Andalucía

La basura se acumula en las calles de Málaga mientras las negociaciones siguen rotas

  • La huelga de limpieza continuará tras una reunión de 45 minutos entre la empresa y el comité

La posibilidad de llegar a un acuerdo para poner fin a la huelga de basura iniciada ayer por los trabajadores de la empresa mixta de limpieza Limasa se desvaneció en apenas 45 minutos. Fue el tiempo que duró una reunión "tensa y violenta" entre la dirección de la sociedad y el comité después de que en la medianoche del martes, apenas unos minutos antes de que comenzara el paro indefinido, el cruce de ofertas y contraofertas lanzadas por unos y otros apuntaba a un posible acercamiento.

El principal escollo sigue siendo la llamada paga de productividad. El Ayuntamiento de Málaga, que forma parte de la sociedad de Limasa con el 49% del accionariado, mantuvo ayer su propuesta de recuperar esta paga entre 2017 y 2018 -hasta llegar el segundo año a 1.119 euros- y poder disfrutar de quince días de vacaciones en verano. El comité quiere comenzar a recuperar esta paga en 2016, una demanda que el Ayuntamiento asegura que no puede asumir porque los presupuestos de este año están "cerrados". Solamente para este año supondría un desembolso de casi un millón de euros más.

Para el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, este último aspecto fue el motivo por el que se decidió romper ayer la negociación y salir de la reunión gritando a los periodistas concentrados allí "es una vergüenza que para otras cosas hay dinero y para nosotros no". Poco después, y ya más calmado, el representante sindical explicó que "las posturas no han estado cerca en ningún momento" y advirtió al alcalde de que "es el que tiene la llave para evitar la huelga y eso no es chantaje, sino que pedimos que nos devuelva los derechos que teníamos antes".

En cuanto a los servicios mínimos fijados para la huelga, el Consistorio aseguró que de las 18 rutas programadas en la primera noche para la recogida de residuos, sólo la mitad se cubrieron con normalidad. Siete de ellas no fueron cubiertas "casualmente" por averías de los camiones.

Por su parte, el alcalde, Francisco de la Torre, pidió a los malagueños que traten de minimizar los efectos de la huelga por "el interés de proteger la salubridad y la buena imagen de nuestra ciudad". A través de un bando municipal difundido por el regidor ofrece una serie de recomendaciones como separar cuidadosamente los residuos por tipos para que la bolsa de orgánicos sea lo más pequeña posible y esté bien cerrada, además de mantenerlos en la vivienda el mayor tiempo posible. También se insta a depositar las bolsas de basura en el momento más cercano al horario de recogida y a no dejarlas junto a los contenedores soterrados, ya que impiden que sean vaciados. En cuanto al papel, cartón y envases, el alcalde pidió que no se depositen porque "no hay servicios mínimos para recogerlos y no suponen una molestia excesiva en nuestra vivienda, negocio o empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios