Andalucía

Suma Andalucía suma menos que PP y Ciudadanos

  • Las grandes circunscripciones como las andaluzas, que eligen 109 escaños en la Cámara autonómica, rentabilizan las listas separadas del centro y derecha

Juanma Moreno y Juan Marín. Juanma Moreno y Juan Marín.

Juanma Moreno y Juan Marín. / Raúl Caro/EFE

Juanma Moreno no es un crítico de Pablo Casado, pero su visión sobre el PP coincide más con la del gallego Alberto Núñez-Feijóo que con la de Cayetana Álvarez de Toledo, pongamos por caso. Un partido moderado, centrado, con capacidad de para fagocitar los regionalismos más suaves, el galleguismo, el foralismo y el andalucismo. El presidente de la Junta tampoco es un detractor de Ciudadanos, sino todo lo contrario, un aliado consciente, pero en la polémica de la alianza con los naranjas, Juanma Moreno ha entendido la oposición de Núñez-Feijóo para compartir la lista y comprende el malestar de los populares vascos al tener que encajar a un partido que no es foralista.

Por eso, en su reciente viaje a Bruselas, Juanma Moreno soslayó el asunto de Galicia y del País Vasco, y aseguró que apoya la unión de las listas en Cataluña. Sólo en Cataluña, debió decir, pero evitó dar un titular que le habría traído algún problema con Génova. Ni Moreno ni su segundo en el Gobierno, Elías Bendodo, quieren enemistarse con Casado y Teodoro García-Egea.

¿Y en Andalucía? Pues ya se verá. En una entrevista que el presidente de la Junta concedió este sábado a la agencia Efe, Juanma Moreno asegura que no contempla esa unión en estos momentos, pero no la niega en un futuro si hiciese falta. Y es así, porque al día de hoy, en las vísperas de este 28 de febrero de 2020, el PP y Ciudadanos suman más en Andalucía con listas separadas en las provincias que juntos.

Rentabilidad electoral de ir separados

Todo se resume a una cuestión de rentabilidad electoral. La concentración del voto es muy efectiva en las pequeñas circunscripciones y en las elecciones generales, por eso no hay que descartar un Suma España en las provincias con menor población. En las elecciones autonómicas ocurre lo contrario, se trata de menos circunscripciones que eligen un número de parlamentarios muy alto. En el caso andaluz, ocho territorios eligen a 109 diputados, por lo que resulta más interesante para el centro y derecha acudir con tres listas. Este despliegue de ofertas y la enorme abstención socialista fueron las que llevaron a la derrota de Susana Díaz como presidenta de la Junta en diciembre de 2018. 

La rebelión del PP vasco ha dejado al descubierto la tremenda debilidad de Ciudadanos. La jerezana Inés Arrimadas ha recibido un artefacto moribundo.  Núñez-Feijóo no necesita a un partido que carece de diputados nacionales y autonómicos en Galicia y en el PP vasco, que son pocos pero feroces, no quieren ceder puestos importantes a unos dirigentes locales que ni están representados en la Cámara de Vitoria ni en la Carrera de San Jerónimo. Y que, además, han estado en contra del concierto vasco hasta ayer. No hay ni un vasco que no sea foralista. ¿Y en Cataluña? Ciudadanos ganó las elecciones autonómicas, pero en las pasadas generales fue la octava fuerza. La octava, por detrás de todos, incluidos el PP, las CUP y Vox. Dos escaños catalanes en Madrid, en eso se quedó el tsunami naranja protagonizado por Inés Arrimadas hace dos años. Aun así, la dirección de Génova está aplicando la estrategia correcta, que pasa por dejar aire a Ciudadanos para que no se asfixie y pueda terminar engullido en el PP en las próximas elecciones generales en buena parte de las circunscripciones. 

De todos modos, queda mucho. Moreno agotará el mandato y, si es posible, llegará con el mismo Gobierno. Su consejero en peor posición, el de Salud, Jesús Aguirre, ha salvado la crisis de este verano y cree que pronto comenzará a notarse los 1.200 millones de euros de más que ha conseguido en el Presupuesto. 

El PSOE ha enseñado esta semana una encuesta propia, realizada por la empresa Celeste-Tel, que le otorgaba una mayoría de gobierno si fuese capaz de pactar con Adelante Andalucía. Casi nadie se la ha creído y no tanto por el titular del encargo, sino por los antecedentes. En las dos últimas elecciones generales, el PSOE fue el partido más votado en Andalucía, mejoró la posición respecto a los comicios autonómicos, pero resultados similares no aseguran esa suma suficiente de las izquierdas. El sondeo más bien se muestra como un autorespaldo a Susana Díaz ahora que ella y Pedro Sánchez han confluido en una senda de intereses comunes. Un año y medio más de liderazgo de la ex presidenta -el congreso regional será a finales de 2021- puede terminar por consolidarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios