entre los muelles 1 y 2 del puerto sin que hubiera constancia de afectación a las salas del mismo, de un centro de acogida de la calle Ollerías y en una sala de radiología de un centro sanitario situado en la calle San Agustín.

Además, unas cien personas se resguardaron de la lluvia en un aparcamiento situado en la calle Granados y también fueron varios los conductores que se vieron sorprendidos por el agua quedando sus vehículos atascados en la calle Ollerías o la antigua carretera N-340 en la zona de El Palo, mientras que una decena de vehículos fueron desplazados por el agua en el paseo Cerrado del Calderón. Los servicios municipales del Consistorio comenzaron ayer por la mañana a evaluar los daños ocasionados por el temporal. Así, por ejemplo, la Empresa Municipal de Agua de Málaga (Emasa) atendió 46 incidencias, fundamentalmente de tapas levantadas o algunos tubos que afectaron a aceras. Para atender los problemas de abastecimiento, estuvieron trabajando seis operarios, mientras en lo que respecta a saneamiento se dispusieron un total de cinco camiones de desatoros, 14 operarios, una retropala y un camión de apoyo.

También desde primera hora de la mañana, técnicos de Urbanismo estuvieron inspeccionando, visitando y valorando los puntos indicados en los partes de Protección Civil respecto a afecciones de pavimentos y deslizamientos de muros para tomar las medidas oportunas para su subsanación. A mediodía de ayer , aún seguía trabajando un equipo en la zona centro y otros tantos en Monte Sancha, República Argentina, Ramos de Carrión y la calle Charcón.

Por su parte, los Servicios Operativos del Ayuntamiento intervinieron en la retirada de losetas en la subida de Cerrado de Calderón desde Pintor Sorolla y en la limpieza de lodos en parque San Antonio y Subdelegación del Gobierno, entre otros puntos. Esa labor estuvo complementada con el servicio especial organizado por la empresa mixta de limpieza Limasa y que dispuso desde primera hora a 40 operarios y 6 vehículos cuba para atender los problemas generados por las lluvias, especialmente por la acumulación de arena en la zona de La Malagueta. La situación fue volviendo a la normalidad a partir del mediodía cuando la lluvia cesó por completo en Málaga y se desplazaron, ya con menos intensidad, hacia el extremo occidental de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios