Andalucía

Las calles de Granada acumulan ya 1.200 toneladas de basura

  • Los trabajadores hacen un paréntesis en la huelga y limpian los mercadillos

La basura sigue acumulándose en las calles de Granada, en torno a los contenedores y prácticamente en cualquier esquina de la ciudad. Después de seis jornadas de huelga de los trabajadores de Inagra, las calles de Granada acumulan ya alrededor de 1.200 toneladas de basura. Pero ayer, al sexto día de paro en el servicio de limpieza y recogida de basura, los trabajadores volvieron a coger las escobas para limpiar el primer gran mercadillo de la semana, el del Zaidín. Y hoy volverán a hacerlo para prestar el servicio en el de la zona Norte.

En medio de un conflicto enquistado, los trabajadores y la empresa lograron alcanzar el viernes un acuerdo para prestar el servicio en los dos grandes mercadillos que se celebran en la ciudad, ya que el Ayuntamiento había prohibido su celebración ante el paro indefinido. El presidente del comité de empresa de la empresa, Eduardo Aragón, explicó que son 21 los trabajadores que llevarán a cabo el servicio de recogida de basura, pero añadió que no se llevarán ningún beneficio de este levantamiento excepcional de la huelga. Los empleados de la empresa, que deben ser dados de alta para estos servicios extraordinarios, donarán el dinero que se les pague por estos trabajos de entre cuatro y cinco horas a alguna ONG, indicó Aragón.

Que el ofrecimiento de los trabajadores para limpiar los mercadillos fuera aceptado por la empresa y se llegara a un acuerdo a este respecto no significa ni mucho menos que las partes hayan acercado posturas. La reunión celebrada el viernes entre Inagra y el comité de empresa bajo la mediación del Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) concluyó sin acuerdo. De hecho, Aragón indicó que las posturas se encuentran más distanciadas que antes de este último encuentro, al mismo tiempo que criticó que Inagra se mantenga firme en su propuesta de reducir los salarios, algo que no aceptarán los trabajadores.

Por su parte, Inagra culpó ayer a los miembros del comité de empresa de "usar" el paro laboral como "arma de negociación" para "presionar" a la compañía y así lograr sus reivindicaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios