Antonio Ávila. Consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo

"La formación es la apuesta que deben hacer los jóvenes"

  • Con la incorporación de las competencias de la extinta Consejería de Empleo, su departamento se ha erigido como el eje vertebrador de la política económica de la Junta de Andalucía.

La lucha contra el estigma del desempleo es la principal tarea de Antonio Ávila (Alcalá la Real, 1965), responsable de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. Con la incorporación de las competencias de la extinta Consejería de Empleo, su departamento se ha erigido como el eje vertebrador de la política económica de la Junta de Andalucía.

-Andalucía es actualmente una de las regiones españolas más golpeadas por el desempleo. ¿Qué factores diferenciales lastran a Andalucía frente a otras comunidades?

-Andalucía se ha visto especialmente perjudicada por los problemas de financiación teniendo en cuenta que el nivel de inversión previo a la crisis alcanzó cotas del 33% de la economía. Los 15 años de crecimiento se basaron en un fuerte impulso inversor. Una parte considerable de esa inversión fue destinada a la construcción, que requiere créditos a largo plazo y que ha sufrido un gran daño con el cierre del grifo de la financiación, con una incidencia muy importante en el empleo. A la caída de este sector, que consideramos que debe seguir teniendo un peso importante en la economía andaluza pero desde otros parámetros, hay que sumar otra circunstancia: Andalucía fue la comunidad en la que más crece el número de activos en toda España. El hecho de que tengamos una tasa de actividad superior a la de la UE supone un reto adicional para que se reduzcan las cifras del paro al ritmo que desearíamos. De hecho, 8 de cada 10 nuevos parados en el último trimestre de 2011 corresponden a nuevas incorporaciones al mercado de trabajo.

-Y a la inversa, ¿qué sectores tienen más potencial para crear empleo?

-Sin duda alguna los ligados al modelo Andalucía Sostenible, que es la apuesta del Gobierno andaluz por afrontar un modelo económico sobre unas bases sólidas de crecimiento. El presidente Griñán lo explicó con sencillez: se trata de "hacer mejor lo que hacemos bien y profundizar en sectores tradicionales". Ahí nos estamos refiriendo a puntales de nuestra economía, como la agricultura, el turismo y la construcción sostenible, combinando este refuerzo y modernización con otros sectores emergentes como las energías renovables y la economía verde, la biotecnología, la aeronáutica, las empresas TIC, con las profesiones ligadas a la I+D+I en sectores con alto potencial tecnológico, siempre apostando por la innovación como el instrumento para afrontar los retos del futuro. Y también sectores ligados a los servicios a la vida diaria, desde profesiones ligadas a la dependencia hasta el sector de ocio y cultura.

-¿Cuándo prevé que se creará empleo?

-Andalucía está sufriendo con intensidad los efectos de la crisis como el resto del país aunque es cierto que en el mes de mayo fue la segunda comunidad en la que más bajó el paro en términos absolutos gracias a las primeras contrataciones del sector turístico y a algunas campañas agrícolas. Ese descenso del paro en mayo en casi 6.000 personas es una buena noticia pero no podemos lanzar las campanas al vuelo porque el descenso de este mes de mayo es un 71% inferior al del año pasado. Parece evidente, por tanto, que las políticas de recortes sin estímulo a la economía no ayudan a la creación de empleo como tampoco lo hace la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, que rechazamos frontalmente porque deteriora derechos de los trabajadores sin atajar la sangría del paro. Para crear empleo es necesario combinar políticas de crecimiento y de impulso a la economía con las de consolidación  fiscal de las cuentas públicas, una dirección en la que debe trabajar ya la UE.

-Tras la integración de Empleo en la Consejería de Economía, ¿qué objetivos se marcan para esta legislatura?

-La decisión del presidente de la Junta de integrar en el mismo departamento las competencias de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo responde a la determinación de que en esta Consejería confluyan la planificación, la programación y la coordinación de la política económica con la innovación en los sectores productivos -nuevos y tradicionales-, a partir de la aplicación del conocimiento científico y para propiciar el aumento del tejido productivo y la generación de empleo. Porque ésta es la principal preocupación del Gobierno andaluz: el desempleo. De ahí que el presidente de la Junta se comprometiera en su investidura a cerrar una gran Agenda por el Empleo en el que estén todas las instituciones, los agentes sociales y el conjunto de la sociedad, con diálogo y con concertación que han dado buenos resultados para Andalucía.

-¿Qué papel pueden jugar las administraciones públicas en la creación de empleo?

-Tenemos la enorme responsabilidad de generar las condiciones favorecer la creación de empleo en Andalucía implicando al conjunto de la sociedad en nuevo modelo productivo que no caiga en los errores del pasado y que se base en la innovación y la sostenibilidad. En ese sentido, el apoyo de la Junta al tejido productivo seguirá siendo importante con instrumentos como la Agencia IDEA, que gestiona incentivos y ayudas, la financiación empresarial, la prestación de servicios avanzados y la oferta de suelo y espacios productivos. El papel de las administraciones es fundamental tanto por el impulso a iniciativas surgidas desde el ámbito privado y que miran al futuro con solvencia como por la determinación de poner marcha de planes y medidas de choque, como el activado por el Gobierno andaluz en su primera reunión, que va dirigido especialmente a los parados de larga duración que han agotado sus prestaciones y que está dotado con 200 millones de euros. 

-¿Cómo se puede recualificar a los jóvenes que abandonaron sus estudios para emplearse en la construcción?

-La formación es la principal apuesta que deben hacer los jóvenes. La educación es la principal apuesta de este Gobierno y, en este objetivo, los jóvenes son el objetivo prioritario. Los jóvenes tienen que esforzarse en los estudios para favorecer su acceso y permanencia en el mercado de trabajo y entre todos ayudar a aquellos que por diversos avatares necesitan especial atención por carecer de formación académica, puesto que se trata de un colectivo que padece esta crisis económica con una mayor virulencia.

-Muchos desempleados no contemplan el autoempleo como alternativa. En este sentido, ¿qué medidas tienen en marcha?

-El impulso al autoempleo junto con el apoyo a las pymes y la economía social serán parte de la acción de este Gobierno porque estamos convencidos de que son un activo para salir de la crisis reforzados. Vamos a intensificar nuestro apoyo al trabajo autónomo, definiendo instrumentos de gestión, financiación y promoción propios que se incluirán en un Plan Estratégico, al tiempo que vamos a afianzar la Red Territorial de Apoyo a Emprendedores, que ha consolidado una estructura de apoyo activo a la creación de empresas y empleo. Junto a ello, subrayamos la importancia de las empresas de economía social, que tienen que seguir jugando un papel relevante. Ya han demostrado que saben cómo generar riqueza y empleo y, algo muy importante, que tienen capacidad de adaptación en época de crisis sin abandonar los valores sociales. Andalucía lidera el ránking nacional en economía social, con 7.500 empresas que emplean a 74.000 trabajadores, además de los socios. El objetivo es ir a más con el desarrollo del III Pacto Andaluz de Economía Social, que se firmó en diciembre pasado.

-¿Afectarán los recortes a los programas que están desarrollando actualmente?

-Para cumplir con los objetivos de déficit que nos han impuesto, inevitablemente tenemos que realizar importantes ajustes, pero como mantenemos nuestra prioridad de apostar por la reactivación de la economía para favorecer la generación de empleo. En este sentido, en Andalucía no compartimos el modo en que el Gobierno central está haciendo frente a la crisis ni mucho menos que, cuando hay más personas desempleadas, se decida un drástico recorte de las Políticas Activas de Empleo, por el que  Andalucía recibirá 400 millones de euros menos en 2012. El Ministerio da un hachazo a las políticas de empleo en el momento que hay más paro dejando en menos de la mitad la partida que va destinada a la formación de los desempleados, las escuelas taller o la integración laboral de discapacitados. Nuestra obligación es defender lo que corresponde a los andaluces y por ello estamos estudiando las vías jurídicas que tenemos para impugnar el reparto de fondos.

-Los expertos critican que los servicios públicos de empleo son ineficaces a la hora de colocar los trabajadores. ¿Comparte esas críticas? ¿Qué se puede hacer para mejorar la intermediación pública?

-Desde que el Gobierno andaluz asumió las competencias en Políticas Activas de Empleo, los servicios públicos de empleo en Andalucía han sido objeto de un importante plan de modernización, con la puesta en marcha de dispositivos tecnológicos de cara agilizar y mejorar las gestiones de los usuarios. Tenemos que avanzar en esa línea con un objetivo: que las oficinas de empleo pasen de ser centros para contabilizar parados o "sellar" el paro a verdaderas oficinas de intermediación laboral, en las que nuestros técnicos pongan en contacto a los empresarios y a los desempleados.

-Para concluir, ¿qué consejo le gustaría trasladar a los desempleados andaluces?

-Los responsables políticos tenemos la obligación de trabajar para dar respuesta a la situación en la que se encuentran muchas personas, especialmente jóvenes y trabajadores que llevan tiempo en paro y que en algunos casos han agotado ya su derecho a la prestación por desempleo. Ésa es nuestra prioridad y para ello es importante que establezcamos las bases para un crecimiento sostenible. Por otra parte, el autoempleo es una alternativa que ofrece oportunidades en múltiples ámbitos y que en Andalucía apoyamos activamente con la creación de direcciones generales específicas de autónomos y economía social y a través de la Red Territorial de Apoyo a Emprendedores, que cuenta con una estructura de apoyo activo a la creación de empresas y empleo. Hay 215 centros de apoyo al desarrollo empresarial en 37 zonas en los que se desarrollan actividades de información y asesoramiento e incubación de emprendedores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios