Tribunales

Garzón ve "muy grave" que Alaya opine sobre el caso ERE sin haberse juzgado

  • Señala que, si hubo presión, "la obligación de un juez es denunciarla de forma inmediata"

Baltasar Garzón. Baltasar Garzón.

Baltasar Garzón. / EP

Comentarios 12

Baltasar Garzón, el juez que destapó el caso Gürtel y que fue condenado en 2012 por el Tribunal Supremo a once años de inhabilitación por prevaricación tras ordenar la grabación en la cárcel de las conversaciones entre los presuntos cabecillas del caso y sus abogados, ha considerado este viernes "muy grave" que la magistrada de la Audiencia Provincial de Sevilla Mercedes Alaya, que instruyó durante años el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, opine sobre el caso cuando aún no se ha juzgado.

El también abogado, en una entrevista concedida a Canal Sur Radio, recogida por Europa Press, se ha pronunciado sobre las recientes declaraciones realizadas por la que fuera juez de Instrucción número 6 de Sevilla, donde comenzó la investigación del caso de los ERE, y en las que Alaya habla de presiones para que dejará la instrucción de los ERE y del caso de los cursos de formación, así como expresa su opinión sobre otros temas judiciales o la labor de algunos compañeros en el citado juzgado de Instrucción.

Garzón, que ha señalado que no conoce personalmente a la jueza, ha expresado que no le gusta "hacer crítica fácil" pero ha reconocido que "jamás" se le hubiese ocurrido siendo juez en ejercicio y estando en plena celebración un juicio oral emitir opiniones sobre el sistema judicial o que afecte directa o indirectamente al tema que se está juzgando.

Cabe recordar que la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla juzga desde el pasado mes de diciembre a 22 ex altos cargos del Gobierno andaluz, entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por el procedimiento específico por el que se concedían las ayudas de los ERE entre 2001 y 2011.

"Me parece una interferencia muy grave, así como muy grave me parece que la jueza instructora opine sobre el caso cuando aún no se ha juzgado", ha insistido, precisando que si hubiese sentencia y se le pide valoración podría ser lícito, pero en este caso "no puedo estar de acuerdo y me parece grave".

Con respecto a la presión denunciada en la entrevista publicada esta semana en un periódico, Garzón señala que, "si ha habido presión, la obligación de un juez es denunciarla de forma inmediata y soportar las consecuencias si no era tal".

"A toro pasado y durante la celebración del juicio no me parece oportuno, pero ya somos mayorcitos", ha criticado, añadiendo que no está de acuerdo con la oportunidad de las declaraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios