Rocío Ruiz | Consejera de Asuntos Sociales Experiencia desde las aulas y víctima de los recortes

Rocío Ruiz en las calles del centro de la capital onubense. Rocío Ruiz en las calles del centro de la capital onubense.

Rocío Ruiz en las calles del centro de la capital onubense. / Josué Correa (Huelva)

El pasado mes de julio comenzó a conocerse su nombre. Llegaba de Aljaraque, uno de los municipios onubenses donde la formación naranja tiene más que fundadas esperanzas de cara a las próximas municipales. Rocío Ruiz, directora del Instituto de Enseñanza Secundaria Pérez Mercader, de 52 años de edad, desbancaba a Julio Díaz, en la actualidad vicepresidente tercero de la cámara autonómica, quien liderara las listas de Ciudadanos a las autonómicas de 2015 y que estrenó la representación de Huelva del partido en el Palacio de las Cinco Llagas.

Poco se sabía de ella, más allá de su currículum oficial, aquel que le presentó como candidata el ya lejano mes de julio. En él se detallaba su paso por distintos centros en los que impartió a toda la escala educativa, desde Infantil a Primaria, de Secundaria al Bachillerato. Lleva en la enseñanza 16 años, desde que obtuviera la plaza de profesora de Lengua y Literatura en el mismo centro que después dirige y en el que ha ejercicio como Jefa de Departamento, Jefa de Estudios antes de llegar a una dirección donde lleva 14 años.

Ocupada la cartera de Educación, su otra faceta es la que le ha aupado a la controvertida de Asuntos Sociales y es que la labor que Ruiz llevó a cabo con los niños con necesidades especiales del Colegio Onuba en la barriada de el Torrejón de la capital onubense, le hacían más que capacitada para la misma. De hecho, fue lo primero que esgrimió en sus primeras reacciones tras conocerse su designación para ocupar una cartera en el Ejecutivo de Juanma Moreno.

Fue el vicepresidente quien le comunicó la misma, "hace unos días" y asegura que "desde entonces no he parado". Aterriza para dotar de sensatez a un departamento que ha estado sobre la mesa desde el primer minuto de las negociaciones previas a la formación de la alternativa de Gobierno y llega con la lección bien aprendida. Poco tardó en comenzar su campaña en apuntarse a esa "necesidad de cambio que piden los andaluces" y recordó su experiencia personal "de haber sufrido recortes durante 28 años, siete leyes inacabadas y caos educativo".

Más allá de las tareas que acarreará su Consejería, llega con la determinación de "ser la voz de Huelva, de sus necesidades", que enumera de la primera a la última, peticiones de una provincia "vapuleada e insensibilizada, desde el patrimonio histórico y artístico", hasta la sanidad "dependiente de Sevilla", la llegada del AVE y el desarrollo turístico, señalaba poco después de ser designada cabeza de lista.

Seis meses después, confirmada su presencia en el Gobierno del cambio, asegura que "me va a faltar tiempo para hacer todo lo que quiero hacer. Llego muy ilusionada con la tarea que tengo por delante y soy plenamente consciente de los retos a los que nos enfrentamos en esta etapa de ilusión". Asegura que es "transparente y comunicativa", cualidades que le vana  ser más que necesarias para lidiar con un Ejecutivo a dos y la vista puesta en un tercero necesario para sacar adelante unas medidas "que tenemos que poner sobre la mesa para cambiar las cosas".

Aunque no es buscado, también tiene la oportunidad de ser la punta de lanza de Ciudadanos en Huelva. Con la candidatura para las municipales del mes de mayo sin decidir, Ciudadanos tiene la necesidad de conseguir visibilizar sus propuestas, sus caras en una provincia donde arrastra una buena marca y donde tiene depositadas una buena parte de sus expectativas de ser protagonista en el mapa político provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios