Audiencia

Guerra en el juzgado

  • El hermano del ex vicepresidente del Gobierno niega un delito de alzamiento de bienes dos décadas después del escándalo

Comentarios 20

Regreso al futuro en los juzgados de Sevilla. Juan Guerra González, el hermano del ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, regresó ayer a los juzgados de Sevilla 20 años después del escándalo por el que saltó a la fama a principios de la década de los 90. Más envejecido, aunque con buena apariencia, Juan Guerra llegó al edificio de los juzgados poco antes de las diez de la mañana de ayer. Vestía traje y corbata e iba acompañado de su abogado. En esta ocasión había sido citado a declarar para responder de unos cargos de alzamiento de bienes, en relación con la venta de un piso de su propiedad que estaba sometido a un embargo.

La comparecencia fue breve, de apenas treinta minutos, en los que Juan Guerra negó las acusaciones. Su abogado, Ricardo Carneado, explicó a los periodistas que "todo ha ido bien".

Según confirmaron fuentes del caso, Juan Guerra está imputado por un delito de insolvencia punible, por haber actuado presuntamente con "ánimo de entorpecer" la ejecución del embargo por la responsabilidad civil derivada de la única sentencia condenatoria y para ello habría enajenado un bien de su propiedad, en concreto, un piso ubicado en el número 16 de la calle León XIII, que estaba valorado pericialmente en 207.000 euros y que Guerra vendió en agosto de 2008 por 205.000 euros, que era la deuda que pesaba sobre dicho inmueble. En su comparecencia, el hermano del ex vicepresidente ha dicho que se siente "perjudicado" porque, según él, ha perdido otra vivienda ubicada en la calle Pedro Pérez Fernández, porque el comprador no levantó el embargo y este inmueble estaba gravado con las mismas deudas. El comprador, añadió Guerra, es Luis D. C. -que actualmente está en prisión por otros motivos-, que era administrador de una sociedad a la que había alquilado el mismo piso con anterioridad y al que conocía porque había trabajado para un hermano suyo. Esta persona que adquirió el piso, que tiene la escritura de compraventa, no inscribió el inmueble a su nombre, por lo que actualmente el piso sigue a nombre de Guerra. El hermano del ex vicepresidente del Gobierno dijo que en la época en la que se hizo la venta sufrió una enfermedad y no estuvo pendiente de esos asuntos. A fecha de 2009, Guerra no percibía ningún ingreso, según la investigación patrimonial que hizo el juzgado.

El juez Iván Escalera, que investiga el caso, tomará declaración después del verano al comprador, que comparecerá igualmente en calidad de imputado como colaborador necesario del delito. La investigación deriva de la ejecución de la única sentencia que condenó por delito fiscal a Juan Guerra a una pena de dos años de cárcel y a pagar una multa de 300.506,05 euros, así como a indemnizar a Hacienda con más de 326.000 euros por haber defraudado unos 250.000 euros a través de su empresa El Corral de la Parra en los ejercicios fiscales de 1988 y 1989. Juan Guerra y su socio Juan José Arenas Casas fueron condenados en 1995 por el juzgado de lo Penal número 4 de Sevilla por dos delitos contra la Hacienda Pública, en una sentencia que fue ratificada íntegramente en 1997 por la Audiencia de Sevilla.

Juan Guerra recurrió en amparo ante el Tribunal Constitucional, que, en el año 2001, dictó otra sentencia desestimando el recurso de Juan Guerra. El fallo contó con un voto particular del magistrado Manuel Jiménez de Parga, que denunció que el hermano del ex vicepresidente había sido víctima de un "proceso inquisitorial" y de una instrucción "cuasi demoníaca".

El juzgado de lo Penal inició la fase de ejecución, Guerra se declaró insolvente para hacer frente al pago de las multas y de la indemnización, y la Fiscalía le denunció por alzamiento de bienes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios