Andalucía

La deuda de nunca acabar

  • La cantidad que los ayuntamientos andaluces deben a los bancos aumenta en más de 2.000 millones en los últimos tres años, a pesar de los planes de ajuste impulsados por el Gobierno.

Los alcaldes que obtuvieron el bastón de mando a finales de la primavera de 2011 tuvieron que lidiar durante su mandato con una serie de recortes siguiendo la doctrina de la austeridad. Llegaron a los consistorios en plena crisis y los planes de ajuste impulsados por el ministro Cristóbal Montoro marcaron esos cuatro años, que finalizaron el pasado 13 de junio, con la conformación de los nuevos ayuntamientos. El objetivo de estas medidas era reducir las cantidades adeudadas a la banca por parte de las entidades locales. Nada más lejos de la realidad, puesto que el conjunto de los municipios andaluces debe a las entidades financieras -a fecha de 31 de diciembre de 2014- 2.203 millones de euros más tres años antes, según datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

En total, los 778 municipios andaluces suman 6.697 millones de euros de deuda, que se traduce en 797 euros por habitante, un 48% más que en los primeros meses de mandato. Por encima de la media se encuentran las provincias de Cádiz (1.401 euros), Huelva (950 euros), Jaén (902 euros) y Málaga (829 euros); mientras que Almería (714 euros), Granada (684 euros), Córdoba (540 euros) y Sevilla (496 euros) están por debajo.

En términos absolutos, el reparto provincial de la deuda tampoco es el mismo que hace tres años. Si a finales de 2011 era Málaga quien lideraba la clasificación, Cádiz le ha tomado la delantera con un saldo negativo de 1.737 millones de euros. Y lo ha hecho como consecuencia del endeudamiento de sus ciudades más habitadas.

Jerez de la Frontera destaca al sumar 428 millones a su pasivo bancario, que ha sufrido un llamativo crecimiento del 412% para quedarse en 532. En la capital, el aumento es del 92%, y el ayuntamiento gaditano debe a los bancos más de 213 millones a fecha de 31 de diciembre de 2014. Algeciras cierra la triada con el menor de los montantes, 169 millones de euros, que supone un 124% más que a finales de 2011, cuando José Ignacio Landaluce, el regidor popular de la ciudad, no llevaba ni seis meses en la Alcaldía. Landaluce es el único que sobrevivió a las municipales del 24 de mayo, puesto que Teófila Martínez y María José García Pelayo, compañeras de partido y ex primeras ediles de Cádiz y Jerez, han sido desalojadas de sus consistorios por coaliciones de izquierda.

Jerez tiene el dudoso honor de ser la localidad española que más se ha endeudado en los últimos tres años, pero Jaén le sigue de cerca. Los 235 millones de euros que le solicitan las entidades financieras, un 258% más que en 2011, la convierten en la cuarta ciudad con que más dinero debe devolver a nivel andaluz, sólo por detrás de Sevilla y Málaga -las dos grandes urbes andaluzas- y Jerez. Lo más llamativo es que si se reparte la mencionada cantidad entre sus 115.837 habitantes, cada uno debería hacerse cargo de 2.817 euros cada uno. Este dato convierte a la capital jiennense en la población de más de 100.000 habitantes con mayor deuda per cápita en la región. Al igual que en Algeciras, el PP sigue gobernando Jaén, aunque su alcalde, José Enrique Fernández de Moya, no logró la mayoría absoluta de su homólogo gaditano.

Granada y Almería también siguen siendo territorio popular a pesar de que su deuda aumentó en el mandato de José Torres Hurtado y Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, que perdieron en los pasados comicios la mayoría absoluta conseguida en 2011. La ciudad de la Alhambra vio su deuda crecer un 77% hasta llegar a los 251 millones de euros, mientras que el aumento del débito del Consistorio almeriense fue mas modesto. La cantidad se quedó en algo más de 98 millones de euros, un 21% más que en diciembre de 2011.

El popular Pedro Rodríguez dejó el bastón de mando en Huelva a sólo diez días de cumplir 20 años al frente del Ayuntamiento onubense. La herencia financiera que ha recibido el socialista Gabriel Cruz es un montante de más de 182 millones de euros requeridos por los bancos, un 113% más que a comienzos del anterior mandato de Rodríguez.

El cambio de color político también llegó a Marbella -que cierra la nómina de grandes ciudades que han visto crecer su deuda en los últimos tres años-, con un leve aumento del 4%, que deja un saldo negativo de 51 millones de euros en las arcas del Consistorio malagueño, que ahora gestiona un cuatripartito de fuerzas de izquierda en sustitución de la popular Ángeles Muñoz.

Sólo cuatro entre las doce ciudades de más de 100.000 habitantes de la comunidad han disminuido su deuda viva en el mandato que finalizó en primavera y el destino de sus regidores tras los comicios demuestra que la reducción del montante que requieren los bancos no es sinónimo de éxito electoral.

Málaga es la segunda localidad del país que más débito ha cancelado en los tres últimos años. Los 638 millones de euros que tiene la ciudad son el resultado de reducir en un 15% la deuda que el la administración local tenía a finales de 2011. En este caso, el apoyo de Ciudadanos permitió al popular Francisco de la Torre encarar un nuevo mandato al frente del Ayuntamiento malagueño.

No corrieron la misma suerte dos correligionarios de la Torre que también lograron disminuir la cantidad que sus consistorios deben a los bancos. José Antonio Nieto, regidor de Córdoba, dejó la deuda de la ciudad califal en 265 millones de euros, un 16% menos que cuando tomó el poder, que le fue arrebatado en mayo por el PSOE, al que apoyaron otras fuerzas de izquierdas. En la misma situación se encontró Juan Ignacio Zoido, que hizo de la reducción del déficit una de las banderas de su mandato. El alcalde sevillano redujo en algo menos de un 2% la cantidad que el Ayuntamiento de la capital tiene que devolver a las entidades financieras, que a finales de 2014 estaba en 443 millones de euros. El socialista Juan Espadas gestionará esa deuda en los próximos años si mantiene el apoyo de los partidos que permitieron su nombramiento.

Si quiere seguir los pasos de su antecesor en el apartado de contención financiera, Espadas puede pedir consejo a su compañero del PSOE Francisco Toscano el único alcalde socialista de una gran ciudad andaluza, Dos Hermanas, en el anterior mandato. En términos relativos, fue quien logró una mayor reducción a nivel autonómico, con un débito de 13 millones de euros, un 23% menos que el 31 de diciembre de 2011. Sin embargo, los nuevos alcaldes deben saber que pagar a los bancos no les garantiza que vayan a mantener el bastón de mando en las próximas elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios