soltando grillos

Susana Díaz y el infalible método del ginecólogo sevillano

  • Parece tan seguro que la presidenta de la Junta aspirará a la Secretaría General del PSOE, que ya hay quinielas sobre quiénes son sus posibles candidatos para sustituirla en el Gobierno y en el partido.

Susana Díaz y el infalible método del ginecólogo sevillano Susana Díaz y el infalible método del ginecólogo sevillano

Susana Díaz y el infalible método del ginecólogo sevillano

Cuentan que había un ginecólogo en Sevilla que nunca fallaba en sus diagnósticos sobre el sexo del bebé de las embarazadas que trataba en su consulta. Cuando la pareja preguntaba: "¿Doctor, será niño o niña? El ginecólogo le decía que sería una cosa y luego sacaba una ficha donde apuntaba lo contrario. Así nunca fallaba. Una vez que nacía el bebé y la pareja iba a la consulta, si había acertado lo felicitaba. Y si había errado, sacaba la ficha donde había puesto lo contrario y les decía que no le debieron entender bien ya que en su libreta lo ponía bien claro.

Yo voy a escribir este artículo como hacía los diagnósticos el ginecólogo sevillano. Esta semana daré por hecho que Susana Díaz será la nueva secretaria general del PSOE federal y antes del cónclave escribiré otro sobre la posibilidad de que, con tanto lío interno, al final se abra paso entre los socialistas una tercera opción que no sea ni Susana Díaz ni Pedro Sánchez. Con el infalible método del ginecólogo, en uno de los dos artículos acierto seguro.

Susana Díaz se va a presentar para liderar el PSOE en España y la fecha del Congreso la decidirá ella, dependiendo de cuando tenga seguridad de que lo va a ganar. Ahora no tiene condiciones para conseguirlo, ya que todos los sondeos -incluso los que alguna vez acertaron- aseguran que Pedro Sánchez tiene actualmente un mayor respaldo entre la militancia. En esta pugna con el dimitido anterior secretario general del PSOE, entiende Díaz que el tiempo juega a su favor. Mientras más lejos el congreso, menos posibilidades para Sánchez. Incluso ninguna, si logra que tan siquiera llegue con opciones de presentarse. La presidenta de la Junta quiere que su llegada a la secretaría general sea sin primarias, por aclamación y con la confianza de que podrá compatibilizar el cargo de secretaria general del PSOE con la presidencia de la Junta. Esta es su hoja de ruta y no contempla otro horizonte: ahora el congreso no lo tiene ganado y tampoco quiere el liderazgo en un futuro conclave salido de unas primarias que mantenga al partido roto en dos mitades.

Dicen los que dicen que Susana Díaz será la secretaria general del PSOE que la presidenta de la Junta lo tiene tan claro que ya se habla de las personas que podrían sustituirle en Andalucía. En este país somos muy dados a realizar este tipo de quinielas, en la mayoría de los casos con el mismo resultado que los sondeos de opinión: no acertamos ni una. Como voy a escribir un artículo otra semana para escribir lo contrario, me puedo arriesgar con los nombres de los que se hablan ahora y elucubrar sobre otros candidatos distintos en la siguiente crónica. Se trata de repetir la táctica del ginecólogo sevillano. En uno de los dos, también acierto seguro.

Un dirigente político que conoce muy bien a la presidenta de la Junta me dio el otro día dos pistas importantes. Susana Díaz, si al final decide dejar Andalucía, entregará su herencia política a un dirigente próximo a ella, de su máxima confianza y de su misma generación. Ese es un perfil. La otra opción es un dirigente también de su máxima confianza, que ocupa ahora una buena posición política, pero con escaso recorrido futuro. O sea, sin aspiraciones de disputarle el liderazgo. O lo que es lo mismo, que se encuentra ya más de salida que de llegada. Dicen los que dicen que conocen a Susana Díaz que posiblemente opte por un candidato del primer perfil para el Gobierno, y uno con el segundo para la secretaria general del PSOE andaluz.

Los que dicen que conocen bien a Susana Díaz, hablan de que entre los candidatos del primer perfil estaría el consejero de Turismo de la Junta, Javier Fernández, pero no estaría la consejera de Hacienda, María Jesús Montero. Igual no terminen siendo ninguno de los dos, pero ambos nombres reflejan muy bien lo que quiere y lo que no le gustaría. Dicen también que para el segundo perfil, el de la máxima responsabilidad del PSOE en Andalucía, hay dos candidatos que cumplen los requisitos. De un lado, el actual secretario de organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo; de otro, Francisco Reyes, secretario general del PSOE en Jaén. En los mentideros, el nombre de este último aventajaba esta semana al primero.

Claro que todo esto no es más que un juego periodístico, ya que la política nada tiene que ver con la ciencia. Al igual que durante los nueves meses de un embarazo pueden ocurrir muchas cosas; en un partido, que está sufriendo una situación tan embarazosa como la que vive el PSOE, esos mismos nueve meses son un mundo para dilucidar si al final del parto -al parto político, me refiero- lo que pueda venir será Díaz, será Sánchez o no será ninguno de los dos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios