Andalucía

Fallece electrocutado un niño en Albendín al jugar con unos cables

  • Los servicios sanitarios envían un helicóptero para trasladar al menor, de nueve años, al Reina Sofía, pero la víctima muere tras varios intentos de reanimación en su casa

Un niño de nueve años de edad falleció ayer en Albendín, pedanía del término municipal de Baena, después de sufrir una descarga eléctrica mientras jugaba con unos cables del salón de su casa. Según informaron a El Día fuentes cercanas a la investigación, las circunstancias en las que se produjo el suceso apuntan a que se trata un accidente doméstico, si bien concretaron que habrá que esperar al resultado de la autopsia que se le practique a la víctima para conocer con exactitud la causa que le llevó a la muerte. Según detalló el personal sanitario al que accedió este medio de comunicación, el niño murió por una parada cardiorrespiratorio. El equipo médico que se trasladó al lugar de los hechos apenas contó con margen de tiempo para actuar y evitar un trágico incidente que llenó de consternación al vecindario de esta pedanía de poco más de 1.400 habitantes.

Pasaban ligeramente las 14:10 cuando los familiares de la víctima, Antonio Manuel L. U., contactaron por teléfono con los servicios de emergencia después de que su hijo quedara inconsciente tras tratar de introducir unos cables en uno de los enchufes del salón de su casa, situada en el número 24 de la avenida de Santa Ana. Los datos facilitados a este periódico revelan que los efectivos sanitarios llegaron al lugar de los hechos sólo diez minutos más tarde de la llamada telefónica y que fueron éstos quienes contactaron con Emergencias 112 para coordinar una operación en la que intervinieron tanto los citados profesionales sanitarios como efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local y un helicóptero, que estaba previsto que trasladara a la víctima al Hospital Reina Sofía. La Benemérita se encargó en un primer momento de facilitar el aterrizaje del helicóptero en el campo de fútbol de la pedanía.

De nada sirvió que se desplazara un helicóptero al lugar de los hechos, ya que el niño falleció antes de que la ambulancia llegara a las instalaciones deportivas y después de que el personal sanitario realizara varios intentos de reanimación tanto en su propia vivienda como en el vehículo. Según los datos aportados a este periódico, el Ayuntamiento habilitó el pabellón municipal de deportes para instalar la capilla ardiente con objeto de que familiares y vecinos de la aldea pudieran velar los restos mortales de Antonio Manuel.

Independientemente de la descarga eléctrica que sufrió, uno de los motivos que pudo influir negativamente en el fatídico desenlace de los hechos es que el menor padecía una cardiopatía. De hecho, el niño fue sometido a una intervención quirúrgica hace algunos años precisamente como consecuencia de esta patología.

La Guardia Civil instruyó diligencias y abrió una investigación para conocer los detalles que desembocaron en el fallecimiento de este menor de nueve años. Todo apunta, en cualquier caso, a un accidente doméstico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios