Andalucía

El banco andaluz de cordón umbilical ya ha salvado 123 vidas

  • El centro, ubicado en el Hospital Civil de Málaga, es el primero de España por unidades almacenadas · A 196 grados bajo cero, conserva más de 14.000 bolsas para tratar a pacientes de todo el mundo

Los cordones umbilicales que hace dos décadas iban a la basura ahora salvan vidas. El Banco de Sangre de Cordón Umbilical de Málaga, de referencia para toda Andalucía, ya ha suministrado las células madre para 123 trasplantes desde que comenzara su andadura en 1995. Sus instalaciones pasan casi inadvertidas porque se funden con las del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS), en el Hospital Civil. Pero allí se almacenan más de 14.000 bolsitas de sangre que son la esperanza de curación de muchas personas.

De los 123 enfermos trasplantados, en torno al 60% han sido adultos y el resto, niños. Cuando el banco empezó, las células madre de cordón umbilical sólo se utilizaban para tratar a críos de menos de 20 kilos a fin de garantizar el éxito del trasplante. En la actualidad, se usan para pacientes de cualquier edad y cualquier peso. Y cada vez se tratan más adultos, lo que es un indicador de calidad. De esos 123 trasplantes, en tres casos la sangre la donó una madre para salvar con el cordón de un hijo sano a un hermano mayor que estaba enfermo. El caso más conocido fue el trasplante hecho hace un año en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla en el que la sangre del cordón de Javier sirvió para curar a Andrés.

El centro sanitario malagueño recoge las donaciones de cordón umbilical de 54 hospitales de Andalucía y 14 de Castilla La Mancha. Por el volumen de unidades almacenadas, se ha convertido en el primer banco de España y el quinto del mundo. Sus reservas hacen posible casi un trasplante a la semana. El director del CRTS, Isidro Prat, explica la razón: "Cuantas más unidades almacenadas hay, existen más posibilidades de encontrar un donante compatible. Por lo tanto, a mayor número de reservas, mayor es la cantidad de trasplantes. Y este banco es uno de los más importantes a nivel mundial".

La sangre que queda en el cordón umbilical es rica en células madre capaces de regenerar una médula ósea. Por eso, se usa como fármaco humano en el tratamiento de leucemias, enfermedades genéticas que provocan que el cuerpo fabrique mal la sangre o patologías de inmunodeficiencia severa. Precisamente fue un niño burbuja -los que deben vivir aislados porque el más mínimo germen puede matarlos- el primer enfermo tratado con una donación procedente del banco de Málaga. Fue en 1998. "Y actualmente está sano", asegura Prat.

El crío era Galicia, tenía raíces andaluzas, se trasplantó en un hospital de Cataluña y con una donante malagueña. Esta es una de las características los trasplantes de sangre de cordón: que no entienden de localismos ni de fronteras. Los bancos de todo el mundo forman una red en la que se busca el donante más compatible, aunque esté en las antípodas. Donaciones de Andalucía y Castilla La Mancha han salvado vidas en Estados Unidos, Israel, Jordania, Australia, Canadá, México, Francia, Italia... Pero también hay malagueños que viven gracias a una donante remota. Las donaciones se hacen en hospitales acreditados para la extracción, un requisito que garantiza la formación del personal para hacer ese procedimiento. Sólo el 40% de las bolsas extraídas son aptas para un trasplante. Pero el 60% restante no se desecha, sino que se utiliza para investigación. Prat apunta que en este sentido, el banco funciona como "factoría celular" porque aporta la materia prima para que diversos investigadores estudien las posibilidades terapéuticas de las células madre. Por ejemplo, hay líneas que estudian su uso para regenerar huesos, el corazón o el hígado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios