Andalucía

Arenas confía en que las municipales signifiquen el "primer brote verde"

  • El líder popular insiste en la austeridad como medio para recuperar la confianza

El PP andaluz no tiene ases en la manga, ni conejos en la chistera, su fórmula para crear empleo y generar riqueza en una de las comunidades autónomas más castigadas por la crisis económica internacional es exactamente la misma que el PP ya pusiera en marcha entre los años 1996 y 2004 desde el Gobierno central. "No hay un programa oculto, sólo hay que buscar la confianza a través de la austeridad, en buscar la tranquilidad de los consumidores con estabilidad política y social, y en buscar la confianza de los inversores con la reducción selectiva de impuestos", afirmó ayer Javier Arenas, presidente del PP-A, en el encuentro en Sevilla del foro ciudadano creado e impulsado por los populares Andalucía Capaz.

Sin caer en la "euforia", Arenas y los suyos están convencidos de que podrán realizar todos estos cambios, ya que los últimos sondeos le otorgan la mayoría absoluta si se celebrasen elecciones autonómicas hoy en día. El presidente del PP-A espera que los próximos comicios municipales signifiquen el "primer brote verde" en la recuperación de la confianza en la política, fundamental según él mismo para el crecimiento económico, y anunció tres pilares básicos en su gestión si llega al Gobierno: la regeneración democrática, con control de fondos públicos y transparencia, la obsesión por el empleo y la lucha contra la crisis, y las reformas, con la educación a la cabeza de ellas.

Arenas también aludió a los temores que apuntan a que un gobierno de derechas apueste por la privatización de empresas públicas como una de las medidas anticrisis, algo que según el dirigente popular ya han hecho los gobiernos de izquierda de Madrid y Sevilla. "Las pensiones y el sueldo de los funciones ya se han recortado, se han subido los impuestos y el 95% de los servicios públicos de atención social ya están privatizados", dijo.

El gasto público es, a juicio de Arenas, uno de los grandes lastres de la economía andaluza y arremetió duramente contra la actual organización de la Administración andaluza. "La fiesta se ha acabado. Todo el sector público está sobredimensionado. Hay muchas empresas que sólo sirven para ubicar a políticos que han perdido unas elecciones o unas primarias", explicó.

Su "profunda reforma" si consigue presidir la Junta de Andalucía se basará en "la reducción del Ejecutivo regional a diez consejerías, la supresión del 50% de los altos cargos y la adjudicación de las direcciones generales a funcionarios y no a amigos del PP". El plan de austeridad pasará siempre por "no gastar ni un euro más de lo que se ingrese, algo que hemos aprendido de las familias que quieren un futuro para sus hijos".

Sobre el debate reabierto en relación al actual Estado de las Autonomías, Arenas abogó por una revisión del modelo porque "no ha sido un fracaso, pero sí han fracasado las políticas antiguas y muy conservadoras". La prueba clara de este fracaso para el líder popular es "que Andalucía ha mejorado, pero no ha recortado el diferencial con otras comunidades autónomas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios