Andalucía

Investigan si la explosión de Vélez-Málaga se debió a una negligencia

  • El alcalde informó de que se intenta averiguar si la deflagración pudo "ser evitable" La cocinera del bar siniestrado continúa grave, ingresada en la UCI

El susto que vivieron la tarde del sábado los vecinos de Vélez-Málaga se mantuvo ayer. El desconcierto de los primeros momentos tras la explosión de un bar dejó marcada a la localidad. Ayer era la Policía Científica y los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos los que ocupaban el Pasaje Montera para tratar de conocer exactamente cómo se produjo la deflagración de gas. Sobre todo, si el suceso que provocó 90 heridos podría haberse eludido.

El alcalde de Vélez-Málaga, el socialista Antonio Moreno Ferrer informó ayer que el Ayuntamiento estudiará si la explosión de gas registrada en la cocina fue "un accidente evitable". A lo largo de esta mañana se reunirá la junta de gobierno local y, si es necesario, la de portavoces, y, a la vista de los informes del Consorcio Provincial de Bomberos y de la Policía Científica, se determinará si el suceso fue evitable, y, de ser así, "evidentemente, tomaremos las medidas oportunas".

Además de los daños en esta cafetería, ubicada en pleno centro histórico, donde se celebra la feria de día de la localidad, también se registraron daños en un despacho de abogados y en el portal contiguo, donde se cayó parte del techo de escayola. La explosión provocó que los cristales llegarán a una distancia de 40 metros.

El alcalde también quiso aclarar ayer que el suceso se produjo en "un establecimiento permanente, que conocemos todos los vecinos", diferenciando éste de los locales que el Ayuntamiento autoriza para participar en la feria de día, como pueden ser las barras y casetas de cofradías y asociaciones. No obstante, fuentes de la investigación apuntaron que el escape de gas se produjo en una cocina adicional que habían montado para poder atender a la demanda que estos días se acumula al estar en fiestas. Moreno Ferrer no quiso precipitarse y señaló que será hoy cuando conozcan la documentación técnica la que les "permitirá ver la situación en la que estaba".

Asimismo, indicó que, tras la primera valoración efectuada tras lo ocurrido, se optó por continuar con la feria "al no haber peligro para la vida de ninguno de los heridos" y después de mantener conversaciones con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo.

La explosión tuvo lugar alrededor de las 18:45 y fue la cocinera quien, al darse cuenta de que salía fuego, alertó a la Policía Local, que rápidamente desalojó el local. Estando los agentes inspeccionándolo se produjo la deflagración. Afortunadamente, aunque salieron despedidos por la explosión, no sufrieron daños graves. La empleada, sin embargo, continúa en la UCI, aunque fuera de peligro. Otros dos hombres que se encontraban en esta unidad también pasaron ayer por la mañana a planta. A última hora de la tarde también permanecían ingresados un hombre con traumatismo y un niño de 11 años en Pediatría, con heridas en un pie.

En el momento del suceso, 57 personas fueron trasladados al Hospital Comarcal de la Axarquía, donde fueron atendidos, y otros 33 recibieron asistencia en el centro de salud de Vélez-Málaga y Torre del Mar. Algunos heridos también fueron traslados a la capital malagueña, donde ayer, en eñ Carlos Haya, continuaba una mujer ingresada con cortes en la cara.

A pesar del elevado número de personas afectadas y de la gravedad de los hechos, nadie perdió la vida. Ello pudo ser consecuencia de la determinante actuación de la cocinera y de la Policía Local. Así, lo reconoció el regidor, consciente de que "lo ocurrido podría haber sido "mucho peor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios