Andalucía

Intervenidos en Algeciras 809 fusiles de asalto y lanzagranadas de contrabando

  • La Agencia Tributaria y la Guardia Civil interceptan el cargamento clandestino, que procedía de Ghana y tenía su destino en Estados Unidos

No puede denominarse una intervención inaudita, pero sí extraordinaria. La Guardia Civil y la Agencia Tributaria informaron ayer de la incautación en el puerto de Algeciras de un cargamento de armas de contrabando. En concreto, fusiles y lanzagranadas cuyo destino era Estados Unidos y que no cumplían la normativa que rige en el comercio de este tipo de mercancía.

La Unidad de Análisis de Riesgos (UAR) de la aduana de Algeciras, compuesta por funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y agentes de la Guardia Civil, fue la que llevó a cabo la actuación, el pasado 4 de agosto. El importante cargamento de armas de contrabando procedía de Ghana.

El envío interceptado estaba compuesto por 737 fusiles de asalto del calibre 5,56 milímetros y 72 lanzagranadas de fabricación suiza, lo que elevaba el montante total del cargamento a 809 armas expedidas y con destino a operadores comerciales de Estados Unidos relacionados con este tipo de actividad.

La aprehensión fue resultado de los controles que realiza habitualmente la Unidad de Análisis de Riesgo de la aduana de Algeciras, en colaboración con aduanas de otros países, con la finalidad de asegurar la integridad de la cadena logística de mercancías que transitan por los puertos, como el de Algeciras, y que implican el control tanto de aquellos tráficos con destino hacia el interior del territorio aduanero de la Unión Europea como aquellos con destino a otros países fuera del mismo.

Fruto de estas investigaciones, los integrantes de la unidad localizaron contenedor sospechoso procedente de Ghana por vía marítima y que tenía como destino Estados Unidos, que declaraba un cargamento de armas desmontadas.

Sin embargo, una vez realizada la apertura del contenedor, ordenada por las autoridades españolas a fin de proceder a su reconocimiento físico, se comprobó que las 809 armas (los 737 fusiles de asalto de 5,56 milímetros y los 72 lanzagranadas de 40 milímetros de fabricación suiza), aparentemente nuevas, se encontraban perfectamente montadas cada una de ellas en su empaquetado original de fábrica.

Se estaría produciendo, por lo tanto, un incumplimiento de las preceptivas formalidades administrativas que deben amparar el tráfico de este tipo de mercancías.

La expedición carecía del listado de los números de fabricación y serie de las 809 armas que transportaba el contenedor.

De todos estos acontecimientos la Unidad de Análisis de Riesgo instruyó las correspondientes diligencias y, en unión de lo intervenido, fueron puestas a disposición judicial. La Guardia Civil y la Agencia Tributaria indicaron que las investigaciones para esclarecer todos los hechos relacionados con esta operación comercial continúan en curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios