Sevilla

Cae una banda que explotaba a 34 mujeres en dos prostíbulos

  • La Policía detiene a 16 personas en la operación Marilyn contra la trata de blancas y las drogas.

Lo que se inició como una investigación contra el tráfico de drogas derivó en la operación Marilyn, uno de los golpes policiales más importantes a la explotación de mujeres en lo que va de año en Sevilla. La Policía Nacional ha detenido a dieciséis personas, quince de las cuales formaban parte de una organización dedicada a obligar a mujeres de varias nacionalidades a ejercer la prostitución. La red disponía de dos burdeles en Sevilla capital: el club Channel, situado en la calle Lana, en las inmediaciones de la avenida de Hytasa; y Masajes Osiris, en la calle Beatriz de Suabia, en Nervión, un establecimiento que anteriormente era conocido como La Luna. 

La operación surgió a raíz de la vigilancia a un joven vecino de San José de la Rinconada, a quien se relacionaba con el tráfico de drogas. Este hombre era el encargado de suministrar cocaína en grandes cantidades a la organización que regentaba estos dos burdeles y explotaba a las mujeres. La particularidad de esta red consistía en que obligaba a las prostitutas a ofrecer cocaína y hachís a sus clientes durante el intercambio sexual. El encargado de uno de los prostíbulos, un hombre de nacionalidad búlgara, era quien recibía la droga y luego la repartía entre las trabajadoras del local, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía en un comunicado. 

A raíz de obtener esta información, la Policía abrió una investigación en dos vertientes: una encaminada al tráfico de drogas y la otra a la trata de blancas. Las dos líneas de investigación convergieron en una serie de vigilancias y seguimientos que permitieron a los agentes identificar plenamente a todos los miembros de la organización. Los investigadores averiguaron también qué papel ejercía cada uno en la trama y las funciones específicas que desarrollaban para la banda, según añade la nota de la Policía. 

En total han sido detenidas quince personas como integrantes de la organización y una más como suministrador de la droga. Este último detenido es el joven de San José de la Rinconada sobre el que se inició la investigación. Entre los arrestados hay ciudadanos españoles, búlgaros y rumanos. Los agentes se han incautado también de 50 gramos de cocaína, 12 barras de hachís dispuesta para su venta al consumidor final, más de 4.000 euros en efectivo, una pistola, un revólver, seis armas blancas consideradas prohibidas y cinco vehículos entre automóviles y motocicletas. 

La operación continúa abierta y no se descarta que haya más detenciones en las próximas semanas. De los 16 detenidos ha entrado en prisión uno de ellos, mientras que el resto ha sido puesto en libertad con cargos. La Policía cree que la banda explotaba a 34 mujeres de distintas nacionalidades, que se encontraban en situación de semiesclavitud. Las chicas eran controladas en todo momento y obligadas a ejercer la prostitución durante muchas horas al día. No podían salir solas y los miembros de la banda controlaban también mucho su alimentación. Además, eran obligadas a ofrecer cocaína y hachís a sus clientes cuando ya se encontraban en el reservado. Los dos clubes siguen abiertos pese a la operación policial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios