Andalucía

Susana Díaz mantiene en vilo a la Junta sin dar pistas de su Gobierno

  • Cádiz, Almería y Granada intentan que sus provincias vuelvan a estar en el gabinete andaluz. La composición del nuevo Ejecutivo se conocerá esta tarde.

Susana Díaz carece de un cuaderno donde apunta los nombres de su futuro Gobierno: tiene un cofre cerrado con cuatro llaves, y escondido en un lugar que ella sólo conoce. La nueva presidenta de la Junta cumplió con su propósito, el de diseñar su primer gabinete sin que se filtre ningún nombre de los elegidos. Todos ellos, hasta esta tarde, pertenecen al antojadizo mundo de las quinielas. Desde el primer día, va a marcar su propio estilo. Las llamadas cruzadas entre dirigentes del PSOE y de la Junta se sucedieron durante todo el domingo. ¿Sabes algo?, fue la pregunta más repetida, y ni los faroles sirvieron para arrancar una sólida información. El silencio se convirtió en noticia.

Sólo se sabe que Susana Díaz habló ayer por la mañana con los secretarios provinciales, y que los de Almería, Cádiz y Granada le comunicaron su deseo de contar con consejeros en el nuevo Gobierno. Estas provincias carecían de representantes en el último Gobierno de Griñán.

Pero nada más. Ni siquiera al cierre de esta edición, el PSOE había convocado a su dirección andaluza, que será la que se reúna hoy y conozca los nombres del Ejecutivo. Ni siquiera los más allegados a la presidenta sabían más; eso sí, se supone que los nuevos consejeros -los que tomarán posesión mañana- debieron ser informados, aunque guardaron absoluto mutismo. Lo habitual, aunque con esta presidenta habrá que acostumbrase a sus formas, es que convoque a la Ejecutiva del PSOE, explique las razones de la composición y organigrama del Gobierno y, al día siguiente, mañana martes en este caso, los consejeros tomen posesión y se celebre el primer Consejo.

Hasta el momento, sin embargo, lo único que se conocen son las querencias de las provincias. Almería había apostado por José Luis Sánchez Teruel, que fue jefe de gabinete de Fuensanta Coves, y pudiera encargarse de Medio Ambiente; Cádiz quiere a Manuel Jiménez Barrios, ex delegado de la Junta en esta provincia y ex secretario general de Deportes; Málaga, a Luciano Alonso, uno de los hombres cercanos a Susana Díaz, y Jaén hubiera optado por Felipe López, aunque en las últimas horas sonaba -verbo inexacto propio de la situación- la alcaldesa de Alcalá la Real, Elena Víboras.

La presidente se tomó todo el domingo para componer el Gobierno. El sábado, después de su toma de posesión en el Parlamento, invitó a su familia y algunos dirigentes socialistas -muy pocos- en un local del barrio de Los Remedios. Terminaron por la tarde, y a partir de ahí, siguió marcando los tiempos como los había pensado desde hace varias semanas.

Sí estaba previsto que a última hora de ayer conversase con el líder de IU, Antonio Maíllo, pero desde la federación de izquierdas -poco dada, hasta ahora, al secretísimo- tampoco ha trascendido nada. El Gobierno que se conocerá hoy es el cuarto en cuatro años. Manuel Chaves, en 2009, tuvo el que nombró después de las elecciones de 2008; José Antonio Griñán contó con dos, ya que hizo una profunda remodelación a los nueve meses de llegar, y ahora, el de Susana Díaz. La única superviviente es María Jesús Montero, en Salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios