Andalucía

'Muecas', el robot terapeuta

  • Científicos de la Universidad de Málaga diseñan un dispositivo de apoyo para facilitar las tareas a los discapacitados

Un nuevo avance se abre paso con fuerza en la actualidad científica de la comunidad. Un grupo de científicos de la Universidad de Málaga, dirigido por el profesor Antonio Jesús Bandera, ha ideado una cabeza robótica expresiva adecuada para implantarse en cualquier robot de servicio. Los científicos malagueños han creado una arquitectura perceptiva a través de dos cámaras estéreo que la dotan de gran autonomía y capacidad de interacción.

Las utilidades del invento se antojan ilimitadas, si bien en un primer momento el objetivo del grupo de investigación, becado con 206.000 euros por la Consejería de Innovación, es facilitar el día a día de personas discapacitadas en su rehabilitación en un centro hospitalario. "Pretendemos usar este sistema perceptivo como parte de un robot terapeuta, que dirigirá y controlará las terapias de rehabilitación en un entorno hospitalario.

Este proyecto, aún en fase de evaluación, se desarrollaría a cabo con el Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla; las universidades de Jaén, Extremadura y Carlos III, de Madrid, y el Citic (Centro Andaluz de Innovación, Tecnologías de Información y Comunicaciones).

De la interacción con el sistema visual robótico se beneficiarían los discapacitados, ya que, tal y como asegura el profesor Bandera, "el sistema permite detectar personas que quieren hablar con el robot, que reconoce rostros y gestos manuales. También detecta marcas visuales que permiten al robot identificar lugares y que, individualmente, pueden ser reconocidas desde diferentes puntos de vista. Estas habilidades, normalmente pensadas para un robot, podrían emplearse, si se define un interfaz de comunicación adecuado, para ayudar a personas con discapacidad".

La arquitectura perceptiva creada por los científicos andaluces está conformada por dos cámaras estéreo paralelas previamente calibradas. El sistema se descompone en cuatro módulos perceptivos de bajo y medio nivel que deben proporcionar la información necesaria para permitir la autolocalización del robot, evitar obstáculos, construir el mapa del entorno usando marcas naturales y proporcionar la capacidad de localización global y detectar la presencia de un usuario y reconocerlo, interpretando posible información que éste emita, como sus gestos. En estos momentos, los trabajos de los científicos se centran en este último punto, ya que los anteriores ya están conseguidos.

En cualquier caso, la ambición de los científicos andaluces va más allá, y se marcan nuevos retos de cara al futuro. "En un futuro, esperamos que nuestro invento pueda servir de apoyo al desarrollo de niveles más altos de interacción hombre-máquina, que implicarían planificación de tareas o realizar labores en colaboración con personas. Concretamente pretendemos usar este sistema como parte de un robot terapeuta, que dirigirá y controlará la terapia de rehabilitación de un entorno hospitalario", asegura. Y en este punto es donde participa en este proyecto el hospital universitario sevillano Virgen del Rocío.

Aparte del robot Muecas, el objetivo de este grupo de investigadores andaluces es crear sistemas perceptivos implantables en cualquier robot de servicio. De momento no tiene claro el equipo del profesor Bandera si sería "con aspecto más o menos humanoide, o bien silla motorizada o plataforma robótica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios