Coaching

Acciones para superar la soledad del emprendedor

  • ¿Te gustaría crear tu propio negocio pero te sientes sólo ante el peligro? Encuentra aquí las claves necesarias para creer en ti

Ilustración Ilustración

Ilustración / Sara Pequeño

La soledad del emprendedor surge cuando se aparta del mundo de la aparente seguridad de un asalariado y se enfrenta ante la incertidumbre del riesgo y la autosuficiencia. La incomprensión, el estrés, el miedo, el pago a proveedores y domingos de trabajo agotadores pueden llevarle a situaciones desesperantes. Pero la ilusión de ganar la libertad y ser su propio dueño, gestionando su tiempo, tomando las decisiones que considera oportunas y la esperanza de avanzar y multiplicar ingresos le impulsan a seguir en busca de su sueño.

La persistencia superará la inteligencia

El éxito consiste en confiar en ti y creer que no hay nada imposible

Hay algo en ti más grande que cualquier obstáculo, es tu actitud. La mayor victoria es la conquista de uno mismo. Lucha por tus sueños y no desistas en la posibilidad de que se vuelvan realidad.

En la dificultad se demuestra la grandeza

Cuando alguien te diga que algo no se puede hacer recuerda que está hablando de sus limitaciones no de las tuyas

En ocasiones, al inicio de un emprendimiento, los que te rodean intentarán dinamitar tus ideas y proyecto. No te dejes intimidar, que ellos no puedan no quiere decir que tú no puedas. Si quieres puedes. El poder está en ti. Confía en tu intuición.

Aprende a vender tus ideas para tener éxito

Saber vender tus ideas es casi tan importante como tenerlas. Ten un sueño, piensa en grande, investiga tu mercado. Si sabes dónde vas nada te detendrá. 

No hay fracaso ni éxito, solo resultados

Somos el resultado de nuestros actos. A veces serán más o menos acertados, no pasa nada. No pretendas ser perfecto, nadie nace sabiendo. Es simplemente cuestión de ir experimentando y avanzando.

La suerte no existe, la creas tú

El pesimista ve el vaso medio vacío, el optimista medio lleno y el emprendedor va en busca de más agua. La suerte es resultado de tus decisiones y acciones, de tu esfuerzo y constancia. Es la suma de la preparación y la oportunidad. Sigue tu objetivo con ahínco y lo conseguirás.

Identifica tu propósito de vida

Conocer antes del emprendimiento cuál es nuestro propósito de vida, es una guía fidedigna en el camino objetivo a seguir

Un propósito de vida es saber quién eres, de dónde vienes y hacia dónde vas. Es hallar tus dones, tener una meta, un objetivo claro y la determinación para alcanzarlo. Vivir con propósito es vivir con consciencia, fuerza y pasión.

Ilustración Ilustración

Ilustración / Sara Pequeño

No te compares ni emitas juicios hacia ti mismo

Todo proyecto conlleva un proceso en el tiempo donde la base es el ensayo-error, es decir, poner en práctica conocimientos y aprender de los resultados. La palabra fracaso no existe en el vocabulario del emprendedor, solo aprendizaje y avance. Decisiones menos o más acertadas pero en definitiva decisiones, las tuyas. Siéntete orgulloso por cada paso dado. Recuerda en momentos de flaqueza porque quisiste ser emprendedor, todo lo conseguido y superado.

Rodéate de otros emprendedores

En un país con escasa tradición de emprendimiento, como es España, rodearse de emprendedores que hablan tu mismo idioma, tienen similares temores, preocupaciones y experiencias profesionales, nos hace sentirnos más calmados, entendidos y apoyados. Serán tu segunda familia. Normalizas tu situación con las mismas inquietudes sin sentirte un bicho raro.

Ahorra tiempo

Con dinero lo podemos comprar todo menos el tiempo. Observa las actitudes y gestos de aquel en el que te quieras convertir. Piensa hasta dónde quieres llegar y encuentra a la persona que ya lo haya conseguido, cópiala. Aprende del éxito de otros. Podemos obtener lo que deseamos de varias maneras. Una forma, como ya hemos mencionado, es a base de ensayo y error y otra es extrayendo la información de personas que ya lo hayan conseguido. Con esta última forma nos ahorraremos años de trabajo. Si quieres marcar la diferencia, mejora lo que ella ya ha hecho.

Invierte en ti

Un coach te podrá acompañar en tu proceso e inquietudes para liberar tensiones y llegar a los objetivos que te propongas. Prepárate psicológicamente tomando consciencia de las metas a superar. Invertir en ti a nivel formativo y terapéutico te ayudará en tu proceso de emprendimiento y autoconfianza.

Las dificultades se superan a medida que van apareciendo

Busca soluciones a medida que aparezca un conflicto y aprende de él. La confianza se genera a raíz de la toma de decisiones. Siente, si fluye es por ahí.

Crea equipo

Encontrar trabajadores para forma un buen equipo es como buscar una aguja en una pajar. Una de las mayores dificultades con la que se encuentra un emprendedor es la de localizar a gente competente, con capacidad de compromiso para trabajar con él. Si deseas que un trabajador se involucre y no vaya solo a echar horas, hazle partícipe de tu negocio en forma de beneficios sociales, variables o premios por venta.

Crear equipos de confianza que te acompañen en el proceso y colaborar con empresas externas pueden hacerte ahorrar tiempo, esfuerzo y economía.

Es más fácil morir de soledad que tirar la toalla

Una vez que el miedo se supera y el proyecto está consolidado, es la soledad la que aprieta. Conviértela en una oportunidad de avance.

El autónomo se transforma en un multitarea con varios frentes abiertos donde gestionar su tiempo y priorizar lo importante es su día a día. Aprender a organizar tu tiempo encontrando el equilibrio entre familia, trabajo y amigos te hará sentirte más pleno y fortalecido. Si el negocio acaba ocupando toda tu vida, es posible que la propia vida te pare bruscamente en forma de voltereta. Equilibrar negocio y familia te dará el aire que necesitas.

En definitiva, no estás solo, te tienes a ti.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios