Campaña especial por el Covid-19

¿Quién debe ponerse la vacuna de la gripe este año?

Un médico administra la vacuna de la gripe estacional a un hombre en un centro de salud. Un médico administra la vacuna de la gripe estacional a un hombre en un centro de salud.

Un médico administra la vacuna de la gripe estacional a un hombre en un centro de salud. / Rafael González

Anticipada, con más dosis y para más grupos de población. El Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha la habitual campaña contra la gripe; sin embargo, la llegada del virus en plena pandemia de la Covid-19 ha provocado que aumente los esfuerzos en su cometido anual. 

A partir de la publicación de varios informes médicos, se ha constatado que en nuestro organismo pueden convivir varios virus y que las coinfecciones virales aumentan, en comparación con las infecciones provocadas por un solo virus, las posibilidades de sufrir complicaciones.

Es decir, que si los virus de la gripe y el coronavirus ya traían problemas, su convivencia los hace aún más peligroso. Por este motivo, este año el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha tomado medidas extraordinarias de concienciación y cobertura con las que se pretende proteger a los más vulnerables, así como evitar una posible saturación del sistema asistencial. 

La primera de estas medidas ha sido realizar, por primera vez, una compra de 5 millones de dosis de vacunas con las que se podrán reforzar las campañas de vacunación de las comunidades autónomas. Asimismo, el proceso de vacunación se ha iniciado en una fecha más temprana. Si el año pasado éste comenzó en la tercera semana de octubre, este año se adelanta a la primera quincena de este mes. Por último, los sanitarios tendrán acceso a una vacuna tetravalente —protege frente a cuatro cepas víricas diferentes— más protectora. 

En la anterior campaña de vacunación contra la gripe se dio cobertura en torno a un 50% de la población diana. Esta temporada el objetivo del Sistema Nacional de Salud "es lograr que se vacune más del 75% de las personas mayores de 65 años y profesionales sanitarios y sociosanitarios y más del 60% de embarazadas y personas con patología crónica".

Con el fin de lograr una mayor captación de personas de estos colectivos el Ministerio de Sanidad ha lanzado la campaña publicitaria “Yo me vacuno. Este año marco la diferencia”, con la que informar de los beneficios y la seguridad de la vacunación antigripal. 

Campaña Gripe Sanidad 2020

Grupos de población a los que se aconseja la vacunación

  1. Personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años de edad. Especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.
  2. Personas con menos de 65 años de edad que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe

    • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con enfermedades crónicascardiovasculares, neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco- pulmonar, fibrosis quística y asma.

    • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con:

      • diabetes mellitus

      • obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥40 en adultos, ≥35 en adolescentes o ≥3 DS en la infancia)

      • enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico

      • hemoglobinopatías y anemias

      • hemofilia, otros trastornos de la coagulación y trastornos 

      • hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples asplenia o disfunción esplénica grave 

      • enfermedad hepática crónica, incluyendo alcoholismo crónico

      • enfermedades neuromusculares graves

      • inmunosupresión (incluyendo las inmunodeficiencias primarias y la originada por la infección por VIH, por fármacos –incluyendo tratamiento con eculizumab-, en los receptores de trasplantes y déficit de complemento)

      • cáncer y hemopatías malignas

      • implante coclear o en espera del mismo 

      • fístula de líquido cefalorraquídeo

      • enfermedad celíaca

      • enfermedad inflamatoria crónica

      • trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras 

    • Menores entre los 6 meses y los 18 años de edad, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe. 

    • Personas de cualquier edad (≥6 meses) institucionalizadas de manera prolongada 

    • Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación y mujeres durante el puerperio (hasta los 6 meses tras el parto y que no se hayan vacunado durante el embarazo)

    • Menores entre los 6 meses y los 2 años de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación

  3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones:
    •  Personal de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria, pública y privada, así como personal de oficinas de farmacia. Especial  énfasis en el personal que tiene contacto mantenido con pacientes de algunos de los grupos de alto riesgo anteriormente descritos. 

    • Personas que trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables.

    • Estudiantes en prácticas en centros sanitarios.

    • Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores definidos en apartados 1 y 2).

    • Personas que conviven en el hogar, incluidos los menores a partir de los 6 meses de edad, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo, por su condición clínica especial (citados en el punto 2). 

  4. Otros grupos en los que se recomienda la vacunación: 

    • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos:
      • Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local.
      • Bomberos.
      • Servicios de protección civil.
      • Personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias.
      • Personal de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial (incluyendo centros de acogida de inmigrantes).
    • Personas con exposición laboral directa a aves domésticas o a cerdos en granjas o explotaciones avícolas o porcinas y también a aves silvestres. La finalidad es reducir la oportunidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios